A un paso de Barcelona: 10 excursiones inolvidables

¡Cuán inagotable, sorprendente, histriónica y vibrante es Barcelona! Parece que nunca termináramos de conocerla. Pero también es interesarte escaparse un momento de la urbe y su ritmo arrollador, para conocer la cultura, la naturaleza y la historia en los alrededores de la gran ciudad.

En un abrir y cerrar de ojos, podrás conocer otra de las obras de arte de Gaudí, la meca española de la producción de cava, parques naturales, titánicos mercadillos, pueblos con aire mediterráneo, castillos llenos de leyendas y paisajes dignos de recordar.

A menos 100 kilómetros del centro megaturístico, tienes una gran variedad opciones para paseos de un día. Aquí te presentamos una selección de 10 paseos muy cercanos a Barcelona para completar tu viaje llevándote lo mejor de la esencia catalana.

1. Colonia Güell: otra muestra del legado inagotable de Gaudí

Cripta de la Colònia Güell

Cripta de la Colònia Güell

En las afueras de Barcelona, la atmosfera del siglo XIX aún se conserva intacta en las calles de este pueblo, que nació en 1870 como una colonia para los trabajadores del empresario y mecenas Eusebi Güell. Con el tiempo, las fábricas cercanas cerraron pero el pequeño conglomerado urbano se quedó con grandes joyas de los arquitectos modernistas de la época.

El plato fuerte de la Colonia Güell es la Cripta de Gaudí. Fue declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en el 2005 y es un ejemplo típico del trabajo de este arquitecto, construido con materiales de colores y texturas similares al suelo y la vegetación. Lo que verás es en realidad una pequeña parte de lo que iba a ser una gran iglesia para los trabajadores de la Colonia. Sin embargo, en 1914 – a tan solo seis años de la puesta en marcha – la familia Güell dejó de financiar la construcción y Gaudí abandonó el proyecto. Aun inacabada, es una verdadera obra de arte. Aquí puedes echar un vistazo al interior y al exterior de la singular obra. Pero recuerda: ¡una visita virtual no se compara con la real! ¡No queremos ser spoilers!

Hay más que ver. Te mencionamos por lo menos cuatro puntos dignos de incluir en tu caminata por la Colonia. La “Exposición Colonia Güell”, situada en el edificio de la antigua cooperativa que ofrece una visión global sobre el lugar, su gente y la obra de Antoni Gaudí. La “Ca l´Ordal”, que es el primer edificio de la zona residencial de la Colonia formado por tres casas unifamiliares y una fachada llena de detalles. La “Casa del Secretario”, una construcción de principios del siglo XX que fue originariamente la vivienda del Secretario del Ayuntamiento y actualmente es el Consultorio médico. Y, finalmente, la “Ca L’espinal”  que data del año 1900, era la casa del administrador de la fábrica y tiene un curioso mirador en forma de torreta medieval entre otros detalles arquitectónicos.

  • Cómo llegar: Las líneas S3, S4, S8 y S9 de los Ferrocarriles de la Generalitat parten desde Plaza España a la Estación Colonia Güell, con un recorrido de entre 20 y 30 minutos. En coche, son escasos 20 kilómetros desde Barcelona y el viaje te llevará una media hora y puedes alquilar un coche en Barcelona.
  • Cuándo: La Colonia y sus principales edificios pueden recorrerse las 24 horas del día. Pero si deseas visitar la Cripta, abre en días laborables de 10 a 17 horas.
  • Cuánto: Entrada general 8,50 €. Entrada + audioguía 9,50 €. Entrada + visita guiada Cripta 10 €. Entrada + visita guiada Colonia Güell 10 €. Entrada + ambas visitas guiadas (2 horas) 12 €. También hay una opción que incluye los billetes de ida y vuelta a Barcelona por 13,90 €. Puedes comprar las entradas aquí.

2. Bodegas de Sant Sadurni d’Anoia: la capital de las burbujas

Bodega Cavas Codorniu - San Sadurní de Noya

Bodega Cavas Codorniu – San Sadurní de Noya

¿Y por qué no darle lugar al enoturismo en una tierra donde se reúnen algunas de las mejores bodegas de cava del país? A solo 45 kilómetros de Barcelona nos recibe un magnífico paisaje de viñedos y joyas arquitectónicas que fue dejando la industria del cava en el lugar.

Lo que toca: un tour y cata por las bodegas más famosas de Sant Sadurni d’Ainoa. Las más populares son Codorníu y Freixenet, pero hay muchas más.

