Santiago de Cuba, la tierra del son

Santiago es la segunda ciudad más importante de la isla y conserva unas grandes raíces africanas, debido a que los primeros esclavos negros que llegaron a Cuba entraron por su bahía.

Panorámica de Santiago de Cuba

Fue fundada en 1.515 por el español Diego Velázquez de Cuellar, y habiendo presenciado a Hernán Cortés, el primer alcalde de la ciudad, partir hacia la conquista de México, nos muestra diferentes estilos arquitectónicos, desde el barroco hasta el neoclásico.

Empezando por el viejo Santiago, podremos visitar la Santa Basílica Metropolitana Iglesia Catedral, con estatuas de Cristóbal Colón y Fray Bartolomé de las Casas en su puerta. Tendremos la oportunidad de ver la pintura más antigua de la isla, el Ecce Homo, en el Museo Archidiocesano. El Museo Municipal de Emilio Bacardí Moreau, es perfecto para los amantes de las momias, albergando una procedente de Egipto, perfectamente conservada, de más de 3.000 años de antigüedad, así como momias de Perú de gran valor arqueológico y muestras de gran valor de la Cuba precolombina.

Algunas calles de la ciudad, como la calle Aguilera, entre Carnicería y Calvario, se han conservado intactas a pesar del paso del tiempo, trasladándonos a un escenario del siglo XVIII.

La catedral de la Santísima Trinidad tiene un interior espectacular, exaltado por el trabajo de la madera del techo. Cerca de la catedral, encontraremos una sala cinematográfica, la Cinemateca de Cuba, que luce una preciosa escalinata que fue construida ya hace más de un siglo.

De cualquier forma, de Santiago de Cuba llaman la atención la cantidad de parques arbolados, como por ejemplo, el Parque Céspedes, con una acogedora plaza que suele ser lugar de reunión de los santiagueros.

Santiago no sólo es la cuna del son, como hemos dicho anteriormente, sino que también lo es del bolero, de la trova tradicional y la expresión coral. De fuertes tradiciones, es una ciudad de gran carácter y personalidad.

En los alrededores de la ciudad, tenemos varios lugares que no nos podemos perder, como por ejemplo, el Santuario del Cobre, donde se encuentra la patrona de Cuba, la Virgen de la Caridad. La imagen de la virgen es de oro y está expuesta en un altar móvil que puede ser observado por ambos lados. De camino al santuario encontraremos muchos puestos que venden bonita y trabajada artesanía sobre la imagen de la Virgen, que incluso muestran como ésta fue encontrada en el mar por tres pescadores.

Santuario de la Virgen del Cobre, Santiago de Cuba

El castillo de San Pedro de la Roca o Castillo del Morro como es más conocido, es una fortaleza militar, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad en diciembre de 1997. Es parecido al de La Habana, pero merece la pena ser visitado.

El Parque Baconao declarado Reserva de la Biosfera en 1987 por la UNESCO, también es de gran interés. Pero algo que a mí personalmente me gustó mucho, fue subir a la Gran Piedra, a una altura de 1.234 m. sobre el nivel del mar, desde la cual en un día despejado podremos ver la isla de Jamaica. Conviene ir temprano para tener más posibilidades.

Para terminar, he de decir que lo mejor de Santiago de Cuba son sus gentes, con su alegría, naturalidad, humildad y espontaneidad que les caracteriza, los cuales harán nuestra estancia mucho más agradable y divertida.

Sobre el autor

Cristina
Viajera de vocación y profesión, con estudios en la Diplomatura de Turismo, especializada en el asesoramiento y venta de viajes en agencias de viajes off-line y on-line, organizadora de las Tertulias Viajeras y sobre todo bloguera en Está en tu Mundo.

Tu comentario será el primero on "Santiago de Cuba, la tierra del son"

Deja un comentario

Tu email no se publicará


*