«

»

ago 12

Imprimir esta Entrada

Haridwar, Ciudad Sagrada

Lo que más me impresionó nada más salir de la estación de tren de Haridwar, es la cabeza enorme de Shiva que nos recibe, que además de recordarme que estaba en una Ciudad Sagrada para la religión hinduista, me hizo mucha gracia.

Haridwar se encuentra en el estado de Uttaranchal, en el Norte de India, a unos 200 km. al noroeste de la ciudad de Nueva Delhi. Su nombre significa en sánscrito “Puerta de Dios”, y según el Rudrayāmala, esta puerta conducía hasta Vaikuntha, la morada del dios Vishnú.

En general, todas las ciudades sagradas tienen dos cosas muy características, que son ciudades ajetreadas y con calles generalmente abarrotadas, y que los días que estemos en ella nos será muy difícil encontrar un restaurante que sirva cualquier tipo de carne, por lo que durante estos días nuestra dieta será vegetariana.

Según la religión mayoritaria del país, todos los hinduistas deben acudir a Haridwar al menos una vez en la vida, y si es posible que lo hagan con sus familias mucho mejor, siendo considerado uno de los siete lugares más sagrados de la India. Además aquí se celebra el Kumbh Mela, un peregrinaje hasta esta ciudad santa cuatro veces en doce años. Se dice que es el mayor peregrinaje que se realiza en todo el mundo, llegándose a reunir, como por ejemplo en el año 2001, más de setenta millones de personas. El Ardh Mela y el Magh Mela, otros festivales análogos, también atraen hordas de peregrinos.

El río emblema del país, el río Ganges se pasea a través de la ciudad de Haridwar, siendo aquí el punto, donde éste abandona los Himalayas y entra en la llanura.  El agua es cristalina y refrescante, y según cuenta la religión hindú, podemos tomar un baño purificador que nos ayude a entrar al Nirvana.

Aunque los peregrinos acuden a la ciudad desde hace siglos, los templos son construcciones relativamente recientes, pero aún así, merece la pena visitar algunos de ellos, como el templo de Mansa Devi, al cual hay que subir en telesilla y está dedicado a la esposa de Shiva en su forma de Shakti Devi. El templo de Chandi Devi, también es accesible sólo en telesilla, pero esta un poquito más lejos que el anterior.

Pero posiblemente lo más emocionante sea ir al Har-ki-Pairi o la escalera de Dios, a participar en la Gaanga Arti, ceremonia de ofrenda al sagrado Ganges, pero para que os hagáis una idea, mejor ver el video:

Otros puntos de interés son el estanque de Bhimgoda, que según la leyenda apareció por un rodillazo de Bhima, hermano de Hanuman, y el llamado Punto de la Belleza, desde donde podremos admirar unas preciosas vistas de Haridwar y sus alrededores.

Una figura muy curiosa que podemos encontrar en esta ciudad, es la de los pandas sacerdotales, los cuales residen en estas ciudades desde hace miles de años y llevan registros exactos de la historia de cada familia, que en muchos casos se remonta hasta cientos de años atrás.

En Haridwar hay unos 1.700, que se suelen encontrar en Hari-ki-Pairi o en la estación de tren, donde pregunta al viajero por su procedencia. Sólo con que el peregrino recién llegado de el nombre de su casta, clan o pueblo, es llevado hasta el archivero familiar que le corresponde. Antiguamente, los pandas ayudaban al peregrino durante toda su estancia, pero hoy esto no es tan frecuente. Hoy por hoy, lo que hacen es oficiar ceremonias religiosas como el de esparcir las cenizas de familiares difuntos de los peregrinos. Los pandas suelen tener un nivel adquisitivo bastante alto, debido a los generosos donativos que recibe.

Mi recomendación es no pasar muchas noches en Haridwar, ya que no es un lugar tranquilo, y tenemos Risikesh muy cerca, el cual también nos proporcionará espiritualidad, y además relajantes paseos a las orillas del Ganges.

De cualquier forma, resulta más que interesante poder asistir a la ofrenda al Ganges (Gaanga Arti) al atardecer, y aprender un poquito más de su interesante cultura y religión.

Enlace permanente a este artículo: http://www.estaentumundo.com/asia/india/haridwar-ciudad-sagrada.html

1 comentario

  1. overseas

    Cristina, muy interesante descubrir sitios de peregrinación no tan conocidos como este. Me lo apunto!! un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *