Qué ver en Budapest: los 16 mejores lugares que no te debes perder

La capital de Hungría, con menos de 2 millones de habitantes, es un destino vibrante, económico y más que recomendable para un viaje tanto en pareja, como con la familia o amigos, no sólo por los monumentos y lugares que se pueden visitar, sino por la multitud de actividades que ofrece.

El romántico río Danubio

Panorámica de Budapest

Por ello, intenta que tu escapada no sea demasiado corta, al menos de 3 ó 4 días, y aún así con toda probabilidad te quedarás con ganas de más. Para que no te pierdas los mejores lugares que ver en Budapest, hemos hecho un listado que puedes ver a continuación.

Guia de Budapest

Cómo llegar desde el aeropuerto

El aeropuerto de Budapest Liszt Ferenc, anteriormente conocido como Ferihegy Airport, se encuentra a 16 km. del centro de la ciudad, y está relativamente bastante bien conectado.

Autobús

Como es habitual en la mayor parte de las ciudades de Europa, el autobús es la forma más económica para llegar al centro de la ciudad. La línea que realiza este servicio es la 200E que nos dejará en la parada de metro de la línea 3 Hátar út, desde la cual podremos conectar con la céntrica estación de Deák Ferenc ter. Las paradas están afuera de las terminales 1 y 2, y el recorrido tiene una duración de 25 minutos, y tiene un precio de 320 HUF, que serían aproximadamente 1,10 €.

Desde la terminal 1, también podéis tomar la línea 93 que hace el mismo itinerario por el mismo precio. Lo más recomendable es adquirir un bono de transporte de 1 día, que cuesta 1.550 florines, algo más de 5 €, y con el que podréis usar los autobuses, el metro y el tranvía. El horario de estos autobuses es de 5 a 1.15 h.

Tren

El tren sale desde la terminal 1, puesto que si vuestro vuelo llega a esta terminal, esta será la opción más cómoda, ya que en tan sólo 25 minutos y con un coste de 300 HUF, estaremos en la estación de Nyugati en pleno centro de la ciudad. Si vuestro vuelo llega a la terminal 2 podéis llegar hasta la estación de tren con el autobús del que hemos hablado anteriormente, el 200E, aunque realmente no creo que compense.

Taxi

El taxi es sin duda la opción más cómoda, y por un precio de entre 15 € y 22 € podréis llegar a vuestro hotel en el centro de la ciudad. Lo más aconsejable desde el aeropuerto es acordar el precio antes de salir, de hecho, hay oficinas de pre-pago de taxis, con lo que os evitaréis cualquier problema. Los taxis aceptan euros, aunque en este caso, se paga un poco más. Teniendo en cuenta que el cambio es peor en el aeropuerto que en el centro de la ciudad, lo más aconsejable es sacar dinero directamente con la tarjeta de débito en el aeropuerto.

Traslados en Minibus

Probablemente cuando lleguéis al aeropuerto de Budapest veréis las oficinas de Airport Shuttle Minibus, los cuales nos prestan el servicio de llevarnos a nuestro hotel en minibuses de 8 y 10 plazas, o en autobuses de 30 y 50 plazas. Desde mi punto de vista, no merece la pena contratar este medio de transporte para llegar al centro de la ciudad, puesto que tiene un precio de unos 10 € (3.000 huf) aproximadamente, pero perderéis mucho tiempo dejando al resto de pasajeros en sus hoteles.

Otra cosa diferente, son los traslados que proporciona la aerolínea de bajo coste Wizzair, que por 4 € nos lleva hasta el centro de la ciudad, finalizando su trayecto en Madách Square, y que si es aconsejable, en especial si llegáis tarde durante la noche.

Hoteles en Budapest

Esta vez la elección fue un hostal de 3 estrellas, llamado Central 21 Hotel, que tiene una fantástica relación calidad-precio y está situado en una zona tranquila, pero cerca y muy bien conectada con el centro a través de tranvía, autobús, metro y estación de tren.

Dónde dormir en Budapest

Habitación del Hotel Central 21

La entrada es a un portal antiguo al cual se accede a través de una vieja puerta de madera, pero no os dejéis engañar por el aspecto triste y deteriorado del mismo, ya que una vez lleguéis a la primera planta, encontraréis una fantástica, nueva y moderna recepción que funciona 24 h., con un personal muy amable que os facilitará vuestra habitación y os ayudará con cualquier cosa que se pueda necesitar.

Las habitaciones completamente nuevas, aunque más bien pequeñas, y con una cama realmente cómoda y amplia, televisión, mini bar y un baño totalmente reformado, en la que tuve una estancia excepcional.

