Qué ver en Mashhad, el fervoroso brillo de Irán

Mashhad (مشهد) es la ciudad más religiosa del chiísmo, considerada un oasis en medio de la Ruta de la Seda, muy cerca de las fronteras de Turkmenistán y Afganistán, pero como el resto del país, un lugar muy seguro, con toda la ciudad vigilada por cámaras, y una gente maravillosa.

Mezquita Iman Rëza desde los arcos

Mezquita Iman Rëza desde los arcos

Además, era el segundo lugar que visitábamos en Irán después de aterrizar en Teherán, por lo que estábamos ansiosas por descubrirlo, sobre todo, después de las buenas críticas que nos habían llegado de la segunda ciudad más grande del país.

Cómo llegar a Mashhad desde Teherán

En autobús

Desde Teherán tomamos un autobús nocturno hasta Mashhad, clase VIP de la compañía Royal Safar Iranian que nos costó 570.000 riales, y tardó 11 h. en llegar. Hay que decir que nos sorprendió gratamente, ya que los asientos se reclinan, tienen reposapiés e íbamos prácticamente tumbadas, con WiFi, una especie de menú con un sándwich, té, galletas, bizcochitos, un zumo, etc., lo que nos pareció todo un detalle, además de las graciosas películas iraníes en la pantalla de televisión y fantásticas carreteras y autopistas, casi todas de peaje.

Desayuno en autobús VIP en Irán

Desayuno en autobús VIP en Irán

En tren

A pesar de lo cómodas que viajamos hasta Mashhad, probablemente la mejor opción hubiera sido ir en tren, aun tardando dos horas más que el autobús, un total de 13 h., hubiéramos viajado en un compartimento sólo para mujeres donde hubiésemos podido dormir sin velo.

El precio del tren ronda entre los 300.000 y 1.000.000 de riales, pero finalmente optamos por el autobús porque el tren tiene salida sólo tres días en semana y nos retrasaba nuestro itinerario, y después de todo, no nos arrepentimos de nuestra elección.

HOLI SHRINE IMAN REZA

La mezquita más grande del mundo en metros cuadrados se encuentra en Mashhad, el Holi Shrine del Imán Reza (حرم امام رضا‎‎), sólo superada en capacidad por la Mecca. El complejo contiene el mausoleo del Imán Reza, un comedor para peregrinos, dos museos, la Universidad de Ciencias Islámicas para hombres, cuatro seminarios, la mezquita de Goharshad, una bibiloteca, varios patios, multitud de salones para el rezo y muchos otros edificios.

Mausoleo del Imán Reza en Irán

Mausoleo del Imán Reza en Irán

La entrada es gratuita, pero tened en cuenta que no podéis acceder al recinto con cámaras de foto o vídeo, así que dejadla en el hotel o la tendréis que guardar en las consignas. Antes de entrar, nos recibió la que iba a ser nuestra guía, Eli, una bellísima mujer que lloraba de emoción mientras nos explicaba las bondades del Imán Reza, nos ayudó a ponernos el chaddor, que nos regalarían más tarde, y nos llevó a ver un vídeo explicativo.

Con voluntarios en el complejo Imán Reza

Con voluntarios en el complejo Imán Reza

El vídeo me resultó interesante, no sólo por contar la historia del lugar, sino por las imágenes aéreas que mostraban la magnitud de la mezquita, incluso la cantidad de gente que se congrega en los días más sagrados de su religión, hasta 15.000.000 de personas cada año. Desde luego, nos recibieron con muchas más atenciones de las que nunca hubiésemos imaginado, pidiéndonos perdón por no tener vídeo en nuestro idioma, ¡y hasta regalándonos un par de libros en español!

