Bolonia en 3 días: los 10 sitios que no debes dejar de ver

¡Tutti attenti! La capital de Emilia-Romaña suele superar las expectativas de los viajeros. Palacios, plazas, monumentos y museos que te dejarán sin aliento. Platos típicos que te obligarán a desabrochar el pantalón y tantas fotografías imperdibles que  llenarán la memoria de tu móvil.

Vistas de la ciudad roja

Vistas de la ciudad roja

Te diremos qué hacer, qué no hacer…y por supuesto ¡Qué comer! Con las ciudades suele ocurrir lo mismo que con las personas: sus sobrenombres las describen mejor que sus nombres. Bolonia no es la excepción. De sus muchos apodos, hay dos que resumen parte de su encanto: “La ciudad roja” (Rossa) es uno de ellos. Si subes a alguna de sus muchas torres medievales (como  y las torres de Garisenda y Asinelli) , verás numerosas fachadas y tejados de ese color. “La ciudad gorda” (Grassa), es otro. ¿Te imaginarás por qué, verdad? Aunque por supuesto la pasta se lleva un lugar destacado en su tradición culinaria, la mortadela y el queso parmesano son su sello distintivo. Será difícil regresar de este viaje sin unos kilitos de souvenir.

Y aunque no reciba un apodo por ello, Bolonia también es famosa por la cantidad de soportales. Imagínate pasear por algunos de sus más de 40 kilómetros de preciosas galerías y pórticos. Hace unos siglos, cuando la gran afluencia de estudiantes universitarios obligó a los
constructores a ganar espacio en los edificios sin quitar vía a los peatones, se multiplicaron estos encantadores techos abovedados en el espacio urbano.
Se trata de uno de los cascos históricos mejor conservados de Europa que combina arte y arquitectura, siguiendo una antigua historia, donde cada rincón, cada monumento, cada edificio y cada detalle responden al proyecto o al capricho de papas y escultores. Súmale una de las mejores gastronomías del mundo, donde destacan el parmesano y la mortadela, e  imagínate cómo la bella Bolonia espera a sus visitantes para deleitarlos con todo lo que te contaremos en este post, y más, mucho más.

Monumentos de interés en Bolonia

Torres Garisenda y Asinelli

Hemos preparado un itinerario de tres días siguiendo un criterio de cercanía geográfica, pero las distancias son cortas y podrás elegir tu propia aventura… ¿Te animas a conocer esta joya del norte italiano?

Cómo llegar desde el aeropuerto al centro de Bolonia

Actualmente hay muchas oportunidades low cost, y podrás pillar un buen precio en aerolíneas como Ryanair o Easyjet. Aterrizarás en el Aeropuerto Internacional Guglielmo Marconi, ubicado a 6 kilómetros de Bolonia.

Como siempre, las opciones para llegar desde el aeropuerto al centro de la ciudad, dependen de cuánto te quieras gastar. En taxi son unos 15€. También puedes tomar el Aerobus, por 5€.
Te deja en la Estación, a 10 minutos caminando del centro y tiene frecuencia cada cuarto de hora, de 5.30 am hasta las 11 pm. Por último, la opción más económica son las líneas regulares
de autobús, 81 y 91, cuya parada está en el mismo aeropuerto y el billete no supera los 2€.

Aeropuerto Internacional Guglielmo Marconi

Aeropuerto de Bolonia

Si has llegado en tren, te aconsejamos caminar. Sólo 10 minutos te separan del centro y tardarás más en taxi.

Qué NO hacer en Bolonia

¿Primera vez en Bolonia? No te preocupes, te dejamos algunos consejos para viajar a Italia, y por supuesto aquí van algunos tips para no sufrir el Síndrome de Turista Amateur.

No pidas “Espaguetttis a la Bolognesa”. Simplemente, porque no existen en Bolonia. Lo  más similar a lo que conocemos con ese nombre es el “Ragú”: carne picada combinada con tomate, vino tinto, apio y cebolla. Simplemente, improvisa tu acento italiano y pide “Tagliatelle al Ragù”. No te arrepentirás.

