Qué ver en Oporto: imprescindibles de la ciudad del Duero

Oporto, al norte del país, es la segunda ciudad más grande de Portugal, después de Lisboa y sus mil cosas que ver, pero además es preciosa, animada, divertida, con multitud de lugares turísticos y un centro histórico clasificado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, con una gastronomía espectacular, con precios muy económicos, pero sobre todo con una gente amable y sonriente.

Puesta de sol en Portugal

Atardecer en Oporto

El aspecto desaliñado de esta ciudad bañada por las aguas del río Duero, le confiere un encanto especial, en donde íbamos descubriendo una joya a cada paso: iglesias, pastelerías, parques o plazas arboladas con preciosos edificios en los que descansar, y unas vistas panorámicas que no pudimos dejar de fotografiar.

Si estás pensando en viajar a Oporto, no dudéis en consultar los precios de HundredRooms para el alojamiento, y ver el listado que hemos hecho de todo lo que no te puedes perder:

Torre de los Clérigos

La Torre de los Clérigos, con 76 m. de alto y situada en una de las partes más altas de la ciudad, sobresale por encima del resto de edificios destacando en el skyline, de tal forma, que durante mucho tiempo fue referencia para navegantes. Sin duda desde la puerta, resulta imponente.

Fotografía en Oporto

Cristina tocando la punta de la Torre de los Clérigos

Esta gran torre de granito fue terminada en 1.763, y la pudimos visitar subiendo por una escalera con 240 escalones, que al final nos obsequiaba con una preciosas vistas de toda la ciudad.

Librería Lello e Irmao

Librería al estilo Harry Potter

Librería Lello e Irmao en Oporto

Una larguísima cola os llevará a la puerta de un precioso edificio neogótico, inaugurado en 1.906, que alberga en su interior la increíble librería de Lello e Irmao, en la que se cree pudo inspirarse J.K. Rowling al escribir Harry Potter cuando estuvo viviendo en esta ciudad.

Seguro, que habréis escuchado que aquí se grabaron algunas escenas de la película, y aunque no es cierto, nos recordó muchísimo a Hogwarts, con unas increíbles escaleras de madera vestidas de rojo, su espectacular vidriera en el techo para dejar pasar la luz y el yeso pintado imitando a la madera.

Vidriera Descus In Labore

Detalle de la vidriera de la librería

Ayuntamiento de Oporto

El Ayuntamiento de Oporto, o como allí lo llaman el Paço de Concelho, es un edificio de lo más elegante, construido en 1.920 con una esbelta torre del reloj, y un interior decorado con los típicos azulejos siempre presentes en la tradición artística portuguesa.

Paço do Concelho en Oporto

Ayuntamiento de Oporto en Portugal

El ayuntamiento preside una plaza llena de edificios modernistas con esculturas y miles de detalles en los que merece le pena detenerse un rato, además de la estatua ecuestre de Don Pedro IV y otra de una mujer desnuda simbolizando la juventud.

Palacio de la Bolsa

Vistas desde la Torre de los Clérigos en Oporto

Palacio de la Bolsa de Oporto

El Palacio de la Bolsa, considerado Monumento Nacional, se termino en 1.891 con un precioso estilo neoclásico, y alberga un luminoso patio, increíbles salas como la Sala Dorada forrada con pan de oro, o la enorme sala Árabe inspirada en la Alhambra de Granada, y destinada para las audiencias oficiales, por no hablar de sus escaleras de granito y mármol.

Si tenéis la oportunidad de tomar una de sus visitas guiadas, os explicarán todo en profundidad, resultando una visita muy interesante.

Interior del Palacio de la Bolsa

Sala árabe del Palacio de la Bolsa

Estación de São Bento

La estación de San Bento, inaugurada en 1.913, sigue siendo en la actualidad la Estación Central de Oporto. El edificio resulta impresionante y robusto en su exterior, de estilo francés, pero encantador en el interior, con su hall lleno de azulejos blancos y azules, un precioso alarde de arte portugués, y el techo esculpido con caracterizaciones de los ríos Duero y Miño, que le da un aire muy elegante.

Exterior estación de tren de Oporto

Estación de San Bento en Oporto

Si utilizáis la estación para ir a ciudades próximas como Aveiro o Braga podréis disfrutar de su belleza en la totalidad, pero para aquellos que no vais a usar el tren como medio de transporte, os recomiendo sin duda que lo visitéis, sobre todo porque pasaréis por allí para visitar otros monumentos.

Estación de tren de Oporto por dentro

Interior de la estación de San Bento

Catedral de Oporto

La catedral o Sé de Oporto, es un lugar más que imprescindible durante vuestra estancia en la ciudad, ya que además de ser uno de los monumentos más emblemáticos, se encuentra en el barrio de Batalha, con una privilegiada situación y vistas del río Duero, que os regalarán unas preciosas fotos.

La Sé de Oporto en Portugal

David frente a la catedral de Oporto

Aunque comenzó a construirse en el siglo XII en estilo románico, no se terminó hasta el siglo XVIII, lo que llevo a que se entremezclaran varios estilos, confiriéndole un aire singular.