Bajada a sala de rezo en Mashhad

Bajada a sala de rezo en Mashhad

Pero después de esta cálida bienvenida quedaba lo mejor, recorrer los 598.657 m2 de este lugar tan especial. Eli, nos acompañó durante más de 4 horas por todos los preciosos y diferentes salones, sus patios, los museos que contiene el interior, algunos de ellos con especímenes rarísimos como el demonio del mar, pero sobre todo el fervor que sienten los iraníes por el octavo imán descendiente directo de Mahoma, y a entremezclarnos con una atmosfera de tranquilidad, reflexión y sentimiento que merece la pena vivir, seas de la religión que seas.

Raro especimen marino

Raro especimen marino

Algo que me llamó la atención en el momento del rezo, fue que los chiitas a diferencia de la mayoría suní musulmana, rezan juntos hombres y mujeres, sin ningún tipo de separación, lo cual junto con su tolerancia con los extranjeros, hicieron que me pareciera un lugar muy abierto.

Ciudad sagrada de Mashhad

Ciudad sagrada de Mashhad

Dentro del Complejo Religioso del Imán Reza, podemos admirar dos cúpulas que sobresalen entre los minaretes, una dorada brillante que se encuentra justo encima de la tumba del imán, y otra enorme cúpula con un intenso color turquesa, que corresponde a la Mezquita Goharshad, y que en la actualidad funciona como una sala de rezo más.

Mezquita Goharshad en Mashhad

Mezquita Goharshad en Mashhad

Pero además de todo esto, Eli nos enseñó la independencia de las mujeres iraníes. A pesar de tener que llevar velo o su fervor religioso, el 70 % de las mujeres en Irán van a la universidad, de hecho, nos contó que ella, una mujer casada y con una hijo, trabaja por las mañanas en un hospital, por la tarde hacía su voluntariado aprovechando que habla muy bien inglés enseñando la Mezquita del Imán Reza, y todavía tiene tiempo para ir una vez a la semana a Shiraz a estudiar un máster. Sin duda, todo un ejemplo de modernidad.

Vestimenta de mujeres en mezquitas de Irán

Vestimenta de mujeres en mezquitas de Irán

TUMBA NADIR SHAH AFSHAR

En el corazón de la ciudad sagrada, también se puede visitar la tumba de Nadir Shah Afshar, que reinó en Persia desde 1.737 hasta 1.747 cuando fue asesinado. La tumba está coronada por el rey montando a caballo y en el interior hay un museo de armas, cascos y otros instrumentos de guerra.

Mausoleo del Sah de Persia

Mausoleo del Sah de Persia

Otras dos tumbas más esperan vuestra visita en el centro de la ciudad, Gonbad-e-Sabz, un precioso mausoleo de planta octogonal y con una increíble cúpula verde turquesa, y Khajeh Rabi rodeada de preciosos jardines y un interior espectacular.

Mausoleos en Mashhad

Mausoleos en Mashhad

TUMBA DE FERDOUSI

A 20 km. de Mashhad encontramos la elegante Tumba del poeta Ferdousi (آرامگاه فردوسی‎‎), casi castigado a ser enterrado a una distancia prudencial de la ciudad santa en 1.930, por considerar sus versos anti islámicos al defender la identidad persa y el farsi, su rico idioma.

Tumba de poeta iraní

Tumba de poeta iraní

Un precioso jardín con flores, gatos, una cafetería y fuentes de agua rodean la tumba, acompañándonos hasta la puerta del mausoleo al que se accede por unas elegantes escaleras de mármol blanco. Una vez dentro, podréis ver reproducciones escultóricas de la historia de Persia, y la tumba de Ferdousi con unos versos grabados que rezan que no debemos preocuparnos tanto por las normas de este mundo, porque lo que realmente importa es lo que está por llegar, y animándonos a ser felices en la vida cotidiana.

Inscripciones en la tumba de un poeta persa

Inscripciones en la tumba de un poeta persa

La entrada cuesta 150.000 riales pero me pareció un lugar encantador, relajante, precioso y todo un rayo de esperanza para la sociedad iraní menos religiosa.

