Qué ver en Cuenca y alrededores: los 16 mejores lugares que debes visitar

Cuenca es una ciudad que hay que visitar alguna vez en la vida, no sólo monumentalidad con el Puente de San Pablo y su catedral, sino por su  encanto especial debido a su privilegiada situación entre las hoces del Júcar y del Huécar, su aire medieval, su animado ambiente y por su rica gastronomía.

Aunque según los datos del INE es una de las ciudades más infravaloradas de España, con tan sólo 185.833 viajeros en 2.019, podemos asegurarte que tiene tpdos los ingredientes para una escpada perfecta. Por ello, hemos hecho un listado para que no te pierdas los 16 mejores lugares que ver en Cuenca y alrededores, que seguro te convencen.


Historia de Cuenca

Gracias a los restos arqueológicos encontrados, se sabe que Cuenca ya estaba habitada en el Paleolítico Superior, así como que importantes historiadores romanos, como Plinio o Ptolomeo, ya hablaban de sus habitantes en el siglo II a.C., destacando de ellos su crueldad en el campo de batalla y su hospitalidad fuera del mismo, o aportando datos curiosos como que existía la extraña costumbre de asearse con orines.

Pero realmente la historia de la ciudad como tal, empieza con el asentamiento de los árabes que construyen la fortaleza de Qunka, la cual fue más tarde reconquistada en 1.177 por Alfonso VII, convirtiéndose así en ciudad cristiana. A partir de aquí, su historia transcurre envuelta en innumerables rebeliones, empezando por la de los comuneros contra la política fiscal del Emperador Carlos V, en 1.847 contra los carlistas, aunque de poco les sirvió ya que fueron derrotados, o incluso durante la dictadura franquista, que fue morada para el famoso maqui llamado El Fortuna, ganando su fama de luchadora y rebelde.

Más información sobre la historia de Cuenca aquí.

En la actualidad, es una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad, en 1.996.por la UNESCO, por la que tienes que pasear.

Cómo moverse por Cuenca

Si vas a visitar Cuenca en transporte público, lo mejor es tomar la línea 2 de autobús hasta el Castillo, y desde allí bajar caminando y descubriendo el casco antiguo.

Para realizar el recorrido con niños, el tren turístico puede ser una opción genial, con posibilidad de adquirir un billete en el que subir y bajar cuantas veces quieras en un día, e incluso, elegir ver Cuenca en segway puede ser la elección más divertida.

Qué ver en Cuenca en dos días

1. Barrio del Castillo

La mejor opción para visitar la ciudad, es comenzar en el Barrio del Castillo,para poder disfrutar de los bellos paisajes que nos regalan las hoces de los ríos Huécar y Júcar, y ver las ruinas de la antigua alcazaba, atravesando el Arco del Bezudo, en dirección a la Plaza Mayor.

Arco del Bezudo en El Castillo

Arco del Bezudo

2. Barrio de San Pedro

Justo al lado, encontraremos este encantador barrio de origen musulmán, que aloja el Convento de las Carmelitas Descalzas del siglo XVII, la Iglesia de San Pedro o el antiguo Convento de las Angélicas el cual está unido a la Iglesia de San Nicolás de Bari.

Barrio de San Pedro en Cuenca

3. Catedral  de Cuenca

En la preciosa Plaza Mayor, se encuentra, lo que para mí es la joya de la ciudad, la Catedral de Santa María y San Julián, que resulta bastante exótica para las tierras castellanas en el momento de su construcción en 1.196, siendo la primera catedral gótica de Castilla junto con la de Ávila, con importantes influencias anglo-normandas.

4. Ayuntamiento de Cuenca

En la  misma plaza también está el Ayuntamiento, uno de los edificios barrocos más representativos, en el que destaca un gran medallón de Carlos III.

Ayuntamiento de Cuenca

Ayuntamiento de Cuenca

5. Puente de San Pablo

Una vez allí, se puede acceder fácilmente al puente más emblemático de la ciudad, el Puente de San Pablo, construido en 1.902 con hierro y madera, recorre 100 m. de longitud sobre el río Huécar, a 60m. de altura máxima.

Puente de San Pablo

Puente de San Pablo

Anteriormente ya existía otro puente de piedra de 1.583 que unía el Casco Antiguo con el Convento de San Pablo, ahora un precioso parador de estructura gótica y decoración renacentista, situado en un enclave de lo más encantador.

6. Casas Colgadas

Probablemente, este también sea el mejor lugar para admirar las famosas Casas Colgadas, construidas al borde del acantilado que forman las hoces de los ríos, pareciendo que sus balcones están colgando.

Casas Colgadas

Casas Colgadas Cuenca

Actualmente, sólo se pueden visitar tres de ellas, las Casas del Rey convertidas en museo de arte abstracto, y la Casa de la Sirena que funciona como restaurante.

Para más información, visita la web de Turismo de Castilla La Mancha.