Sin duda, os recomiendo el Central 21 Hotel, pero no puedo decir lo mismo del desayuno buffet, que aunque sólo costaba 3 € por persona, lo encontré un poco justo, pudiendo hacerlo mucho mejor por ese precio fuera del hotel.

Si estás buscando hotel en Budapest, encuentra todas las opciones al mejor precio aquí.

Qué ver en Budapest

Budapest es una preciosa ciudad creada por la unión en 1.873 de dos ciudades Buda y Pest, separadas por el impresionante río Danubio, el cual otorga al lugar de unas increíbles vistas, prácticamente desde cualquier punto, y que en seguida te enamorará. Pero además, la capital de Hungría es mucho más que un Patrimonio Cultural impresionante, sino una ciudad llena de ambiente, sorpresas, una exquisita gastronomía, gente de lo más hospitalaria, y planes para todos los gustos. Para una primera toma de contacto con la ciudad, puedes contar con la ayuda de un free tour por Budapest, gracias a GuruWalk, y  luego, seguir profundizando.

Qué ver en la capital de Hungría

Turismo en Budapest

Por todo esto, hemos decidido hacer un listado con los 16 lugares que tienes que ver en Budapest, para que no te pierdas ningún lugar que realmente merezca la pena visitar, que son los siguientes:

1. Parlamento de Budapest

Qué ver en Budapest

Parlamento de Hungría

  • Horarios de las visitas guiadas en español: 10.45 h. y 16.15 h.
  • Precio de la entrada: 15€ por adulto

Es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, tal y como se pretendía cuando se construyó en el año 1.902, mostrando así al mundo el poder económico del país, considerándose el más grande de la época. Incluso en la actualidad, sigue siendo el tercer edificio del parlamento más grande del mundo, después del de Rumanía y Argentina, con 691 habitaciones y más de 20 km. de escaleras.

La visita por supuesto es obligatoria si viajas a Budapest, para poder ver su interior decorado en mármol y oro, su gran escalera principal con la solemne alfombra roja, la Antigua Cámara Alta, que a día de hoy sólo se usa para el turismo, y la Sala de la Cúpula con 96 m. de altura que alberga las joyas de la corona.

Su ubicación es realmente privilegiada a orillas del Río Danubio, en la parada de Kossuth Lajos ter, a la que llegan la línea M2 de metro, el tranvía 2A, los trolebuses 70 y 78 y el autobús número 15. Las mejores recomendaciones que puedo darte es que reserves tu entrada con antelación, ya que no encontrarás disponibilidad de un día para otro, ten en cuenta que está cerrado los sábados por la tarde, y no dejes la visita para el último día por si estuviera cerrado por cualquier acto oficial.

Qué ver en Budapest

Monumento de los Zapatos

Justo al lado, tenemos el Monumento de los Zapatos, uno de los más conmovedores de la ciudad, puesto que a través de unas sencillas botas y zapatos de hierro forjado, se homenajea a miles de judíos fusilados en 1.940, a los que se les ordenaba quitarse los zapatos justo antes de caer al río  sin vida.

2. Puente de las Cadenas

Qué ver en Budapest

Puente de las Cadenas

Dando un agradable paseo desde el Parlamento, llegamos al majestuoso Puente de las Cadenas, el más antiguo de la ciudad, creado en 1.849 para facilitar el paso de los habitantes de Buda y Pest, que hasta entonces sólo podían ir de un lado a otro en barca o cuando el río estaba congelado.

Al igual que la mayoría de los monumentos de Budapest, fue restaurado después de la Segunda Guerra Mundial, cuando todos los puentes de la ciudad fueron destruidos, y aún asegura al visitante unas preciosas fotos con vistas del Castillo al fondo. Por supuesto, te aconsejamos que no dejes de visitar las orillas del río y sus numerosos puentes, como el espléndido Puente de la Libertad, el Puente Elisabeth o el Puente Margarita.

Si no os animáis ir dando un paseo, la parada de metro más cercana es Vörösmarty tér, en la línea 1.

3. Castillo de Buda

Qué ver en Budapest

Castillo de Buda a orillas del Danubio

Sobre la colina domina la ciudad el Castillo de Buda o Palacio Real de Budapest, ya que antiguamente se utilizó como la residencia oficial de la monarquía húngara y alberga la Biblioteca Scéchenyi, la Galería Nacional y el Museo de Historia de Budapest.

