Qué ver en Jordania: mucho más que Petra

Parece que fue ayer cuando unos cuantos blogueros y amigos salíamos rumbo a Jordania. Llevábamos la emoción en el cuerpo ante ese destino que muchos ya habíamos soñado, pero puedo asegurar después de volver, que nos ha atrapado superando todas nuestras expectativas.

Una de las ventajas de viajar a Jordania, es que es un país pequeño que se puede visitar en poco tiempo, y que además ofrece multitud de posibilidades de turismo cultural, religioso, de salud o aventura.

Lugares llenos de energía como ríos, desiertos, ciudades de la antigüedad, mares y montañas que te seducirán. Por ello, hemos hecho un listado de lugares que ver en Jordania para que no te pierdas nada:

Guía de Viaje: qué ver en Jordania

1. Aman

Amán capital de Jordania

En tan sólo 5 horas en vuelo directo desde Madrid llegamos a Amán con Royal Jordanian. En muchas ocasiones, cegados por los lugares impresionantes que nos esperan, nos olvidamos de las capitales de los países a los que viajamos, pero perdiendo algunas cosas interesantes que nos encantarán.

Os recomiendo que no os vayáis de la ciudad de Amán y sus lugares de interés, como por ejemplo la Ciudadela, el anfiteatro romano, la mezquita del Rey Abdalá I, Rainbow Street y el buen ambiente que se respira.

2. Petra

Es el lugar imprescindible, la antigua ciudad perdida de Petra se levanta ante nuestros ojos sobrecogiendo nuestros corazones.

Petra y el Siq en Jordania

¿Cómo expresar con palabras lo que se siente en Petra, visitando una de las 7 Maravillas del Mundo Moderno? Sólo imaginad un sitio lleno de historia, que pone los pelos de punta, transportándote a otro tiempo al más puro estilo explorador.

3. Wadi Rum

Wadi Rum, el desierto de Lawrence de Arabia nos dejó con la boca abierta, con sus preciosas y enormes piedras que confieren misterio al paisaje y sus cálidas arenas rojas que te arropan al atardecer.

Wadi Rum en Jordania

Además, ofrece muchas actividades a precios asequibles, como recorrer sus dunas en jeep, montar en camello y lo mejor dar un paseo en globo para verlo desde el cielo.

Por estos motivos, y por ser uno de los desiertos más bonitos del mundo, no puedes dejar de pasar una noche allí.

4. Mar Muerto

La experiencia en el mar Muerto es increíble, el mejor turismo terapéutico, en el que posiblemente sea el lugar más relajante del mundo.

Flotar en su aguas, oxigenarse a 413 m. bajo el nivel de mar, y mimar la piel con sus barros medicinales, no tiene precio.

Flotar en el mar Muerto

5. Río Jordán en Betania

La visita a Betania y el río Jordán me encantó, lugar donde fue bautizado Jesucristo y donde todavía se conservan las piedras que pisó para llegar al agua, así como otras muchas iglesias allí asentadas, por considerarse un lugar sagrado para multitud de religiones.

De la misma forma, pudimos disfrutar de un baño en sus aguas llenas de magnetismo, a tan sólo unos metros de Israel y vivir uno de esos momentos que nos llenan a los viajeros de satisfacción.

Lugar del Bautismo en Jordania

6. Mar Rojo

Si llegáis hasta la ciudad de Aqaba, descubriréis una gran ciudad de vacaciones en la costa, al más puro estilo jordano, ya que cuenta con los únicos 24 km. de costa que posee el país y unas temperaturas que no bajan de 20o C durante todo el año.

Además de bucear en el Mar Rojo, descubrir sus barreras de coral y pecios hundidos, hay multitud de actividades que realizar como una barbacoa en un barco,desde el que vimos una enorme tortuga tan cerca que casi podíamos tocar, observamos la vida de sus playas, sus shishas y burkinis, visitamos el Fuerte del Mameluco y degustamos exquisitas cenas en restaurantes llenos de encanto.

Bucear en el Mar Rojo en Jordania

7. Wadi Mujib

Wadi Mujib es una profunda garganta de 410 m. a orillas del Mar Muerto, que forma parte de la reserva natural a menor altitud del mundo.

Una excursión muy recomendable para hacer senderismo, o si viajáis en verano, para descender por sus cañones llenos de agua y adrenalina.

Barranquismo en Jordania

8. Jerash

A tan sólo una hora de Amán, y eclipsada por el resto de atractivos del país, tenemos Jerash, la ciudad romana mejor conservada de Oriente Medio, que se erige entre las arenas del desierto, y que sin duda merece una visita.

Ruinas de Gerasa en Jordania

Al ser un lugar que disfrutaba de abundancia de agua durante todo el año, hay indicios de haber sido habitada desde la Edad de Piedra por multitud de civilizaciones diferentes, que han dejado sus aportaciones. ¡Apasionante!

9. Madaba

Madaba es conocida por la importancia del mosaico que cubre la Iglesia bizantina de San Jorge, que es la representación geográfica más antigua que se conserva (siglo VI) de Jerusalén y Tierra Santa.

Su valor científico es incalculable y ha sido utilizada para localizar lugares bíblicos, por su gran exactitud en cuanto a accidentes geográficos y ciudades. Una curiosidad, es que a diferencia de los mapas actuales que están orientados al norte, este lo hace hacia el este.

Mosaico de Madaba en Jordania

10. Monte Nebo

Un atardecer en el Monte Nebo, mientras se divisa Jerusalem, Jericó, el Desierto de Judá y el Mar Muerto resulta más que fascinante.

A 800 m. sobre el nivel del mar, y en el monte desde el cual Moisés divisó la Tierra Prometida se puede visitar la Basílica de Moisés, uno de los templos más venerados en Jordania, que nos regala la belleza de unos enormes mosaicos del año 530.

Mosaicos del Monte Nebo en Jordania

¿Es seguro viajar a Jordania?

Jordania es un país tremendamente preparado para el turismo, tanto en infraestructura como en seguridad, considerándose la Suiza de Oriente Medio.

De hecho, he de contar que me olvidé el pasaporte, la cartera con todo el dinero y la tarjeta de crédito en uno de los hoteles, y me hicieron llegar todo intacto, lo cual no sólo es de agradecer, si no que no pondría la mano en el fuego asegurando que en España o cualquier otro país de Europa hubiera sido así.

Su gente

Los jordanos son tremendamente hospitalarios y os harán sentir como en casa. Es más, la mayoría de la gente con la que os cruzaréis habla inglés perfectamente, por lo que ha sido genial encontrarse con grandes sonrisas y muchas ganas de transmitirnos su cultura y tradiciones.

Los guías están muy preparados, especializados en atender turistas en un idioma determinado y con licencias oficiales, como Mahmoud Salameh, que no sólo nos cuidó muchísimo, sino que tenía respuesta para todas nuestras preguntas y curiosidades, pudiendo aprenderlo todo con él.

Mahmoud Salameh, guía jordano

Sin duda, es un lugar sorprendente, y para expresar el sentimiento que me inundó durante todo el viaje, me voy a permitir el lujo de robarle unas palabras a mi amigo Rodrigo Pablo: “se siente que algo más pasó allí”.

Sobre el autor

Cristina
Viajera de vocación y profesión, con estudios en la Diplomatura de Turismo, especializada en el asesoramiento y venta de viajes en agencias de viajes off-line y on-line, organizadora de las Tertulias Viajeras y sobre todo bloguera en Está en tu Mundo.

Deja un comentario

Tu email no se publicará


*