La entrada es gratuita, y se puede admirar su belleza, sus vidrieras y rosetones, un precioso altar de plata, diversas capillas, como la de utilización funeraria de estilo gótico dedicada a Joao Gordo, un precioso claustro, y un piso superior lleno de azulejos blancos y azules que representan diferentes escenas.

La entrada es gratuita excepto el acceso al claustro y el museo que tiene un precio de 3 €.

Funicular dos Guindais

Desde allí, para seguir viendo la ciudad, decidimos tomar el funicular de Oporto, que nos llevó desde el barrio de Batalha al barrio de la Ribeira, desde el que entre otros puntos de interés, pudimos observar parte de la Antigua Muralla de Oporto.

Fue construido en 1.891 para conectar estas dos partes de la ciudad, aunque fue renovado en 1.994, y el billete sencillo cuesta 2 €.

Transporte en Oporto

Funicular dos Guindais entre las murallas de Oporto

La Ribeira

Y por fin llegamos a la Ribeira, el barrio más pintoresco, con calles laberínticas, casas con preciosas y coloridas fachadas a orillas del río, pero lo mejor es que es una zona muy animada, con muchos restaurantes y terrazas a precios bastante económicos, donde pasar un buen rato por la noche bebiendo cócteles con las mejores vistas. ¡Muy recomendado!

Coloridas fachadas en la Ribeira

Barrio de la Ribeira en Oporto

Puente Luis I

Desde allí se mostraba imponente el Puente de Luis I, diseñado por Teófilo Seyrig, socio de Eiffel, y construido con hierro forjado y dos niveles, el superior para el metro, y el inferior para coches y peatones.

Por la noche, con la iluminación, su dureza se convierte en romanticismo sobre el río Duero, una estampa que no os podéis perder.

Puente sobre el río Duero

Puente Luis eI sobre el río Duero

Vila Nova de Gaia

Frente a la Ribeira, al otro lado del río, está Vila Nova de Gaia, una elegante zona donde se encuentran las famosas bodegas del vino de Oporto, donde se pueden realizar rutas de catas de este vino o simplemente comprar un buen recuerdo de la ciudad.

Bodegas de vino de Oporto

Bodegas en Vila Nova de Gaia

Mercado de Bolhao

La mejor forma de sumergirse en la vida cotidiana portuguesa es ir a la compra o de paseo a este emblemático mercado de Bolhao, colorido, bullicioso, y donde se pueden adquirir desde frutas, carne y todo tipo de alimentos, incluyendo pollos vivos, hasta mantelerías, toallas, flores o tomarnos algo en sus bares.

Su historia, se remonta a 1.839 cuando se construyo una plaza sobre lo que era un barrizal atravesado por un arroyo que formaba una gran balsa de agua en el centro, o como dirían en portugués bolha de agua, de donde le viene su nombre.

Estructura del mercado principal de Oporto

Mercado de Bolhao en Oporto

Posteriormente, en 1.916 finalmente se edificó el mercado, considerado muy vanguardista en su momento, por mezclar materiales muy diferentes como granito, madera y estructuras de metal.

Aunque el Mercado tiene un aspecto decadente, y está pendiente de rehabilitación, merece la pena una visita.

Fuerte de São Francisco Xavier do Queijo

Paseo marítimo en Oporto

Pérgola en Foz do Douro en Oporto

Oporto nos regaló largos y agradables paseos de los que disfrutamos mucho, pero quizás el más recomendable es seguir la rivera del Duero en dirección a Matosinhos en la zona de “Foz do Douro”, no sólo para ver la desembocadura del río, sino también dos fortificaciones que se construyeron para evitar el asedio a la ciudad a través del mismo, el Fuerte de San Juan Bautista, y el conocido como el Castillo del Queso o Fuerte de San Francisco Javier.

Fuerte de San Francisco Javier en Oporto

Castillo del Queso en Oporto

Por último, os recomiendo que no dejéis de probar los dulces de las miles de pastelerías que os iréis encontrando a cada paso, aunque no tanto en el prestigioso Café Majestic, ya que aunque el local es antiguo, precioso y encantador, los postres no son los mejores que probamos, pero sí los más caros.

Cafetería más antigua de Oporto

Café Majestic en Oporto

Os aseguro que Oporto es una ciudad para disfrutar, relajarse, pasear, comer bien, con mucha diversión y una gente más que amable. ¡Te encantará!

Sobre el autor

Cristina
Viajera de vocación y profesión, con estudios en la Diplomatura de Turismo, especializada en el asesoramiento y venta de viajes en agencias de viajes off-line y on-line, organizadora de las Tertulias Viajeras y sobre todo bloguera en Está en tu Mundo.

2 comentarios en "Qué ver en Oporto: imprescindibles de la ciudad del Duero"

  1. Ya haba visitado Oporto en 2009, pero recordaba muy poco. Con el post de ustedes le he dado un buen repaso para cuando vuelva este sbado!!! 😊 Saludos!!!

Deja un comentario

Tu email no se publicará


*