El castillo original fue edificado en el siglo XIII, pero lo que vemos en la actualidad no conserva fielmente los rasgos del mismo, puesto que fue restaurado en dos ocasiones, en 1.686 tras liberar a la ciudad del dominio turco, y después de la Segunda Guerra Mundial, cuando quedó totalmente destruido.

Pasear por este pintoresco barrio es realmente encantador, y aunque esté siempre lleno de turistas, encontraréis lugares para descansar al sol y comer algo típico de Hungría con la mejor música de fondo, así como ver multitud de edificios históricos entre los que se encuentra la Iglesia de San Matías.

La mejor forma para subir al Castillo es hacerlo en el funicular Budavári Sikló por un precio de casi 900 florines.

4. Laberinto de Buda

Qué ver en Budapest

Laberinto de Buda

  • Horario: de 10 a 19h. todos los días
  • Precio de la entrada: 7,20€ por adulto y 1,70€ por niño menor de 12 años.

Debajo del Castillo, se encuentra el Laberinto de Buda, que fue creado por la erosión de las aguas termales sobre las que se asienta Budapest, tiene una longitud de 1,2 km. y a lo largo de la historia ha sido utilizado como refugio prehistórico, como indican las pinturas rupestres que se pueden ver, además de la bodega, cámara de tortura, cárcel, caja fuerte y hasta búnker. Lo más recomendable es visitarlo a la luz de las velas a partir de las 18 h. e ir encontrando sus fuentes y estatuas.

5. Bastión de los Pescadores

Qué ver en Budapest

Bastión de los Pescadores

  • Precio de la entrada: 800 HUF (2,30€ aprox.) entre el 16 de marzo y el 15 de octubre. Resto del año gratis.
  • Horario: de 9 a 23 h.

Una de las mejores vistas de la ciudad de Budapest, son desde el Bastión de los Pescadores, un imponente mirador amurallado de estilo neo-románico, que parece sacado de un cuento, con siete torres que simbolizan las siete tribus que fundaron Hungría, asentándose en la Cuenca de los Cárpatos en el año 896. Pero además, también te podrás llevar a casa unas preciosas fotografías del Parlamento, relajarte con las preciosas vistas del atardecer sobre el río Danubio con Pest de fondo, Isla Margarita y el Puente de las Cadenas, y ser testigos del encendido de las luces de la capital húngara. ¡Un momento de lo más romántico!

6. Basílica de San Esteban

Qué ver en Budapest

Vistas desde la Basílica de San Esteban

  • Horario: de 9 a 17h. de lunes a viernes, de 9 a 13h. el sábado, y de 13 a 17h. el domingo.
  • Acceso a la cámara del tesoro: de 10 a 16h.
  • Precio: entrada gratuita a la catedral (se sugiere donación de 0,60€) – 1,40 € subida a la cúpula – 1,20€ acceso al tesoro.

En mi opinión, la Basílica de San Esteban es una visita obligada si viajas a Budapest, con estilo neo-renacentista y con una curioso origen, ya que en 1.906 vino a sustituir a otra anterior que comenzó a construirse en 1.851 pero que se desplomó al poco tiempo de ser levantada.

Seguro que antes de ir a visitarlo, ya te ha llamado la atención con anterioridad, porque al ser uno de los edificios más altos de la capital, con una cúpula de 96m. de alto, podrás divisarlo desde varios puntos de la ciudad, pero además su interior es increíble, con la reliquia de la mano momificada del Esteban I, la campana más grande del país, y unas impresionantes vistas desde sus torres.

7. Ópera de Budapest

Qué ver en Budapest

Edificio de la Ópera de Budapest

  • Horarios: Visitas guiadas en español a las 15h. y 16h.
  • Precio: Desde 9 €.

Situada en la famosa calle Andrássy, la Ópera es otro de los edificios más importantes de la ciudad, inaugurada en 1.884 y financiada por el rey Francisco I, con la condición de que no fuera más grande que la de Viena. Sin duda, te recomiendo alguna de las visitas guiadas que hay en español, para admirar su precioso interior con palcos dorados, la impresionante lámpara de araña y los frescos del Olimpo con sus dioses griegos, obra de Lotz Karoly, e incluso mejor, disfrutar de uno de los espectáculos.

8. Plaza de los Héroes

Qué ver en Budapest

Plaza de los Héroes

También al final de la calle Andrássy, nos sorprende con sus increíbles dimensiones la conocida como Hosök Tere o Plaza de los Héroes, declarada desde el 2.002 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, con una columna corintia de casi 40m. de alto del Arcángel San Gabriel, y flanqueada por estatuas de los siete fundadores para conmemorar el 1.000 aniversario del asentamiento de los magiares en la ciudad, y de otros personajes importantes de la historia del país. Una vez allí, puedes aprovechar para visitar el Museo de Bellas Artes y la Galería de Arte Mücsarnok.