Espaguetis a la boloñesa

Tagliatella al ragù

No dejes de probar algunos platos típicos como los “Passatelli” (pasta elaborada con pan y queso parmesano), “Tagliatelle al succo di prosciuto” (que es una variedad de lo que te contamos en el punto anterior), o la “Cottoletta alla petroniana”, que es carne
empanada frita, con salsa de trufa y ricotta. Y obviamente, cualquier plato que contenga mortadela o parmesano. ¡Para chuparse los dedos!

No te alojes en áreas muy céntricas si no eres amigo del bullicio. Como casi todas las ciudades italianas, el centro se caracteriza por el ruido de motos, el alto volumen de voz de los lugareños y las cocinas de los restaurantes a toda marcha.

No mires “desde afuera”. Evita tomarte tu selfie en una fachada bonita y seguir camino. Te aseguramos que los verdaderos tesoros, se esconden en el interior de esos edificios.

No asumas que habrá sitio y/o estará abierto cualquier restaurante que te
recomienden. Mejor investiga y de ser posible, haz reserva. Tanto los espacios como los horarios, son bastante reducidos.

– Si vas a visitar estos 10 sitios, no compres la City Card, ya que la mayoría son gratuitos. En cambio, si piensas quedarte más días y explorar varios museos, puedes analizar si te conviene aquí.

Qué ver en Bolonia: top 10 lugares de interés

Primer día: la esencia boloñesa

1. PLAZA MAYOR (Piazza Maggiore)

Este es tu punto de partida, el ombligo de la ciudad. La Plaza Mayor de Bolonia debe, caminarse, olerse y tocarse. Es una fiesta para los sentidos, con una rica historia y un vívido presente. Enmarcada por palacios, arcos y almenas que datan de los siglos XIII al XVI, fue el escenario de fiestas populares, ejecuciones públicas y eventos históricos como la coronación de Carlos V.

Curiosidad: En el mes de julio, se realiza en esta Plaza el Festival Cinematográfico de la Cineteca di Bologna. Son más de 3000 espectadores por noche, que disfrutan gratis y al aire libre, clásicos del séptimo arte de todo el mundo.

Consejo: Como todos los epicentros turísticos, si quieres evitar la muchedumbre y tomar buenas fotografías, lo mejor es madrugar. A primera hora de la mañana, apenas unas pocas almas se dejan ver en esta estupenda plaza.

2. FUENTE DE NEPTUNO (Fontana del Nettuno)

Monumentos emblemáticos de Bolonia

Fuente de Neptuno

Épica, enorme, erótica. Tendrás que elegir tu propio adjetivo luego de visitar este imperdible monumento que data del S XVI y está en la plaza adyacente a la Mayor. Los locales la llaman cariñosamente “Il Gigante”. En bronce, roca y mármol, muestra al Dios Neptuno y su virtuoso tridente, sobre delfines, sirenas y escudos.

¿Y por qué llegó Neptuno a Bolonia? Después del Concilio de Trento, el Papa Pío IV ordenó la creación de esta obra como parte de la renovación arquitectónica del centro de la ciudad. Fue concebida por el escultor flamenco Juan de Bolonia como un símbolo del buen gobierno del papado.
En cada uno de los cuatro lados de la cuenca, verás las siguientes inscripciones: Fori Ornamento (un adorno de la plaza), Aere Publico (creado con fondos públicos), Populi Commodo (para uso de toda la gente) y MDLXIIII (1564, el año de su inauguración). Una  buena síntesis ¿verdad?

Curiosidad: Se dice que un tiempo después de construirla, la iglesia tuvo que poner unos pantalones de bronce a Neptuno para no escandalizar con tanta desnudez. Aunque la medida duró poco tiempo y el arte pudo más que el conservadurismo. ¿Y nadie dijo nada de ponerle sujetadores a las sirenas?