Codorníu refleja la historia de una familia de viticultores desde el siglo XVI y es la empresa familiar más antigua de España. El edificio es Monumento Histórico Artístico desde 1976 y el paseo por sus cavas subterráneas donde fermentan hace más de un siglo miles de litros de cava, es toda una experiencia. La visita guiada incluye una proyección audiovisual, una aproximación a la obra arquitectónica de Josep Puig i Cadafalch, la historia y patrimonio de la familia Codorníu, los jardines, el museo, la bodega y la exposición de maquinaria tradicional para el prensado y fermentación. En las cavas subterráneas, se realiza un recorrido en tren y, no podía faltar… ¡degustación de dos cavas de gama alta para finalizar!

En el caso de Freixenet, también se explica paso a paso el proceso de elaboración del cava, y se pueden disfrutar tanto la parte más antigua de las bodegas hasta la más nueva, “donde conviven tradición y tecnología punta”, en palabras de sus creadores. También se realiza un paseo en tren y termina con la esperada degustación de cavas.

Incluso si no eres fan de las burbujas, creemos que la visita a esta pequeña pero encantadora población vale la pena. ¡Siempre puedes evitar la degustación final o pedir mosto en su lugar!

  • Un tip: El mejor momento para visitar Sant Sadurní es a finales de verano, con la cosecha de la uva, las Ferias de Sant Sadurní y la Fiesta de la Filoxera.
  • Cómo llegar: La mejor opción de transporte público es el tren Cercanías R4 que te lleva de la Estación Barcelona Sants hasta Sant Sadurní en sólo 40 minutos. Si vas en coche, es más o menos el mismo tiempo de viaje por autopista AP-7.
  • Cuánto: En Freixenet, la entrada de adulto vale 15 €. De 9 a 17 años 10 € y menores de 8 años, gratis. Puedes hacer tu reserva aquí. En Codorníu, la entrada de adultos vale 16 €, de 8 a 17 años 12€ y menores de 7 años, gratis. Puedes hacer tu reserva y comprar tu entrada aquí.
  • Cuándo: Podrás elegir el horario al hacer tu reserva. En general, las bodegas abren de 10 a 18 horas.

3. Parque Natural del Montseny: paisajes para recordar

Parque natural del Montseny

Parque natural del Montseny

Una inolvidable escapada verde desde Barcelona: el Montseny. Se trata de un macizo montañoso formado por el Pla de la Calma (1.344 m), el turó de l’Home (1.706 m), las Agudes (1.706 m) y, finalmente, el turó de Matagalls (1.697 m). Sí, ¡no faltarán paisajes con esas alturas!

Una gran parte de este macizo se corresponde con Parque Natural del Montseny, que es una biosfera donde se pueden encontrar bosques de alcornocales, encinas, castaños, bosques de pino y abeto, dando paso a herbazales típicos de tierras altas. Entre su fauna se encuentran el lirón gris, el lagarto verde europeo, la serpiente de esculapio, el tritón pirenaico y una concurrida diversidad de mariposas.

En medio de este paraíso natural se ofrecen actividades como visitas guiadas, senderismo y cicloturismo, en medio de atractivos arquitectónicos como el Santuario de San Segimon y San Miquel, el Castell de Montsoriu o el Castell de Fluvià, por solo mencionar algunos.

  • ¡No te lo pierdas! Desde Cánovas, puedes hacer una ruta a pie para conocer el Castaño de Can Cuch, un árbol monumental de doce metros de perímetro, cuyo interior está hueco y por lo tanto dio lugar a la vivienda de un carbonero, con mesa, sillas ¡y hasta una chimenea!
  • Un tip: Puedes quedarte a hacer noche de camping. Hay cuatro sectores preparados para ello en un marco natural inigualable.
  • Cómo llegar: En coche, tienes un viaje de alrededor de una hora y 20 minutos, por la carretera C-17. Si vas en transporte público, dirígete a la estación de Clot y toma el tren con dirección Girona. En 50 minutos llegarás a Sant Celoni y desde allí podrás tomar un autobús a distintos puntos del Parque (Campings, la Ermita de Santa Fe del Montseny, pueblo de Montseny, etc).
  • Cuánto: La entrada al parque es gratuita, sólo se cobra entrada en ciertos museos o edificios. También ofrecen paquetes con diferentes experiencias y costos, que puedes ver aquí.

4. Mercantic: ideal para curiosos en Sant Cugat del Vallès

Mercados de Mercantic en San Cugat del Vallès

Mercados de Mercantic en San Cugat del Vallès

¿Cosas que puedes hacer en 30 minutos en Barcelona? Tomar una caña, esperar la comida, hacer filas, descifrar el mapa. O… ¡puedes usarlos para llegar a Mercantic en Sant Cugat del Vallès! Sí, a tan solo 30 minutos de la capital catalana, un espacio único, original y enorme dedicado a la compra venta de antigüedades, piezas vintage, artesanía y decoración.