Muy cerca de allí, está el Parque Városliget, que se usaba como recinto de caza y que se fue transformando desde el siglo XIII hasta el XIX convirtiéndose en uno de los primeros parques públicos del mundo. Además de relajarse, pasear en barca, y disfrutar en el pequeño parque de atracciones, podéis visitar el Castillo Vajdahunyad y bañaros en el elegante Balneario Széchenyi.

9. Avenida Andrássy

Qué ver en Budapest

Avenida Andrássy

La Avenida Andrássy es una de las más representativas de Budapest, no sólo por los lugares emblemáticos de los que ya hemos hablado, sino también por sus preciosos palacios renacentistas, y por tener bajo su superficie el metro más antiguo de Europa, y uno de los segundos del mundo, que todavía luce perfectamente conservado. Por supuesto, también tendrás que recorrer la calle Váci Utca, llena de comercios y ambiente de compras.

10. Ciudadela de Budapest

Qué ver en Budapest

Ciudadela de Budapest

  • Horario: Cerrada temporalmente.
  • Precio de la entrada: 1.200 HUF

La ciudadela, situada en el punto más alto de Budapest, fue construida en 1.854 por los Habsburgo como edificio de vigilancia, y declarada en 1.960 lugar de interés turístico nacional. El lugar es agradable con varios miradores, restaurantes, unas preciosas vistas, y la fortaleza en donde podrás entrar en un búnker de la Segunda Guerra Mundial, que a través de esculturas de cera nos muestra la historia del lugar.

11. Sinagoga Dóhany

Qué ver en Budapest

Sinagoga Dohany

  • Horarios: de junio a octubre de 10 a 19.30 h., excepto los viernes hasta las 16.30h. / de marzo a junio de 10 a 15.30h. y los viernes hasta las 13.30h. / de octubre a marzo de 10 a 17.30 h. y el viernes hasta las 15.30 h. / Sábados cerrados.
  • Precio de la entrada: 2.850 florines (Sinagoga + Parque Memorial) / 3.000 florines (Sinagoga + Parque Memorial + Museo Judío:

Es la segunda sinagoga judía más grande del mundo después de la Jerusalén y fue construida en 1.859 con toques bizantinos, y si el exterior es bonito, no os podéis perder el fascinante interior. Además de la sinagoga, se puede visitar el Museo Judío, el Cementerio y el Árbol de la Vida, una escultura en la que un sauce llorón tiene escrito el nombre de los judíos asesinados durante el Holocausto.

Es importante saber que durante la Segunda Guerra Mundial, la sinagoga fue un gueto judío, pasando más tarde a ser campo de concentración.

12. Isla Margarita

Qué ver en Budapest

Isla Margarita

Esta pequeña isla en medio del Danubio, justo entre Buda y Pest, es el parque más grande de la ciudad con 2.500 m. de longitud y todo un remanso de paz, por lo que merece la pena una visita. Una vez allí, no puedes perderte las ruinas del Convento de Santa Margarita, un antiguo depósito de agua convertido en un mirador, un precioso jardín japonés con sus peces Kois tan característicos, un parque acuático Platinus con toboganes, un pequeño zoológico y las fuentes con música que te sorprenderán.

13. Mercado Central

Qué ver en Budapest

Mercado Central de Budapest

  • Horarios: de 6 a 17h. el lunes, de 6 a 18h. de martes a viernes, de 6 a 15h. el sábado. Domingo cerrado.

El Mercado Central  de Budapest fue construido a finales del siglo XIX, junto con otros cuatro más pequeños, con el objetivo de controlar la calidad de los alimentos, para intentar evitar ciertas enfermedades que estaban aquejando a la población, así como la subida de precios de la que se quejaban los clientes, y en la actualidad es un lugar  perfecto para ver la vida cotidiana, comprar algunos alimentos para llevar de vuelta a casa, y picar algo en sus puestos de comida de la planta superior.

14. Balnearios de Budapest

Qué ver en Budapest

Piscina al aire libre en el Balneario Széchenyi

Otro de los puntos fuertes de Budapest son sus aguas termales, por lo que no te puedes ir de allí sin visitar algunos de sus balnearios, que te harán vivir una experiencia de lo más relajante. Mi recomendación, es que no dejes de ir al Balneario Széchenyi por su elegancia y sus piscinas al aire libre, además del Baños Rudas por la noche, para disfrutar la fiesta de Budapest en el agua.  Para más información, lee nuestro artículo sobre los 7 mejores balnearios de Budapest.