7. Torre Mangana

Además, la ciudad conserva una torre defensiva que formaba parte de la antigua muralla, la Torre de Mangana, la cual fue construida a finales del siglo XVI sobre lo que eran las ruinas del antiguo alcázar, del cual aún se conservan algunos restos, en la plaza más antigua de Cuenca.

Torre Mangana

Torre Mangana

8. Calle Alfonso VIII y Cuenca subterránea

La calle Alfonso VIII es una emblemática arteria principal que une el casco antiguo con la ciudad nueva, flanqueada por estrechos edificios con coloridas fachadas.

Calle Alfonso VIII

Calle Alfonso VIII

Además también da acceso a los túneles de Alfonso VIII, con tres entradas, una longitud de 90 m. y 250 metros cuadrados de superficie total, que sirvieron como refugio durante la guerra civil. La visita dura unos 30 minutos y cuesta 3,5€ por adulto, o 45 minutos y 5€ si eliges la visita teatralizada, y la entrada se compra en la Oficina de Turismo, con la posibilidad de adquirir un ticket combindo con acceso al Refugio Antiaéreo Calderón de la Barca.

Qué hacer en Cuenca

9. Paseo por las hoces del Júcar y el Huécar

La privilegiada ubicación de la ciudad de Cuenca, nos regala dos relajantes paseos a orillas de los ríos Huécar y Júcar:

  • La senda del Agua encantada del Júcar comienza en la Ermita de las Angustias del siglo XVII y el Convento de los Franciscanos Descalzos del XVI, desde donde se desciende a orillas del río, con unas vistas del cañón, hasta la Plaza de San Juan.
  • La Senda del Hocino de Federico Muelas, tiene 3 kilómetros a orillas del Huécar comenzando desde el barrio del Castillo o desde el puente de San Pablo, con cascadas y una impresionante panorámica con el casco antiguo de fondo.

10. Tapeo por Cuenca

Cuenca merece una visita no sólo por sus monumentos y rincones con encanto, sino por su rica gastronomía, y no te puedes ir sin probar algunos de sus platos típicos como los zarajos, intestinos de cordero marinados y fritos, muy tradicionales en Cuenca y en la cocina del Madrid más castizo, el ajoarriero, una pasta de patatas, ajo, huevo y el aceite de oliva, el morteruelo, una especie de paté de hígado de cerdo y carnes de caza menor, y de postre alajú, una torta de origen árabe con almendras, azúcar y miel recubierta con obleas. El licor más auténtico es el resolí.

Morteruelo

Morteruelo

Si quieres algunas referencias, puedes ir a El Choco, especializado en marisco, alrededor de la Plaza de España, al Mesón José cuya especialidad es el morteruelo, prueba la tortilla de patata y las croquetas del Mesón Fidel en la zona de San Francisco, y en el Callejón de los Gatos el restaurante El Bodegón, la cocina a la brasa. El más famoso es la Bodeguilla del Basilio, con un precio un poco más elevado que el resto, pero con tapas de calidad, y una decoración con paredes y techo empapeladas de fotos, que bien merece una visita.

Excursiones desde Cuenca

1. Monasterio de Uclés

A 76 km. desde Cuenca, y en tan sólo 47 minutos por la A-40, llegamos al Monasterio de Uclés, más conocido como El Escorial de la Mancha.

Monasterio de Uclés

Monasterio de Uclés

En una localización privilegiada ya habitada por los celtíberos, y fortificada por el imperio islámico, se construyó este magnífico momonasterio durante más de dos siglos, desde 1.529 hasta 1.735, mezclando los estilos herreriano, plateresco y churrigueresco, que sin duda, merece la pena una visita. Te dejamos el enlace del ayuntamiento de Uclés para más información y para que veas los anuncios donde aparece el monasterio. ¡El de Aguila Ámstel es brutal!

2. Ciudad Encantada

En la Serranía de Cuenca, a 30 minutos de la capital conquense, encontramos la Ciudad Encantada, un paraje natural de pinares con formaciones rocosas que debido a la erosión, tienen curiosas formas de animales, caras, etc.

Ciudad Encantada

Los osos de la Ciudad Encantada

La entrada cuesta 5€, pero no esperes mucho más que un agradable paseo, aunque si viajas con niños puede ser un lugar perfecto para explicarles el fenómeno de la erosión en el tiempo. Otra propuesta, pero esta vez gratuita, para ver un paisaje similar es la zona de Las Majadas.

3. Torcas de Palancares

Recorriendo 22 kilómetros durante 25 minutos por la N-420 en dirección a Teruel, se encuentra el Parque Natural de Torca de Palancares y Ciudad Muerta, una excursión que en mi opinión imprescindible.

Torcas de Palancares

Torcas de Palancares

Una vez se llega al aparcamiento, siguiendo un fácil ruta de senderismo apta para todod los públicos y bien señalizada, podrás asombrarte con una curiosa formación geológica, las torcas o dolinas, 30 agujeros enormes de más de 90 m. de profundidad y de entre 0,3 hectáreas la más pequeña, la Torca de la Novia, hasta 10,25 hectáreas en el caso de la Torca Larga, producidos por un hundimiento del terreno hace 80 millones de años, a causa de la erosión del terreno por las aguas carbónicas subterráneas.

