Qué hacer en Amberes: Las 15 maravillas para visitar en la joya belga

Plaza central de Amberes

Plaza central de Amberes

“Antwerpen” (traducido, “Amberes”) significa “lanzar la mano”. La de Rubens, la de los diamantes, la de la cerveza, la de los edificios más coquetos de Bélgica. ¿Cómo empezar a describir una ciudad donde las obras de arte invaden hasta los parques, pero también es el sitio de donde salen el 50% de los diamantes pulidos del planeta? ¿Cómo resumir los encantos de un destino donde puedes hacer un picnic en la terraza de un moderno museo, pero también hay cientos de construcciones y calles que conservan todo su encanto medieval? Lo intentaremos en 3 días empezando con estas 15 maravillas de la joya belga.

Por si fuera poco, tiene una Estación Central que está entre las más bellas del mundo y te permite visitar la casa de uno de los artistas más famosos de la historia, que nació y vivió en esta ciudad, Rubens.

¡Ah! Para completar el combo, está a un paso de cuatro preciosos destinos belgas: Gante, Brujas y Bruselas y Lovaina. Así que si Amberes está en tus planes, no te lo pienses dos veces.

Tres consejos antes de empezar:

  • Amberes tiene muchos, pero muchos museos. Si vas a visitar más de uno, descarga la App gratuita “Antwerp Museum” en tu móvil. Y ten en cuenta que los últimos miércoles de mes, la entrada es gratis en casi todos los museos.
  • ¡No dejes de probar la cerveza belga! Los bares y pubs en cada esquina se encargarán de que sigas nuestro consejo. Ya sabes…si vas a Amberes, ¡bebe lo que vieres!
  • Anímate a la bicicleta y ten precaución con ellas. Como en otras ciudades belgas, es el medio de transporte más recomendado y usado ya que las distancias no son demasiado largas. ¡Pero ten cuidado como peatón! ¡Están en todas partes!

Cómo llegar a Amberes

Desde Gante

El tiempo medio de viaje en tren entre Gante y Amberes es de 55 minutos. Entre semana hay un promedio de 56 trenes por día para el trayecto, desde € 11,50. Por un precio ligeramente inferior, puedes tomar un autobús, que también tiene varias salidas diarias, pero la duración del viaje es de 1 hora y 40 minutos, aproximadamente.

Desde Brujas

Si vas en tren desde Brujas, llegarás en 1 hora y 20 minutos, con una variedad de 41 trenes por día y un precio desde € 16. En autobús, puedes conseguir boletos desde € 8 y la duración del viaje ronde entre dos y tres horas, dependiendo el horario.

Desde Bruselas

Sólo 30 minutos en tren separan a la capital belga de este atractivo destino y hay un promedio de 88 trenes por día para este trayecto, desde €9. Por €4 puedes conseguir billetes de autobús para este trayecto, aunque la duración es de alrededor de una hora.

Las 15 maravillas que no te puedes perder en Amberes

DOS BÁSICOS PARA COMENZAR EL PRIMER DÍA

1. Grote Markt (Plaza central): una cervecita ¡y arrancamos!

Grote Markt con la estatua de Silvio Brabo.

Grote Markt con la estatua de Silvio Brabo.

Cuando la plaza central de una ciudad hace méritos, siempre te la recomendamos como punto de partida de tu viaje. Y vaya si ésta los ha hecho. La Grote Markt se destaca por su belleza pero también por su originalidad: tiene forma triangular.

Muchos la ponen a la altura de otras preciosas plazas belgas como la de Gante o Brujas. Como sea, tiene su encanto propio. Verás la fuente dedicada a “El Brabo” (te contaremos más abajo quién fue), que vierte el agua directamente al adoquinado. Los tres lados de la plaza exponen casas gremiales y el Ayuntamiento de la ciudad, de estilo manierista y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999.

Además de disfrutar de la arquitectura (con supervivencia intacta de algunos edificios medievales), desde aquí puedes subirte a un caro con caballo para recorrer la ciudad, comprar algún suvenir en el mercadillo o tomar un free tour en español. Y por supuesto, qué mejor manera de inaugurar tu viaje. ¡Prueba la cerveza belga en algunos de los bares de la Grote Markt!