Consejo: Si tienes cerca un examen o entrevista importante, debes girar dos veces en contra de las agujas del reloj alrededor de la fuente. Según la leyenda, esto pondrá la fortuna de tu lado.

3. PALACIO DEL PODESTÁ (Palazzo del Podestà)

Qué ver en Bolonia

Palacio de Podestà

Se encuentra en plena Plaza Mayor y fue construido en el año 1200 como sede
del podestà (primer magistrado) y sus funcionarios. Hoy luce muy diferente a sus orígenes, ya que además de distintas reformas, en 1453 la fachada fue renovada pasando de un estilo románico a uno renacentista.

Este precioso conjunto arquitectónico, se encuentra atravesado por dos calles que confluyen en el Voltone del Podestà y la Torre dell’Arengo. La campana de esta torre era la portavoz de los acontecimientos importantes, tanto alegres como lamentables. En 1525 se emplazaron aquí las estatuas de los santos protectores de la ciudad: San Petronio, San Prócolo, Santo Domingo y San Francisco.

¡Es el lugar perfecto para tomar un café en su galería y admirar desde allí toda la Plaza Mayor! Aunque los días y horarios de apertura son muy irregulares, si tienes la suerte de encontrarlo
abierto, te recomendamos llegar a la segunda planta, que está llena de pinturas y esculturas de la región.

Curiosidad: Este palacio no solo fue sede de funcionarios…sino también de
actores. Entre los siglos XVI y XVIII, el edificio se convirtió en un legendario y
renombrado teatro.

Consejo: Acércate a las estatuas de San Doménico y San Petronio. Con el rostro hacia los pilares (y con la colaboración de un interlocutor en el otro lado del arco), podrás mantener una conversación a distancia. Aunque hay otros “arcos de los susurros” en el mundo, la particularidad de este es que en la Edad Media, era utilizado por los  curas para confesar a leprosos y otros enfermos sin exponerse al contagio. Si tienes una declaración o confesión que hacer, ¡esta es la oportunidad ideal!

4. PALACIO RE ENZO (PALAZZO RE ENZO)

Lugares turísticos Bolonia

Palacio Re Enzo

Junto al Palacio de Podestá, se encuentra el Palacio Re Enzo. Aunque su cercanía geográfica difiere de sus destinos: mientras uno fue sede del poder y hasta dio lugar al teatro, el Palacio Re Enzo tiene una historia marcada por la privación de la libertad, muerte y torturas.

Recibe su nombre de Enzo de Cerdeña, hijo de Federico II, que fue prisionero aquí desde 1249 hasta su muerte en 1272. Pocos años después de la inauguración del “Palacio Nuevo” (como se lo llamaba originariamente), Enzo de Cerdeña fue capturado en la batalla de Fossalta y trasladado aquí, donde permaneció hasta su muerte. Preso en el lujo, pero preso al fin.

Curiosidad: Si te diriges a la derecha del palacio, podrás ver el acceso a la ermita de Santa Maria dei Carcerati. Allí se dirigían los condenados a muerte.

Consejo: Aunque actualmente funciona como centro cultural, sus horarios y fechas de aperturas dependen de las exposiciones vigentes. Si quieres asegurarte de poder visitarlo, te recomendamos que consultes previamente escribiendo a touristoffice@comune.bologna.it, para organizar tu itinerario del día.

5. SANTO STEFANO

Lugares emblemáticos de Bolonia

Santo Estefano

  • Horario: de 8 a 19 h. todos los días.
  • Precio: entrada gratuita (se aceptan donaciones)

Luego de un breve descanso con un café o lambrusco bien conversado en algunas de las galerías de la Plaza Mayor, vamos a por el último trofeo del día.

