Qué ver en Cuenca: todo lo que no te debes perder

Cuenca es única, tal y como reza el eslogan de su promoción turística, y está dotada con un encanto especial debido a su privilegiada situación entre las hoces del Júcar y del Huécar, y que ha hecho de ella a lo largo de su historia una ciudad rebelde por excelencia.


Historia de Cuenca

Gracias a los restos arqueológicos encontrados, se sabe que los pobladores más antiguos de Cuenca, ya habitaban la zona en la época del Neolítico. Además, importantes historiadores romanos, como Plinio o Ptolomeo, dos siglos antes de Cristo, ya hablaban de sus habitantes, destacando de ellos su crueldad en el campo de batalla y su hospitalidad en sus casos. De hecho, nos aportan un dato muy curioso que cuenta que tenían la extraña costumbre de bañarse y lavarse la cara con orines, siendo esta su forma habitual de asearse.

Cuenca, España

Pero realmente la historia de la ciudad como tal, empieza con el asentamiento de los árabes que construyen la fortaleza de Qunka, la cual fue más tarde reconquistada en 1.177 por Alfonso VII, y convirtiéndola así en ciudad cristiana. A partir de aquí, la ciudad se ve envuelta en innumerables rebeliones a lo largo de su historia, empezando por la de los comuneros contra la política fiscal del Emperador Carlos V, en 1.847 contra los carlistas, aunque de poco les sirvió ya que fueron derrotados o incluso durante la dictadura franquista, que fue morada para el famoso maqui llamado El Fortuna.

En la actualidad, es una ciudad pequeña muy agradable para pasear, para ser visitada o para salir de fiesta, ya que hay bastante ambiente nocturno. Y desde luego, hay ciertos lugares y monumentos que no podemos dejar de visitar en Cuenca, ciudad declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, en 1.996.

Qué ver en Cuenca

Barrio del Castillo

La mejor opción para visitar la ciudad, es comenzar en el Barrio del Castillo,para poder disfrutar de los bellos paisajes que nos regala la hoz del Río Huécar, y ver las ruinas de la antigua alcazaba,  atravesando el Arco del Bezudo, en dirección a la Plaza Mayor.

Barrio del Castillo de Cuenca

Barrio de San Pedro

Justo al lado, encontraremos este encantador barrio de origen musulmán, que aloja el Convento de las Carmelitas Descalzas del siglo XVII, la Iglesia de San Pedro o el antiguo Convento de las Angélicas el cual está unido a la Iglesia de San Nicolás de Bari.

Barrio de San Pedro en Cuenca

Catedral  de Cuenca

En la preciosa Plaza Mayor, se encuentra, lo que para mí es la joya de la ciudad, la Catedral de Santa María y San Julián, que resulta bastante exótica para las tierras castellanas en el momento de su construcción en 1.196, siendo la primera catedral gótica de Castilla junto con la de Ávila, con importantes influencias anglo-normandas.

Catedral de Cuenca en Castilla La Mancha

Ayuntamiento de Cuenca

En la  misma plaza también está el Ayuntamiento, uno de los edificios barrocos más representativos, en el que destaca un gran medallón de Carlos III.

Casa Consistorial de Cuenca

Puente de San Pablo

Una vez allí, se puede acceder fácilmente al puente más emblemático de la ciudad, el Puente de San Pablo, que une el Casco Antiguo con el Monasterio del mismo nombre, situado en un enclave de lo más encantador, de estructura gótica y decoración renacentista.

Convento y Puente de San Pablo en Cuenca

Casas Colgadas

Probablemente, este también sea el mejor lugar para admirar las famosas Casas Colgadas, construidas al borde del acantilado que forman las hoces de los ríos, pareciendo que sus balcones están colgando.

Balcones de la Casas Colgadas

Torre Mangana

Además, la ciudad conserva una torre defensiva que formaba parte de la antigua muralla, la Torre de Mangana, la cual fue construida a finales del siglo XVI sobre lo que eran las ruinas del antiguo alcázar, del cual aún se conservan algunos restos.

Torre del Reloj de Cuenca, Castilla La Mancha

Sin duda, recomiendo una visita a este pequeña pero carismática ciudad, degustando su tradicional gastronomía, como por ejemplo los zarajos o el ajo arriero, acompañados por licores de la tierra como el resolí o el aguardiente de la sierra.

Sobre el autor

Cristina
Viajera de vocación y profesión, con estudios en la Diplomatura de Turismo, especializada en el asesoramiento y venta de viajes en agencias de viajes off-line y on-line, organizadora de las Tertulias Viajeras y sobre todo bloguera en Está en tu Mundo.

7 comentarios en "Qué ver en Cuenca: todo lo que no te debes perder"

  1. Casa Rural Cuenca | 18 septiembre, 2019 a 17:56 | Responder

    Gran recopilación de datos y lugares de mi querida Cuenca, aunque eché de menos un pequeño resumen de todo lo que tiene la provincia!!

  2. La fecha de la reconquista está mal. No es 1117, es 1177.

  3. Ciudad Encantada | 14 febrero, 2013 a 22:43 | Responder

    Buen articulo describiendo la historia de Cuenca,

    Para futuros viajes a Cuenca, te recomiendo que visites su rica provincia, sitios como la Ciudad Encantada, Los callejones de majadas, el nacimiento del rio cuervo y toda la parte de la Serranía Conquense.

    Yo vivo en cuenca, si quieres te puedo pasar fotos de Cuenca, en mi nick te deje mi email.

    SALUDOS.

  4. conrado siaz álvarez | 14 diciembre, 2012 a 12:05 | Responder

    cuenca Ciudad de los “encantos”, porque además de la Ciudad Encantada, en el término de Valdecabras, la misma ciudad en si es toda un encanto. Alguien ha dicho que Cuenca no es bastante con verla, sino que le gustaría llevarsela.

    Al final del Siglo XV, Cuenca tenía un peso especifico, económico y político, en el resto de España (Reino de Castilla), al nivel sde Murcia y superior a las Vascongadas y Cataluña. ¿Qué dicen ahora éstos con su falsa historia?, La Exportacion que hacía Castilla a Asia, en especial a China, eran las lanas de Cuenca “La Mesta”. Cuenca la Muy Noble y Leal, titulos que le dio Alfonso VIII a su reconquista en el año 1177. Otros títulos que después le dio Felipe V, por mantenerse Cuenca as su favor en la Guerra de Sucesión de 1700.

    La infamia del mal cantado “Crimen de Cuenca”, que hemos arrastrado por el Mundo y por España los Conquenses, quedó claro por Sentencia del Tribunal Supremo “Error Judicial” en el año 1926.

    Otro día más…

  5. Muy buen artículo

Responder a Cristina Cancelar la respuesta

Tu email no se publicará


*