  • Un dato curioso: La fuente dedicada a Silvius Brabo es uno de los emblemas de Amberes, ya que rinde homenaje a quien debe su nombre. Cuenta la leyenda que cuando la ciudad era un asentamiento romano, un gigante llamado Antigoon construyó un castillo a la orilla del río y cobraba peaje a todo el que navegara por él. Si se negaba, Antigoon le cortaba una mano y la lanzaba al río. Pero nuestro héroe se negó a pagar y luchó contra el gigante hasta matarlo. Luego, le dio de su propia medicina: le cortó la mano y la lanzó al río. “Antwerpen” (traducido, “Amberes”) significa “lanzar la mano”.

2. Estación Central: entre las más bonitas del mundo

Estación de tren Antwerpen-Centraal

Estación de tren Antwerpen-Centraal

Tal vez hayas llegado en tren, por lo cual ya puedes eliminar este sitio de tu lista. De lo contrario, es visita obligada. ¡Te impactará!

Una verdadera obra de arte que más se parece a una catedral de mármol que a una estación ferroviaria. Fue construida entre 1895 y 1905, con dos zonas principales: la de las vías con un diseño revolucionario, enorme techo de cristal y una altura de 43 metros; y la zona de pasajeros construida en piedra con un estilo ecléctico. Tiene una gigante cúpula de 75 metros de altura, más de veinte tipos de mármoles y numerosas columnas que conjugan lo dórico, jónico y corintio.

Alrededor de 1950 la Estación Central de Amberes y la de Bruselas, tenían el tráfico más intenso de Europa, luego, con la aparición de los automóviles, cayó en desuso y se cerraron algunas vías. En 1998, afortunadamente, se puso en marcha un proyecto para revivirla; la dotaron de varios niveles diferentes y excavaron un túnel de 3.800 metros permitiendo que los trenes de alta velocidad Paris-Bruxellas-Amsterdam lleguen a este precioso enclave. Y así la verás hoy, llena de historia y presente.

  • Un dato curioso: en febrero de 2009, la prestigiosa revista estadounidense Newsweek, la consideró la cuarta estación ferroviaria más bella del mundo. Cuando la visites, verás por qué.

VIAJE EN EL TIEMPO: MUSEOS, CATEDRAL y LA ÓPERA

3. Catedral de Nuestra Señora: ejemplar gótico y emblemático

Catedral de Amberes

Catedral de Amberes

Muy cerca de la Estación Central, podrás guiarte a simple vista hasta el imponente edificio de la Catedral. Su torre norte, que apunta a Dios como un dedo, ha dominado por siglos la silueta de la ciudad

No solo es la iglesia gótica más grande de los Países Bajos, sino que además alberga una buena cantidad de pinturas y esculturas de Rubens, entre las que se destaca “El Descendimiento de la Cruz”. También expone una estatua de mármol de la Virgen del siglo XIV y murales del siglo XV. La decoración neogótica es del siglo XIX y las esculturas que decoran el portal principal se agregaron a principios del siglo XX. ¿Menuda historia del arte religioso, verdad?

Tiene un promedio de 320 mil visitantes al año, además de un culto activo, y cada uno de ellos colabora para seguir escribiendo una historia que comenzó en el año 1123.

  • Un tip: A la salida de la Catedral visita la Groenplaats. Además de disfrutar de su variedad de restaurantes y pubs, podrás ver la estatua dedicada a Rubens y desde allí tomar una de las postales icónicas de la ciudad, la de Rubens con la Catedral de fondo.
  • Cuándo: Lunes a viernes de 10 a 17 horas. Sábados de 10 a 15 horas. Domingos y festivos de 13 a 16 horas.
  • Cuánto: € 6 (Menores de 12 años, gratis)

4. Museo Plantin-Moretus: una cita con la historia de la imprenta

Jardín del Museo Plantin-Moretus

Jardín del Museo Plantin-Moretus

En 1555, Christoffel Plantin lanzó su primer libro y pocos años después, era la imprenta más importante de Europa. Él y su yerno Jan Moretus fueron un dúo revolucionario, los primeros en imprimir a escala industrial: los Steve Jobs y Mark Zuckerberg de su época. Conocerás la mansión y los talleres donde esta familia vivió y trabajó durante trescientos años.