Historia de Irán esculpida

Historia de Irán esculpida

PARQUE KOHSANGI

El viernes es el día festivo en Irán, las tiendas cierran y las familias pasean por los parques, y gracias a nuestro amigo Reza, un guía de Mashhad estupendo, con licencia, que conocimos nada más salir de la estación de autobuses y el único que habla inglés, pudimos vivir un “domingo” típico iraní.

Guía de Mashhad en Irán

Guía de Mashhad en Irán

Además de llevarnos a visitar la Tumba de Ferdousi, nos regaló un paseo por el parque Kohsangi, construido en una gigantesca roca, con unas increíbles vistas donde las familias van de pic-nic, con columpios para los niños, centros de exposiciones, y un homenaje a todos los caídos en la guerra de Irak, con una bandera de Irán que hondea en lo más alto, pero si queréis podéis elegir otros parques también muy agradables como el Parque Mellat o Vakil Abad.

Parque Kohsangi en Mashhad

Parque Kohsangi en Mashhad

Dónde comer en Mashhad

Después fuimos a comer dizi, también conocido como abghoost, un cocido tradicional iraní que consiste en una sopa del caldo resultante de cocer garbanzos, judías, patatas y carne de cordero, mezclado con pan y la grasa de la carne, y un segundo plato con el resto de los ingredientes machacados en una especie de bol. ¡Muy rico y reconfortante!

Además, el sitio era espectacular, el restaurante Shab Cheragh en la zona de Torghabeh, con un espectacular jardín, con fuentes y una especie de cenadores donde nos descalzamos y subimos a comer, tal y como manda la tradición. También pudimos fumar una shisha y tomar té, todo acompañado por una enorme cesta de frutas con galletas. Por supuesto, no es el sitio más barato en el que comimos durante nuestro viaje, pero sin duda el relax, la comida y la compañía valieron la pena.

Abghoost típico cocido iraní

Abghoost típico cocido iraní

De hecho con Reza también aprendimos mucho. Aprendimos cómo vive una generación que no ha conocido nada más que el régimen islámico, pero suspira por un poco de libertad, cómo se divierten los jóvenes iraníes, el inconformismo y la búsqueda de su identidad persa, pero sobre todo nos gratificó su gran hospitalidad, tratándonos como hermanas.

Y después de conocer Mashhad, esta impresionante ciudad de 4.000.000 de habitantes, moderna y con un metro limpio y rápido, puedo decir que es un imprescindible de cualquier ruta por Irán, no sólo por los monumentos a visitar, sino por la atmósfera que allí se respira.

Mi recomendación es que no le dediquéis muchos días a la ciudad, ya que si os organizáis bien, podréis verlo todo en tan sólo un día, pero sin duda, que lo marquéis entre las ciudades que no os podéis perder durante vuestras vacaciones en Irán.

Sobre el autor

Cristina
Viajera de vocación y profesión, con estudios en la Diplomatura de Turismo, especializada en el asesoramiento y venta de viajes en agencias de viajes off-line y on-line, organizadora de las Tertulias Viajeras y sobre todo bloguera en Está en tu Mundo.

2 comentarios en "Qué ver en Mashhad, el fervoroso brillo de Irán"

  1. Hola Cristina! qué bueno tu blog! Nosotros también fuimos a Mashhad, pero en tren. Contrario a lo que te han dicho, si no que hay varios por día, pero son difíciles de encontrar en internet sin la ayuda de un iraní. Si me permites, te dejo el relato de mi viaje en tren a Mashhad. Un abrazo y felicitaciones por el blog! https://carvansaray.wordpress.com/2016/01/16/las-cronicas-persas-iii-el-encuentro-con-el-senor-de-mashhad/

    • La verdad es que nos ayudaron, ya sabes la hospitalidad persa, pero no pudimos encontrar plazas. Gracias por la información, lo revisaré y cambiaré.

      Un abrazo

Deja un comentario

Tu email no se publicará


*