Qué ver en las Rías Bajas: los 15 espectáculos naturales que no te debes perder

Galicia es un paraíso natural perfecto par disfrutar unas vacaciones inolvidables, con preciosos pueblos, imponentes ciudades, multitud de espectáculos de la naturaleza, y sobre todo una rica y variada gastronomía en la que merece la pena detenerse. En este caso, y basándonos en la experiencia de nuestras últimas vacaciones, hemos decidido escribir un artículo sobre esos lugares impresionantes que no te debes perder si viajas a las Rías Bajas, y tu motivación principal es dejarte seducir por su naturaleza, y alejarte de las grandes ciudades y pueblos.

Antes de comenzar un viaje, en especial en estas épocas de COVID, te recomendamos contratar un seguro de viaje para ir cubierto y asistido ante cualquier incidente que pueda acontecer, o consulta las coberturas de tu seguro de vida u hogar, que en ocasiones pueden ayudarte en caso de repatriación, robos de las tarjetas de crédito, etc.

Qué ver en las Rías Bajas

1. Dunas de Corrubedo

A pesar de que había estado varias veces en Galicia, hasta esta última vez no había oído hablar de las Dunas de Corrubedo, las cuales me impactaron y me recordaron una vez más la diversidad de paisajes que tiene España.

Complejo dunar en España

Dunas de Corrubedo

El Parque Nacional de Corrubedo, es un conjunto geológico que se formó hace mas de 12.000 años, y en el que tan sólo 996 hectáreas alberga dos lagunas, Vixán de agua dulce y Carregal de agua salada, rodeadas de humedales de gran importancia con observatorio de aves, una increíble duna de 1 km. de largo y 15 m. de alto, de la que se pueden obtener unas preciosas fotografías desde el mirador de Piedra da Ra, y la relajante playa de Corrubedo, continuación de los arenales de Ladeira y de O Vilar, donde tienes que pararte a darte un baño de lo más refrescante.

2. Cascada de Ézaro

La Cascada de Ézaro es el impresionante lugar donde el río Xallas desemboca en el oceáno Atlántico, cayendo desde una altura de más de 40 m. hasta el cañón situado a los pies del Monte Pindo. Presume de ser la única cascada de Europa que cae directamente al mar, y es un lugar precioso, convirtiéndose en una visita muy recomendable.

Cascadas en Galicia en España

Cascada de Ézaro

Además, también allí, se puede aprender en el Museo de la Electricidad en lo que era la antigua Central de O Pindo, la cual generaba la electricidad que se usaba en toda la comarca durante el siglo pasado, ver las turbinas y entender el funcionamiento de la misma.

Antes de dejar este lugar, no dudes en subir al Mirador de Ézaro desde donde tendrás unas vistas impresionantes de la desembocadura del río Xallas, el embalse de Santa Uxía, las islas Lobeiras y si está despejado hasta del Cabo de Finisterre.

3. Isla de Arousa

La Isla de Arousa es un pequeño municipio que tienes que visitar si viajas a Galicia, recorriendo uno de los puentes más largos de Europa con una longitud de 2 km., que te lleva hasta esta pequeña isla que es todo un paraíso natural con 36 km. de playas y calas de arena fina y blanca.

Playas de Galicia

Faro de Isla de Arousa

Los lugares que no debes perderte si llegas hasta aquí son el Faro de Punta do Cabalo con mucho encanto, el islote Areoso, el Parque Natural del Carreirón en el sur de la isla y protegido por ser hogar de multitud de aves como la garza real, y el Mirador O Con Do Forno desde conseguirás una espectacular panorámica.

Por último, te recomiendo que comas en uno de sus magníficos restaurantes el marisco del que presume toda España, como por ejemplo el exquisito arroz caldoso del restaurante O Tuno.

4. Castro de Baroña

El Castro de Baroña, el mejor conservado de Galicia, se encuentra en el municipio de Porto do Son, es un asentamiento de la Edad de Bronce que estuvo habitado entre el siglo I a.C. y el siglo I d.C. en una península rodeada por el mar, lo que junto a la antigüedad del lugar, le confiere un carácter especial y lo convierte en un sitio perfecto para ver atardecer con el océano Atlántico de fondo, en la ría de Muros y Noia.

Asentamiento de la edad de bronce

Castro de Baroña

La entrada es gratuita, y todavía se pueden ver perfectamente su foso, un par de muros defensivos, las escaleras de entrada a la ciudad, 20 viviendas circulares y ovaladas de diferentes tamaños, y lo que pudo ser una forja, ya que se han encontrado restos de que existía actividad metalúrgica, minera e incluso textil. También se sabe que se alimentaban de pescado y marisco por artilugios de pesca hallados, y que había actividad ganadera con ovejas y cabras, aunque tenían que buscar el agua fuera del poblado, como indica la falta de manantiales o sitios de almacenamiento para la misma. ¡Sin duda, una visita muy recomendable!