El Museo Plantin-Moretus podrás revivir esos siglos de revolución y trabajo, ya que expone las imprentas más antiguas del mundo, una rica colección de arte (que incluye retratos de Rubens), manuscritos, buzones, registros, planchas de cobre e incunables. En “The Print Room” encontrarás interesantes dibujos y grabados antiguos de maestros de Amberes desde el siglo XVI hasta el siglo XIX.

Miles de viajeros lo recomiendan… ¡por algo será!

  • Cuándo: Martes a domingo de 10 a 17 horas.
  • Cuánto: € 8 de 26 a 65 años. € 6 de 12 a 25 años. Gratis para menores de 12 años, mayores de 65. Gratis el último miércoles de cada mes.

5. Casa de Rubens: Si vas a su ciudad ¿cómo no ir a su casa?

Pórtico de Rubenshuis

Pórtico de Rubenshuis

La Casa Rubens es una de las residencias de artistas más reconocidas a nivel mundial y es imprescindible en tu viaje a Amberes: tiene gran cantidad de obras del propio maestro y de sus contemporáneos.

Recorriendo la casa, el jardín y el estudio, conocerás el espacio donde uno de los mejores artistas de la historia, vivió, trabajó y murió, siempre en compañía de su esposa e hijos.

Pero además, es un ejemplo de que además de un pintor excelente, pudo ser un gran arquitecto. En 1610, Rubens compró esta casa, que era muy diferente a lo que ves hoy. Pagó 8.960 florines y una de sus pinturas. Él mismo dibujó los planos para la renovación, inspirándose en la antigua roma y arquitectos renacentistas. El resultado fue único: la antigua casa flamenca se amplió con un estudio, un pabellón de jardín y un museo de esculturas semicirculares con una cúpula.

Ya sabes, si vas a Amberes, no puedes dejar de visitar la casa de uno de sus ciudadanos más ilustres.

  • Cuándo: Todos los días de 10 a 17 horas, excepto los lunes.
  • Cuánto: € 8 de 26 a 65 años. € 6 de 12 a 25 años. Gratis para menores de 12 años, mayores de 65.
  • Un tip: En la entrada te darán un folleto gratuito que servirá de guía (sólo disponible en holandés, francés, alemán e inglés). También puedes descargar la aplicación Antwerp Museum (gratis en la App Store o Google Play) o alquilar el dispositivo de audio por € 3.
  • ¡Tenlo en cuenta! Si viajas en coche, debes saber que el sector donde se alza la casa de Rubens es una zona de bajas emisiones. Infórmate si tu vehículo cumple esta condición.

6. Museo MAS: un espectáculo para la vista que no necesita traducción

Museum aan de Stroom - MAS

Museum aan de Stroom – MAS

Sólo la primera mirada del edificio te dejará sin aliento… Varios niveles escalonados de arenisca roja que llegan a 60 metros. Pero espera a verlo por dentro: más de 500 mil objetos en exposición te lo contarán todo sobre Amberes.

Cada piso, cada rincón, cada espacio te contará un capítulo de la historia de la ciudad, su río y el puerto. Las exposiciones permanentes y temporales ofrecen una mirada única que te ayudará a comprender la esencia de este destino turístico. Además le da un lugar privilegiado a celebraciones, cosmovisiones y puertos de distintos países del mundo.

¡Pero aún no te hemos contado lo mejor! En el décimo piso, tendrás un panorama de 360 ​​grados de la ciudad. ¿Se puede pedir algo más? Sí, un picnic con esas vistas. Puedes llevar tu propia comida y bebidas y pedir una manta prestada en el mostrador de la planta baja de forma gratuita. Si no te va la idea del picnic, tienen un bonito café y un restaurante que se lleva dos estrellas Michelin.