15. Bares en Ruinas: Szimpla Kert y otras recomendaciones

Desde el principio podrás comprobar que Budapest es una ciudad con mucha fiesta, tanta que la irás encontrando a cada paso, pero sobre todo, no dejes de visitar los bares en ruina típicos de la ciudad en el Barrio Judío, que nacieron de reconvertir edificios a punto de ser demolidos en bares, conservando sus aires decadentes e incluso de casa okupa, con una decoración reciclada y de lo más original.

Pero los ruins pub no sólo son un sitio donde ir de fiesta, beber y comer barato en un ambiente alternativo, sino que con sus fiestas y eventos, se han convertido en el centro de la vida cultural de los vecinos de Budapest. Algunos de los que no debes dejar de visitar es el Szimpla Kert, el primero en abir, con una atmósfera especial y el más famoso de la ciudad; el Instant-Fogas, un espacio cultural de grandes dimensiones con terrazas, restaurantes, salas para los rockeros o los amantes de la música electrónica, y desayunos de escándalo en el FRAME; Kőleves Kert para tomar una cerveza relajada en su terraza cualquier tarde de verano; el curioso Grandio Jungle Bar, situado en el interior del patio del edificio del Grandio Party Hostel, con tanta vegetación que parece que estemos en otra parte del mundo; Elláto Kert perfecto para comer unos tacos o el Dürer Kert, fuera del barrio judío en un edificio con mucha historia, con un jardín y diversas estancias con diferentes actividades culturales, como proyecciones o conciertos.

16. Cuevas de Budapest: Pálvölgyi y Szemlohegvi

Las cuevas de Hungría son especialmente famosas, encontrando algunas como las de Aggtelek, en la frontera con Eslovaquia, que fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad, pero Budapest ofrece un gran ejemplo de ellas, con sus más de 200 cuevas formadas por la erosión de sus aguas termales subterráneas, y por suerte, algunas de ellas se pueden visitar, como la Cueva Pálvölgyi o Szemlohegyi. 

Cueva Pálvölgyi

Qué ver en Budapest

Cueva Pálvölgyi

  • Horario: de 10 a 16.15h. de martes a domingo. excepto fines de semana entre el 1/06 y el 31/8 de 10 a 17h. – Lunes cerrada.
  • Precio de la entrada: 1.300 HUF (4,35€ aprox.) por adulto y 1.000 HUF (3,35€ aprox.) por niño mayor de 5 años.

Si quieres visitar alguna cueva, te recomiendo Pálvölgyi, la más bonita y grande de la capital húngara, que forma parte del sistema de cuevas Szépvölgyi, el más grande del país con 29,8 km. de largo, aunque tan sólo se puede visitar un recorrido de 500 m. donde maravillarse con sus estalactitas y estalagmitas, con formas y colores singulares. No olvides llevar calzado cómodo, y algo de abrigo porque la temperatura en el interior es de 10ºC durante todo el año, y debes saber que no está permitida la entrada a menores de 5 años.

Cueva Szemlohegyi

  • Horario: de 10 a 16h. de miércoles a lunes – Martes cerrado, con visitas guiadas cada hora.
  • Precio de la entrada: 1.150 HUF (3,85€ aprox.) por adulto y 900 HUF (3€ aprox.) por niño mayor de 5 años.

La Cueva Szemlohegyi con 2.200 m. de longitud, ofrece un recorrido de 250 m. mucho más accesible si vas con carrito de bebñe, niños pequeños, o para personas discapacitadas, y además tiene como característica singular un aire puro beneficioso para personas con afecciones respiratorias. Además, tiene una ruta geológica educativa y un parque infantil.

Budapest hará que os lo paséis genial, no sólo con los espléndidos lugares que tiene que visitar, sino con sus balnearios para relajarse, y con la marcha nocturna que inunda la ciudad. Estoy segura que lo disfrutaréis al máximo, y el mejor consejo es que os llenéis de energía para lo que os prepara esta ciudad.

ORGANIZA TU VIAJE A BUDAPEST

Sobre el autor

Cristina
Viajera de vocación y profesión, con estudios en la Diplomatura de Turismo, especializada en el asesoramiento y venta de viajes en agencias de viajes off-line y on-line, organizadora de las Tertulias Viajeras y sobre todo bloguera en Está en tu Mundo.

Deja un comentario

Tu email no se publicará


*