Santo Stefano es un conjunto religioso que se sitúa en la Plaza del mismo nombre, a pocos minutos caminando de la Plaza Mayor. Está conformado por cuatro templos comunicados entre sí, unas cuantas capillas, un patio y – no podía faltar – un bellísimo claustro. Fue
construido en el año 392 por orden del Obispo de Milán para trasladar allí los restos de dos  mártires boloñeses.

Desde la plaza se accede a la primera y más grande de las 4 iglesias, identificada con un Crucifijo, que es lombarda y data del siglo VII. Desde allí todo es aventurarse a lo Indiana Jones
por enigmáticos y oscuros pasillos que comunican a las otras iglesias, las múltiples capillas y el claustro.

Curiosidad: En la fachada de uno de los palacetes de la Plaza, ¡podrás verle la cara al diablo! Allí vivía una familia muy poderosa y el padre encargó esculpir el rostro de cada miembro de ella. El caso es que el escultor decidió incluir una cara más: la de Satanás. Lo que no sabemos es por qué el dueño nunca ordenó quitarlo…

Segundo día: Entre palacios y aulas magnas

6. PALACIO DE ACCURSIO (Palazzo D’Accursio)

Qué ver en Bolonia

Palacio D’accursio

Si te maravillaron los palacios del día anterior, prepárate para enamorarte del Palacio de Accursio. Se necesitaron varios siglos y reformas hasta convertir el hogar de Francesco Accursio, un reconocido jurista y maestro boloñés, en el maravilloso conjunto arquitectónico
que ves hoy y que es la sede del Gobierno de la ciudad.

Además de admirar la fachada, te animamos a visitar el interior del complejo. Subirás por una escalera coronada del siglo XVI y llegarás a la Sala de Hércules, la Sala del Senado, la Sala de Gestión y la Capilla del Legado. Sólo la belleza de sus pasillos justifica entrar a conocerlo.

En el primer piso verás la Sala Roja y en el segundo, las Colecciones de Arte Municipales. También hay un pequeño Jardín Botánico y la Biblioteca Cívica Multimedia. En el último piso,
encontrarás el Museo Cívico de Colecciones de Arte Municipal.

Curiosidad: La escalera coronada por la que subes al primer piso fue originalmente concebida para el ascenso de los representantes del gobierno montados a caballo, mostrando su grandeza y poder.

Recomendación: Si te llevas bien con el inglés, aquí va la audio guía gratuitaaudio guía gratuita para visitar el Palacio. La entrada es gratuita, excepto a la Colección de Arte Municipal (que cuesta 5€). Cada sala tiene diferentes horarios de apertura. Las salas Roja, de Hércules y Farnese, ofrecen excursiones a solicitud. La sala del Consejo Municipal, de martes a
jueves y sábados y domingos de 10 am a 1 pm. Entrada desde Plaza Neptuno, lunes de 2:30 pm a 8pm; de martes a viernes de 10am a 8pm.

7. BASÍLICA DE SAN PETRONIO (Basílica di San Petronio)

Qué ver en Bolonia

Basílica de San Petronio

Estás ante la quinta Iglesia más grande del mundo y la principal de la ciudad, ya que está dedicada a su patrono. Se eleva majestuosa sobre la Plaza Mayor, con sus 132 metros de largo y una cúpula de 45 metros de altura.

Se comenzó a construir en 1390 y llevó más de dos siglos completarla. En ese tiempo fue ganando prestigio en toda Italia y fue escenario de grandes eventos históricos, como la coronación de Carlos V en 1530.

Desde el año 2000 alberga las reliquias de San Petronio y podrás admirar bellezas del arte religioso como el Matrimonio místico de Santa Caterina de Filippino Lippi y la Meridiana de
Giandomenico Cassini, que se considera la más larga del mundo. Las vidrieras policromadas crean un juego de colores que da vida al oscuro templo.

Curiosidad: En esta Basílica descansan los restos de Elisa Bonaparte, la hermana
de Napoleón.