  • Cuándo: Las galerías del museo abren de martes a domingo de 10 a 17 horas y el último miércoles del mes, cierran a las 19 horas. Para acceder al Boulevard y panorama (entrada libre), puedes hacerlo de martes a domingo de 9.30 a 22 horas (en los meses veraniegos, hasta las 23:30 horas).
  • Cuánto: € 10 (€ 5 si no hay exposición temporal). € 8 (3 € si no hay exposición temporal) para visitantes de 12 a 25 años y mayores de 65. Gratis para menores de 12 años y el último miércoles de cada mes.

7. Opera Vlaamse: una experiencia para todos los sentidos

Vlaamse Opera - Opera Flamenca de Amberes

Vlaamse Opera – Opera Flamenca de Amberes

Con un interior revestido en mármol, detalles en pan de oro y suelos cubiertos con alfombras rojas, la Ópera Flamenca de Amberes nos da una cálida bienvenida. Cerca del magnífico escenario, los palcos se arremolinan sobre la platea, bajo una cúpula del estilo neobarroco que predomina en el edificio.

Pero el verdadero espectáculo, claro, comenzará cuando se apaguen las luces y se despliegue la magia de sonidos y movimientos en el escenario. Ópera, ballet y conciertos para todas las edades ¡y bolsillos! No creas que son inaccesibles. Anticipándote e informándote sobre cada propuesta, puedes conseguir buenos precios. Por ejemplo, en octubre y noviembre, puedes ver Macbeth desde € 14. Nada mal.

Consulta el programa de acuerdo a la fecha de tu viaje. Desde allí, también puedes comprar las entradas.

8. Museo Vleeshuis: 600 años de música y ballet reunidos en un solo lugar

Interior del Museo Vleeshuis

Interior del Museo Vleeshuis

Otra impactante construcción que frena los pasos de cualquier viajero. En este caso, se trata de un edificio gótico del siglo XVI con una elegante fachada de torretas de ladrillos rojos y arenisca blancas y una estatua de la virgen en una de sus esquinas.

Originariamente fue casa gremial de los carniceros, matadero, almacén… Pero le esperaba un destino mejor: en 1913 fue inaugurado como museo.

Actualmente, permite un viaje por el pasado musical de Amberes, experimentando todas las formas de música, entre salas de baile y conciertos. Permite conocer la forma en que se construyeron los instrumentos, tocarlos y escucharlos. También puedes oír la “música de la calle” de otras épocas, durante la misa, un baile o una fiesta de boda, descubriendo su importancia en la vida social y la historia detrás de cada partitura.

Entre las piezas más destacadas, se encuentran un “detrás de escena” de un fabricante de instrumentos de metal del siglo XIX, un salón de baile lleno de órganos de antaño, una de las mejores muestras de piano vienés (construida por Conrad Graf en 1826), el clavicordio de Dulcken, la campana de tormenta de Orida (de 700 años de antigüedad) y una grabadora de contrabajo del siglo XVI única en el mundo.

Siente, escucha, aprende. Este original museo tiene preparada una fiesta para tus sentidos.

  • Cuándo: Jueves a domingo de 10 a 17 horas.
  • Cuánto: € 5 de 26 a 65 años. € 3 de 12 a 25 años. Gratis para menores de 12 años y mayores de 65.
  • Un tip: Aquí también puedes utilizar la aplicación Antwerp Museum (gratis en la App Store o Google Play) para obtener más información sobre esos tesoros. 

OASIS VERDES: DOS PARQUES ASOMBROSOS

9. Parque Rivierenhof: relax, castillos y música

Castillo Sterckshof en el Parque Rivierenhof

Castillo Sterckshof en el Parque Rivierenhof

Amberes no es sólo museos, edificios góticos e historia. Y el generoso espacio verde del “Provincial Domain Rivierenhof”, es una prueba de ello.