Según el día de la semana – siempre es conveniente ir en sábado o domingo – reúne entre 150 y 300 comerciantes en el patio exterior y en pequeñas tiendas dentro de lo que antiguamente era una tejería de cerámica. Además, cuenta con una librería, “El siglo”, que reúne una mezcla muy atractiva: conciertos, vermuts y 150.000 libros antiguos y de ocasión.

Los objetos más insólitos e inimaginables se dan cita en más de 10.000 m2 para pasear, mirar, remover, comprar y por qué no, comer, ya que además cuenta con servicios de restauración y hostelería a diario. También hay músicos callejeros, espacios creativos y hasta clases de yoga.

¡Un viaje en el tiempo para todos los gustos!

  • Cómo llegar: Son sólo 45 minutos de tren, tomando la Línea S2, S6 parada Volpelleres. En coche, te llevará aproximadamente 30 minutos, tomando la carretera C-16.
  • Cuándo: De martes a sábados de 10 a 20 horas, domingos de 10 a 16 horas. Lunes, cerrado. Lo ideal es visitarlo los fines de semana, ya que hay más “xiringuitos”.
  • Cuánto: La entrada es gratuita, excepto los domingos de 11 a 14 horas, que se cobra 2 €.
  • Un tip: No te olvides de ver Sant Cugat del Vallès cuando estés allí.

5. Montserrat: mucho más que montaña

Monasterio de Montserrat

Monasterio de Montserrat

Montserrat es un enorme macizo rocoso, el más importante y querido por los catalanes. Pero el principal atractivo de este conjunto montañoso, además de su belleza natural, es el monasterio, dedicado a la Mare de Déu de Montserrat, construido en el siglo XI. Su comunidad actual está formada por un centenar de monjes que se rigen según la Regla de San Benito (s. VI) y la visita es muy recomendable.

A 720 de altitud, este símbolo de Cataluña, se ha convertido en un punto de peregrinaje y una cita obligada para los viajeros. De hecho, recibe 2,5 millones de turistas al año.

Cuenta la leyenda que se encontró la imagen de la virgen en la Santa Cueva de Montserrat y por ello, además del Monasterio, la montaña tiene bastantes pequeñas iglesias y ermitas. También puedes visitar el Museo (donde se reúne una ecléctica colección de 1700 obras que van desde un sarcófago egipcio hasta pinturas del siglo XX), llegar al Mirador Sant Jeroni, que es el pico más alto del Montserrat, con una altura de 1.236 metros y llevarte unas vistas inolvidables, tomar algunas de las tres líneas de funicular o recorrer el Camino de los Degotalls.

  • Cómo llegar: Si vas en coche, tienes una hora y diez minutos de viaje por la carretera C58. De lo contrario, la opción más rápida y cómoda para hacer este paseo en un día es el Monserrat Exprés, que incluye billete de ida y vuelta en ferrocarril y tren cremallera Barcelona-Montserrat con salidas desde Plaça Espanya, la guía del santuario de Montserrat, una degustación de licores típicos y la audioguía en 8 idiomas. Puedes ver más información y la tarifa aquí.
  • Cuándo: Los horarios del Museo de Monserrat son, de lunes a viernes, de 10 a 17:45 horas, y los fines de semana y festivos, de 10 a 18:45 horas.
  • Cuánto: El precio de la entrada al Museo de Monserrat es de 7 € para los adultos y 4 € para niños de 8 a 16 años. Para el Monasterio, existen varias opciones que van desde la entrada simple hasta paquetes con transporte y comida. Puedes ver toda la oferta y comprar las entradas aquí.
  • ¿Un adelanto? Aquí puedes realizar una visita virtual.

6. Sitges: la Saint Tropez de España

Sitges de noche

Sitges de noche

Una apacible ciudad costera, con edificios modernistas y casitas blancas que miran al mar, a poco más de 40 kilómetros de Barcelona. ¡Atrévete a una escapada a Sitges!

Aunque se ha hecho famosa por el Festival Internacional de Cine que celebra cada año, también es cierto que se ha puesto de moda en el último lustro y ofrece cada vez más atractivos a los viajeros, volviéndose poco a poco en un destino seductor para quienes llegan a Barcelona y quieren ver otra cara del mar.

Disfruta de un paseo por el casco histórico, donde predomina el estilo modernista en preciosas construcciones. Más cerca del mar, verás las típicas casitas blancas que eran originariamente de los pescadores y ahora se han vuelto bonitas estancias reformadas donde cualquiera quisiera pasar una estadía.