En otoño e invierno, los encontrarás llenos de agua, y los más impresionantes son la Torca del Lobo, la Torca del Agua, la Torca Rubia y la de la Novia.

4. Nacimiento del Río Cuervo

Uno de los tesoros de la Serranía de Cuenca es, sin duda, el Parque Natural del Nacimiento del Río Cuervo, esta vez un poquito más lejos, a una hora y diez minutos del ciudad.

 

Nacimiento del Río Cuervo

Nacimiento del Río Cuervo

Hay tres rutas de senderismo para visitarlo, el sendero del Nacimiento del Río Cuervo, de 1,5 km. y totalmente accesible, el sendero de la Turbera, que recorre la misma distancia que el anterior, y la senda del Pinar, de 11 km. La época más recomendable para conocer el lugar, es durante la primavera con sus cascadas llenas de agua por el deshielo, o durante el invierno, bien equipados, para ver las chorreras congeladas.

5. Ruta de las Caras de Buendía

A una hora de Cuenca, también tenemos la ruta de las Caras de Buendía, un agradable paseo circular de kilómetro y medio, entre pinos y con las preciosas vistas del Embalse de Buendía, en el que se pueden ver 18 esculturas talladas en las rocas.

Ruta Caras de Buendía

Caras de Buendía

Si lo tuyo es el senderismo, también puedes optar por una ruta circular más larga de 14 kilómetros desde el municipio de Buendía, en el que además de las Caras, podrás ver el Mirador Peña de la Virgen y algunos restos arqueológicos.

6. Parque Arqueológico de Segóbriga

La localidad de Saelices,  a 45 minutos de Cuenca por la A-40, alberga la ciudad romana de Segóbriga, y los restos mejor conservados de la meseta central.

Parque Arqueológico de Segóbriga

Parque Arqueológico de Segóbriga

De hecho, todavía podemos ver en pie el teatro, anfiteatro, las termas, el acueducto y restos de esta ciudad esplendorosa del siglo II a.C. La visita dura entre 2 y 4 horas, y el precio de la entrada cuesta 6€ y niños menores de 8 años gratis.

Si te interesa hacer una excursión por la Cuenca romana, reserva aquí y visita Segóbriga, el precioso mosaico de Noheda en un increíble estado de conservación, y las Minas de Lapis Specularis.

 

Sobre el autor

Cristina
Viajera de vocación y profesión, con estudios en la Diplomatura de Turismo, especializada en el asesoramiento y venta de viajes en agencias de viajes off-line y on-line, organizadora de las Tertulias Viajeras y sobre todo bloguera en Está en tu Mundo.

7 comentarios en "Qué ver en Cuenca y alrededores: los 16 mejores lugares que debes visitar"

  1. Casa Rural Cuenca | 18 septiembre, 2019 a 17:56 | Responder

    Gran recopilación de datos y lugares de mi querida Cuenca, aunque eché de menos un pequeño resumen de todo lo que tiene la provincia!!

  2. La fecha de la reconquista está mal. No es 1117, es 1177.

  3. Ciudad Encantada | 14 febrero, 2013 a 22:43 | Responder

    Buen articulo describiendo la historia de Cuenca,

    Para futuros viajes a Cuenca, te recomiendo que visites su rica provincia, sitios como la Ciudad Encantada, Los callejones de majadas, el nacimiento del rio cuervo y toda la parte de la Serranía Conquense.

    Yo vivo en cuenca, si quieres te puedo pasar fotos de Cuenca, en mi nick te deje mi email.

    SALUDOS.

  4. conrado siaz álvarez | 14 diciembre, 2012 a 12:05 | Responder

    cuenca Ciudad de los “encantos”, porque además de la Ciudad Encantada, en el término de Valdecabras, la misma ciudad en si es toda un encanto. Alguien ha dicho que Cuenca no es bastante con verla, sino que le gustaría llevarsela.

    Al final del Siglo XV, Cuenca tenía un peso especifico, económico y político, en el resto de España (Reino de Castilla), al nivel sde Murcia y superior a las Vascongadas y Cataluña. ¿Qué dicen ahora éstos con su falsa historia?, La Exportacion que hacía Castilla a Asia, en especial a China, eran las lanas de Cuenca “La Mesta”. Cuenca la Muy Noble y Leal, titulos que le dio Alfonso VIII a su reconquista en el año 1177. Otros títulos que después le dio Felipe V, por mantenerse Cuenca as su favor en la Guerra de Sucesión de 1700.

    La infamia del mal cantado “Crimen de Cuenca”, que hemos arrastrado por el Mundo y por España los Conquenses, quedó claro por Sentencia del Tribunal Supremo “Error Judicial” en el año 1926.

    Otro día más…

  5. Muy buen artículo

Responder a Ciudad Encantada Cancelar la respuesta

Tu email no se publicará


*