Se trata del parque más grande de Amberes, al oeste de la ciudad y tiene dos impresionantes castillos (de sus antiguos propietarios), el Castillo Sterckshof  y el Rivierenhof. Es perfecto para hacer una excursión, dar un paseo en bicicleta, hacer un picnic y relajarse. Tiene estacionamiento y una terraza muy popular llamada “La brasserie”.

Si tienes la suerte de visitarlo en los meses veraniegos tendrás, además, un buen encuentro con la música. Todos los viernes por la noche hay conciertos gratis y hay una programación del evento “Olt Rivierenhof”, que te permitirá ver buenas bandas a un módico precio. Te dejamos este link con la programación.

  • Cómo llegar: Te recomendamos hacerlo en bicicleta, ya que no tardas más de 20 minutos desde el centro y luego te permitirá recorrer el parque de cabo a rabo. Pero también puedes llegar en tren, tomando el número 24 en Melkmarkt (a pasos de la Catedral), trasbordo al número 10 en Antwerpen Centraal Station perron 2, pasa bajar finalmente en Deurne Lunden.
  • ¡Importante! El parque está adaptado para sillas de ruedas y cochecitos.

10. Parque Middelheim: espacio tomado por el arte

Museo Middelheim de esculturas al aire libre

Museo Middelheim de esculturas al aire libre

Hemos elegido este entre otros espacios verdes de la ciudad, por su valor añadido, entre un amplio y cuidado espacio verde de 29 hectáreas podrás descubrir más de 250 esculturas.

Es muy recomendable entregarse a este paseo disfrutando la originalidad y belleza de cada pieza escultórica que se cruza en nuestro camino. Casi todas ellas pertenecen a destacados artistas contemporáneos belgas, aunque también hay algunos españoles, alemanes y franceses.

Además, Middelheim tiene un pabellón cerrado con más obras de arte, un parque infantil y un jardín familiar con pequeños animales típicos del norte de Europa.

  • Cómo llegar: En bici, son escasos 20 minutos y el camino no tiene dificultades. Si prefieres el transporte público, ve a la Estación Central y toma la línea 17 (Noorderplaats – Centraal Station – UZA), para bajar en la estación Antwerpen Beukenlaan – Dikke Mee. Entre caminata y viaje, llegarás en menos de media hora al parque.
  • Un tip: el Middelheim forma parte de un conjunto verde llamado “Nachtegalenpark”, el cual reúne a los parques Vogelzang (40 ha), Den Brandt (21 ha) y Middelheim (29 ha). Si vas con tiempo y bici, vale la pena recorrerlos.

PASEOS DE COMPRAS PARA TODOS LOS BOLSILLOS

11. Barrio Meir: con una viva calle peatonal

Calle peatonal del Barrio Meir

Calle peatonal del Barrio Meir

Es una zona comercial muy cercana a la Estación central que se caracteriza por su variedad de tiendas: hogar, ropa, cadenas de moda, joyerías, cafeterías, puestos de waffles… ¡resulta agradable incluso si no llevas idea de comprar nada!

Además, la calle principal es peatonal y está rodeada por imponentes edificios y esculturas, tiene un ambiente muy variopinto y sin dudas, mucha vida.

  • Un tip: Entre compra y compra, busca el antiguo palacio real, ahora llamado Palacio del Meir, muy cerca de la Casa de Rubens. El precioso Palacio perteneció a Napoleón en su invasión a los Países Bajos.

12. Stadsfeestzaal: mucho más que un centro comercial

Interior del centro comercial Stadsfeestzaal

Interior del centro comercial Stadsfeestzaal

En la zona de Meir, el centro comercial Stadsfeestzaal, merece su lugar destacado y visita inexcusable. Reconocerás su elegante fachada neoclásica (de 1908), que se distingue entre todas las tiendas y edificios vecinos. Además de unos techos abovedados y cuidados detalles, encontrarás  numerosas tiendas y una plataforma a 12 metros de altura donde ofrecen bebidas y snacks.

Por si fuera poco, estás en un sitio con mucha historia. Se construyó a principios del siglo XX, diseñada por los arquitectos Hargot y Hennebique, para dar sitio a festividades municipales, pero un incendio lo destruyó en la navidad del año 2000. Siete años después, la sala de vidrio abovedada de la nave central fue renovada y abierta como centro comercial de lujo. Aunque ciertamente, sus precios no son exorbitantes y tal vez puedas darte algún gustito en alguno de sus 40 grandes almacenes.