También puedes visitar el Palau Maricel, un lujoso edificio que originalmente albergaba ocho casas de pescadores, hasta que un coleccionista de arte lo compró para forjar allí su museo privado, que hoy puede visitarse.

Otros puntos de interés son el Museo Cau Ferrat (que conserva obras de Picasso y El Greco) y por supuesto, el Paseo Marítimo de Sitges, donde se forman postales con las mansiones tipo villa colonial que miran al mar.

El cuidado diseño de cada rincón, la amabilidad de sus pobladores, la playa y el inigualable estilo arquitectónico, invitan a pasar (por lo menos) un día memorable en Sitges.

  • Cómo llegar: Desde la Estación de Sants, toma la linea R2S. En poco más de 30 minutos llegas a la Estación de Sitges y desde allí, puedes moverte a pie sin dificultad. Si vas en coche, el tiempo de viaje es similar por la carretera C-32, que te dejará ver de vez en cuando el mar.
  • Un tip: Si deseas visitar el Palau Maricel aquí puedes consultar los precios, horarios y obtener más información sobre la exhibición. En el caso del Museo Cau Ferrat, en estos enlaces puedes ver los horarios y tarifas.

7. Manresa: medieval, modernista e inolvidable

La Seu de Manresa de noche

La Seu de Manresa por la noche

Esta pintoresca ciudad sobre el río Cardener, esconde un rico pasado medieval y un preciado patrimonio histórico-artístico que vale la pena descubrir.

Para los amantes del arte modernista, este paseo ofrece ejemplares como los que se encuentran en el Passeig Pere III, un claro reflejo de los caprichos que podían darse la burguesía catalana por aquel entonces: la Casa Lluvià, la Casa Gabernet Espanyol, el Casal Regionalista y el casino en el número 27 de esta avenida, despiertan admiración. La Plaza Sant Domènec, por su parte, es un testimonio del crecimiento de los siglos XIX y XX con la Casa Torrents o en Cal Jorba (estilo art decò).

Para los amantes de los paseos en contacto con la naturaleza, la ciudad ha preparado el Parc de la Sèquia, una antigua acequia medieval ahora convertida en ruta natural de casi 26 kilómetros a puro verde, ¡perfecta para bicicletear!

Y para quienes los seduce un viaje a la Edad Media, qué tal un paseo por Carrer del Balç que permanece intacta desde aquella época y se adentra en las entrañas de la ciudad.

Manresa tiene una gran cantidad de opciones para todos los gustos e interesas…y está a solo 55 kilómetros del centro de Barcelona.

  • Cómo llegar: En coche, irás por la carretera C-16 durante unos 50 minutos para llegar a Manresa. También puedes ir en tren desde Barcelona-Sants tomando la línea R4 en dirección a Manresa, cuyo trayecto demora poco menos de hora y media.
  • Y si te queda tiempo… A 10 minutos en coche desde Manresa puedes conocer el Plà de Bages, una zona rica en viñedos y olivares, con tentadoras propuestas enoturísticas y una joya del románico con uno de los mejores claustros de Catalunya: el Monasterio de Sant Benet de Bages en Sant Fruitós de Bages.

8. Castillo de Cardona: donde habitaron “los reyes sin corona”

Parador de Cardona

Parador de Cardona

Hace nada más y nada menos que 2500 años, comenzó a construirse el imponente castillo que te está esperando en Cardona, a 90 kilómetros de Barcelona.

Durante la Edad Media fue la residencia de la familia cuyo apellido da nombre a esta fortaleza que ha sobrevivido varios asedios y batallas a lo largo de su historia. ¿Estás listo para conocerla?

Los Señores de Cardona residieron allí entre los siglos XI y XV. Desde sus torres no perdían de vista el Valle Salino de Cardona, de donde provenía su inmensa fortuna. Llegaron a ser tan ricos y poderosos que se los conocía como “los reyes sin corona”.

Actualmente el castillo alberga un lujoso Parador, pero si no te alojas en él tendrás acceso de todos modos gracias a las visitas guiadas, en las cuales podrás ver la Torre de la Minyona (parte más antigua conservada y nido de leyendas), el patio de armas con su pozo, la Colegiata de Sant Vicenç (de estilo románico y gótico donde descansan el duque Ferran de Cardona y su esposa) y otros interesantes puntos de interés.

Sin dudas, es uno de los castillos más bonitos e interesantes de Catalunya. ¡No te arrepentirás!