5. Parque Natural del Río Barosa

En la localidad de Barro, a poco más de media hora desde Vigo, encontramos el Parque Natural del Río Barosa, en donde lo más destacable es su cascada que salva 60 m. de altura, y alrededor de la cual encontramos 14 antiguos molinos, de los cuales un par de ellos han sido restaurados y convertidos en restaurantes donde disfrutar de la riquísima gastronomía gallega.

Parque Natural del Río Barosa

Molinos del río Barosa

También hay un sendero de baja dificultad que nos guía por este precioso conjunto de naturaleza y arquitectura rural, rodeando el río por ambas riveras, merenderos, y un parque infantil, que lo hace perfecto para pasar el día, sobre todo en verano, cuando además te podrás dar un refrescante baño.

6. Las Islas Cíes

Las Islas Cíes y las Islas Ons, son algunos de los archipiélagos que conforman el Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia, junto con las Islas de Sálvora y Cortegada, un increíble paraíso natural que presume de ser uno de los más hermosos de España, y al que con suerte llegarás acompañado de delfines.

Playas del caribe gallego

Playa de Rodas en las Islas Cíes

Las Islas Cíes están formadas por tres islas, Monteagudo, O Faro y San Martiño, las dos primeras unidas por un largo arenal llamado Playa de las Rodas, con un precioso embarcadero donde atracan los barcos que te traen desde Vigo, Baiona o Cangas, y considerada una de las mejores playas del mundo según The Guardian. aunque también os recomiendo la playa de Figueiras. Pero las Islas Cíes ofrecen mucho más que playas pardisíacas de arena blanca y aguas cristalinas, sino actividades como buceo, avistamiento de aves, y por supuesto senderismo, a través de las 4 rutas señalizadas para conocer la isla, aunque si tienes que elegir no te puedes perder la del Faro.

Si quieres disfrutar de esta maravilla natural, reserva con la mayor antelación posible el ferry de ida y vuelta en el mismo día, que incluye el permiso de acceso de la Xunta de Galicia. Comprueba los precios y la disponibilidad aquí.

7. Las Islas Ons

Las Islas Ons no tienen nada que envidiar a sus vecinas, ya que aunque de menor altura, también gozan de playas espectaculares como la Playa de Área dos Cans, con un sarcófago medieval que se puede ver durante la marea baja, la Playa del Canixol cerca de las ruinas de un castro y el cementerio, la playa nudista de Mélide, o Pereiró entre otras, sino un enigmático faro, el mirador de Fedorento que regala una increíble panorámica de la isla Onza y las Cíes, sus cuatro rutas de senderismo, el pequeño pueblo con su antigua y original iglesia, observar la vida de todo tipo de aves, y todo esto, con muchos menos turistas que en las Islas Cíes. Los barcos salen desde Bueu o Sanxenxo.

Faros de Galicia en España

Faro de las Islas Ons

8. Ruta de la Piedra y el Agua

El viejo camino que utilizaban los peregrinos para ir desde Ribadumia hasta el Monasterio de Armenteira, de casi 7 km., ha sido rehabilitado y convertido en lo que hoy se conoce como la Ruta da Pedra e da Agua, que está dividida en dos etapas que pasan por paisajes de cuento.

Senderismo en las Rías Bajas en Galicia

Ruta de la Piedra y el Agua

La primera etapa, de unos 2,5 kilómetros, sigue el curso del río Armenteira, un paseo agradable sin ninguna dificultad, en el que se pueden ver los molinos de Barrantes, algunos de ellos restaurados, y pasando la población de Meis, los molinos de Serén, hasta llegar a la “Aldea Labrega“, con estatuas de granito representando la vida cotidiana gallega.  La segunda parte de la ruta es de dificultad moderada, adentrándose en plena naturaleza con una exuberante vegetación hasta llegar al Monasterio de Armenteira, que data del siglo XII, y a un bar donde reponer fuerzas.

9. Finisterre

Si alguien te dice alguna vez, contigo al fin del mundo, no tengas duda de que acabarás en el Cabo de Finisterre, bautizado como el Fin de la Tierra por los romanos cuando llegaron a la antigua Gallaecia y vieron el fantástico atardecer del que todavía se puede seguir disfrutando, y como el sol desaparecía en el mar. Sin duda, una experiencia inolvidable encontrarse allí, justo antes de que se encienda el faro de mediados del siglo XIX.

Además, es el kilómetro cero del Camino de Santiago, donde muchos peregrinos terminan antes de la vuelta a casa, y realizan rituales purificadores que simbolizan el comienzo de un nuevo renacer, como quemar sus botas, calcetines o bañarse antes de llegar en la Playa da Langosteira.