13. Barrio de los Diamantes: una excursión al lujo

Calle del Barrio Diamante

Calle del Barrio Diamante

Tal y como te comentamos al principio, Amberes y los diamantes tienen una provechosa relación hace siglos. Llevan por lo menos 500 años comprando, tallando y vendiendo diamantes africanos. Hoy, es uno de los centros del diamante más importantes del planeta y el principal de Europa.

Así que si tienes idea de comprar algún diamante en tu vida, no hay mejor escenario. Pero aunque más no sea por curiosear, acércate a conocer el epicentro de esta movida: el “Diamantkwartier” o “Barrio Diamante”, para entendernos mejor. Estás en un distrito donde diariamente se intercambian 220 millones de dólares.

En la zona verás el Centro Mundial de Diamantes de Amberes, el Diamond Club of Antwerp y el Beurs voor Diamanthandel. Te rodearán cientos de comerciantes judíos, hindúes, cristianos maronitas, libaneses y armenios, conocidos como “diamantaires”. Aunque claro, no se te acercarán a menos que les des un indicio de poder desembolsar una buena cifra. Y todos caminan tranquilos ya que hay una buena cantidad de patrullas militares y cámaras de seguridad en cada rincón.

14. Kloosterstraat: un imán para los amantes de lo vintage

Tienda de antiguedades en Kloosterstraat

Tienda de antiguedades en Kloosterstraat

Esta calle, a pocos metros del río Escalda, reúne numerosos locales que ofrecen productos antiguos, artículos de segunda mano, algunas curiosidades y antigüedades que serán tesoros para los amantes de lo vintage y coleccionistas.

También en esta calle se abren camino los diseñadores de la nueva generación con propuestas originales y exclusivas. Vale la pena detenerse en los escaparates: te sorprenderá la creatividad de estos espacios.

Por si fuera poco, Kloosterstraat tiene varios pubs y bares, para pasar un buen rato entre cervezas y compras. Porque como te anticipamos al comienzo, la cerveza belga te estará esperando en cada rincón y no puedes irte de Amberes sin probarla.

Y LA CEREZA DEL POSTRE: UN CALLEJÓN DETENIDO EN EL TIEMPO

15. Vlaaikensgang: un viaje a la Edad Media

Callejón Vlaaikensgang

Callejón Vlaaikensgang

Hemos dejado un regalo para el final. Y es que se trata de un sitio que no encontrarás a menos que te indiquen cómo. Creemos que vale la pena que lo encuentres…

En los alrededores de la catedral, busca la calle Oude Koornmarkt. Allí, entre los restaurantes Popoff y El toro Negro, verás un portal. No seduce, no llama la atención, no tiene carteles ni luces. Pocos son los que disfrutan de esta joya y muchos los que se la pierden.

El Vlaaikensgang, es un pequeño callejón que ha quedado anclado en el S. XV. Allí se ven algunos patios interiores donde antiguamente trabajaban los zapateros de la ciudad.

Sólo las preciosas enredaderas que cubren paredes y techos, cambian de forma cada estación. Todo lo demás, cada detalle, cada cerradura, cada banco, cada ladrillo, permanece inmutable desde la Edad Media.  Descubre por ti mismo este tesoro escondido de Amberes.

  • Un dato curioso: La ubicación de este callejón no es casual. En aquellos años de la Edad Media, eran los zapateros los encargados de hacer sonar las campanas de la Catedral, por ello se situaban cerca de ella.

Una mención

En la ciudad vieja de Amberes, cerca del rio, se puede ver el Castillo Steen pero solo por fuera porque está bajo renovación hasta 2020.

Y no te pierdas nuestros consejos para viajar a Bélgica.

Sobre el autor

David
Ingeniero informático de profesión y viajero de vocación. Made in Kenya

Deja un comentario

Tu email no se publicará


*