  • Cómo llegar: Si vas en coche, debes tomar la C-16 hasta Manresa y la C-55 dirección Solsona. El recorrido lleva una hora y veinte, aproximadamente. En transporte público, la mejor opción es el autobús de ALSA desde la Estació del Nord directo hasta Cardona, con una duración de una hora y 45 minutos y un costo aproximado de 12,50 € por trayecto.
  • Cuándo: Aunque la zona abierta amurallada es de libre acceso todos los días, si deseas entrar al castillo con una visita, deberás hacerlo los sábados y domingos a las 11 horas (en castellano), o a las 13 y 16:30 horas (en catalán).
  • Cuánto: La entrada general cuesta 6 €, pero hay opciones de valor reducido. Puedes ver los precios y comprar tus entradas en este enlace.
  • Un tip: Si madrugas, podrás visitar Manresa y el Castillo en un mismo día, aprovechando la poca distancia entre ellos.
  • ¡No te lo pierdas! La visita teatralizada, es muy recomendable. ¡Echa un vistazo!

9. Rupit: un viaje en el tiempo

Calles de Rupit

Calles de Rupit

Si quieres conocer uno de los pueblos más bonitos de Catalunya donde el paisaje abraza lo rústico con lo natural, Rupit i Pruit te está esperando.

Aunque su origen es medieval, la mayor parte de las casas de piedra que marcan su personalidad datan de los siglos XVI y XVI. ¡Y ningún motor te recordará que estamos en el 2019! Si vas en automóvil, deberás dejarlo en el parking de la entrada (3 €), donde también encontrarás una caseta de información turística.

A partir de allí, todo es dejarte llevar por sus callejuelas, paisajes y miradores. Te recomendamos cruzar el puente colgante de cuerdas para llegar al núcleo urbano y adentrarte en la calle Barbacana, que es el corazón de este pueblo. Llegarás a la Plaza Mayor con sus preciosas fachadas de piedra, balcones rebozados de flores y enormes puertas de madera (¡Algunas tienen la fecha de construcción!)

También conocerás la Iglesia de San Miguel que es originaria del siglo XIII y exhibe un inconfundible estilo barroco. A tomar aire y subir por la calle del Fossar a la parte más alta del pueblo. Nunca fue tan cierto aquello de que el esfuerzo vale la pena: ¡las vistas son espléndidas!

  • Cómo llegar: ¡Lo sentimos! Por 9 kilómetros hemos roto nuestra promesa inicial de recomendarte escapadas a menos de 100 kilómetros de Barcelona. Pero estamos seguros que no te importará… Es realmente bello y está lleno de historias por descubrir.

Si vas en automóvil, deberás conducir una hora y 40 minutos por las carreteras C-17 y C-153.  En transporte público, deberás analizar la posibilidad de pasar una noche en el pueblo, ya que el trayecto en tren o en bus lleva más de tres horas y por eso te recomendamos alquilar un coche.

10. Terrassa

Masia Freixa en Terrassa

Masia Freixa en Terrassa

A mediados del siglo XIX, esta ciudad llenaba de humo el cielo y la vibración de sus motores se escuchaba a lo lejos: era uno de los referentes más importantes de la indutrialización española. Ya sólo por ese motivo, vale la pena conocerla. Pero es solo el comienzo…

Y es que además de su evidente sello industrial, Terrassa muestra restos de todas las civilizaciones que la habitaron: íberos, romanos, paleocristianos, visigodos, románicos y góticos.

Por si fuera poco, pasó por allí un genio como el arquitecto Lluis Muncunill (algo así como el Gaudí de Terrassa) que dejó su marca registrada en 16 edificios de la ciudad, desde  confiterías y fábricas de vapor hasta palacios y el nuevo ayuntamiento. Uno de ellos, ha sido reciclado para convertirse en el Museo de Ciencia y Tecnología de Cataluña, que es reconocido como uno de los mejores en el sector.

Todo confluye en una ciudad ecléctica y vibrante, con un marco natural digno de explorar. ¿Hacen falta más motivos para visitarla?

  • Cómo llegar: Sólo 36 kilómetros la separan del centro de Barcelona. En coche, unos 40 minutos por la C-58. En tren, deberás tomar la línea R4 en Sants con dirección a Terrasa, cuyo recorrido es de 50 minutos.
  • Un dato curioso: Entre sus marcas de la pujanza industrial, se destaca la chimenea Bòbila Almirall, que según el libro Guinness de los récords es la chimenea con escalera de caracol exterior más alta del mundo… ¡74 metros!

Sobre el autor

David
Ingeniero informático de profesión y viajero de vocación. Made in Kenya

Tu comentario será el primero on "A un paso de Barcelona: 10 excursiones inolvidables"

Deja un comentario

Tu email no se publicará


*