10. Molinos de Folón y Picón

Ruta de senderismo en Galicia

Molinos de Folón y Picón

Otra lugar que merece la pena una visita es la Ruta de los Molinos de Folón y Picón, en la población de O Rosal en Pontevedra, que se recorren a través de un sendero circular de 3,5 km., de baja dificultad tardando en completarse aproximadamente 1 hora y media, durante las que nuestros sentidos se verán abrumados con el sonido del agua al caer con fuerza, los pájaros, el balar de las ovejas, unas impresionantes vistas del Bajo Miño y sobre todo un total de 60 molinos a orillas de ambos ríos Folón y Picón declarados Bienes de Interés Cultural por la Junta de Galicia.

11. Santa Tecla

Qué ver en las Rías Bajas en Galicia

Castro de Santa Tecla

Otro de esos lugares especiales de Galicia, es sin duda el monte de Santa Tecla, que se levanta a 341m. de altura sobre el nivel del mar regalando unas preciosas vistas del río Miño, y de nuestro vecino Portugal, pero además nos ofrece la posibilidad de visitar el castro de Santa Tecla, uno de los más importantes poblados galaico-romanos de los que se tiene constancia, habitado entre el siglo I a.C. y el I d.C., del que todavía se conservan numerosas viviendas de piedra con planta circular y ovalada, así como parte de la muralla que protegía la localidad, así como el Santuario de la Virgen de Santa Tegra, construido en el siglo XII y bastante frecuentado debido a la gran devoción que le profesan los ciudadanos de A Guarda, el pueblo más cercano a 2,5 kilómetros de distancia.

12. Isla de San Simón

Qué ver en las Rías Bajas en Galicia

Isla de San Simón

Un atractivo turístico de las Rías Bajas poco conocido, incluso para los gallegos, es la Isla de San Simón, y puedo asegurarte que su visita merece mucho la pena, por su idílico enclave en medio de las aguas del Océano Atlántico, muy próximo a Redondela, pero sobre todo por su triste, pero a la vez fascinante historia, que comienza con los monjes benedictinos en el siglo X, seguidos por caballeros templarios que lo usaban como lugar de retiro, tal y como indican los restos de su ermita. En el siglo XVI fue arrasada por el corsario inglés Francis Drake en el siglo XVI, y posteriormente, ya en el siglo XIX fue usado como leprosería y residencia para los marineros que tenían que pasar cuarentena antes de entrar en la península, y acabar de la peor forma posible, siendo campo de concentración franquista desde 1.936 hasta 1.943 y siendo testigo de un horrible pasaje de la historia, donde se dejaba morir de hambre a los presos, se les ejecutaba masivamente durante las noches, entre otras muchas barbaries. Curiosamente, tiempo después el mismo Francisco Franco lo utilizó para pasar sus vacaciones, y hoy en día, acoge el Festival de Música Sinsal.

13. Parque arqueológico de Campo Lameiro

Qué ver en las Rías Bajas en Galicia

Petroglifos de Campo Lameiro

En la localidad de Campo Lameiro, en la provincia de Pontevedra, se encuentra el Parque Arqueológico de Campo Lameiro, una extensión de 21,8 hectáreas convertidas en un museo de arte rupestre al aire libre, con más de 100 grabados en la roca de gran valor, que se puede descubrir a través de un itinerario de 3 kilómetros apto para todos los públicos, que termina en la recreación de una aldea de la Edad de Bronce.

Qué hacer en las Rías Bajas

14. Ver atardecer en Cabo Home

Qué hacer en las Rías Bajas en Galiciajas

Atardecer en Cabo Home

El atardecer es sin duda el momento más mágico en el día, y si estás en las Rías Bajas aún más, puesto que el sol siempre se pone por el mar, regalándonos unas estampas alucinantes. Si te gusta cazar atardeceres tanto como a mí, no puedes dejar de ir a Cabo Home, disfrutar con los colores que nos va ofreciendo el paisaje, y aprovechar el fotogénico Mirador de la Caracola. Desde allí, comienza un sendero circular o Senda da Costeira, de unos 5 kilómetros, muy recomendables para conocer todos los encantos de la Costa da Vela.

15. Fiesta Vikinga de Catoira

Qué ver en las Rías Bajas en Galicia

Desembarco vikingo en Catoira

Si te encuentras de viaje por las Rías Bajas el primer domingo de agosto, no debes perderte la romería vikinga de Catoira, una de las fiestas más divertidas de Galicia, que se lleva celebrando desde el año 1.960 para conmemorar los desembarcos normandos de los siglos IX y X, con pretensiones de conquistar toda Galicia navegando el río Ulla hasta Santiago de Compostela, aunque no con demasiado éxito. La fiesta es impresionante, con réplicas auténticas de embarcaciones vikingas, el marco incomparable de las Torres del Oeste y mucho derramamiento de vino, convirtiéndose en Fiesta de Interés Turístico Internacional en 2.002.

Sobre el autor

Cristina
Viajera de vocación y profesión, con estudios en la Diplomatura de Turismo, especializada en el asesoramiento y venta de viajes en agencias de viajes off-line y on-line, organizadora de las Tertulias Viajeras y sobre todo bloguera en Está en tu Mundo.

Deja un comentario

Tu email no se publicará


*