Aviso: La entrada es gratuita. Sólo hay que pagar 2€ en caso de que quieras hacer fotos. No olvides que, como en casi todas las iglesias italianas, se debe entrar con rodillas y hombros cubiertos.

8. ARCHIGINNASIO DE BOLONIA (Archiginnasio di Bologna)

Qué ver en Bolonia

Archiginnasio de Bolonia

  • Horarios: de 9 a 18 h. de lunes a sábado.

Este palacio está vinculado a otra de las características más importantes de Bolonia: su personalidad universitaria, ya que la Universidad de Bolonia fue constituida en 1317 y es la más antigua del mundo occidental. Así, el Archiginnasio fue sede de la antigua Universidad y alberga hoy a la Biblioteca Comunal, que es una de las más grandes del país.

Te impactarán los arcos que adornan la parte externa del edificio, el encanto del patio central, los antiquísimos anaqueles de madera de la biblioteca (sobre los que reposan libros más antiquísimos aún) y, por supuesto, la torre del campanario.
La joya del Archiginnasio es su Teatro Anatómico. El “espectáculo” de este teatro, era su clase magistral: la disección de cadáveres ante miles de estudiantes y doctores ilustres. Se trata de un anfiteatro de madera construido en 1637.

El techo está decorado con Apolo y los símbolos de las constelaciones. Arte y ciencia confluían en la más magna de todas las aulas.

Curiosidad: El archiginnasio expone nada más y nada menos que 7 mil escudos de armas e placas de honor de los estudiantes. Tan rico testimonio universitario se salvó milagrosamente de una orden de destrucción en 1797 y más tarde, de los bombardeos de Segunda Guerra Mundial.

Recomendación: La entrada al patio central, escaleras y algunos pasillos es gratuita, pero si deseas visitar las salas, el aula magna y la biblioteca, deberás pagar una entrada de 3 euros. Vamos… que vale la pena.

9. MUSEO CÍVICO Y ARQUEOLÓGICO DE BOLONIA

Qué ver en Bolonia

Museo Arqueológico de Bolonia

  • Horarios: de 9 a 18h. lunes, miércoles, jueves y viernes y de 10 a 18.30h. sábados y domingos.
  • Precio de la entrada: 5€.

Y para terminar el día, no podía faltar un museo. A unos pasos de la Plaza Mayor, sumérgete en la historia y riqueza de la Emilia-Romaña a través de 200 mil piezas arqueológicas que desde
1881 exhiben un patrimonio único.
Pero además de su vasta colección prehistórica, griega y romana, se destaca por contener una de las Salas Egipcias más grandes de Europa.

Aquí te facilitamos un mapa con información (en inglés) de lo que encontrarás en el museo, para que puedas aprovechar al máximo tu recorrido.

Consejo: Mira el calendario antes de visitar el Museo y si tienes suerte, ¡entras gratis!, siempre que sea el primer domingo de mes (octubre a marzo) o un día jueves de 16 a 18 horas (de abril a septiembre).

Tercer y último día: ¡Santo sacrificio!

Hemos dejado para el último día un fascinante paseo alejado del Centro Histórico.

10. SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE SAN LUCA (Santuario della Madonna di San Luca)

Lugares emblemáticos de Bolonia

Santuario Nuestra Señora de San Luca

  • Horarios: todos los días de 7 a 12:30h. y de 14:30 a 19h.

La iglesia de culto mariano más importante de Italia, está sobre una colina con unas vistas maravillosas. Por lo que te imaginarás que el ascenso no es nada fácil, pero te garantizamos que el esfuerzo será recompensado.

Para llegar al camino puedes tomar el autobús número 20 desde Vía Farini (a pocos pasos de la Basílica de San Petronio). A partir de allí puedes elegir subir a pie (30 a 40 minutos) o en un trenecito que tiene frecuencia cada 30 minutos. Los viajeros recomiendan hacer el esfuerzo de peregrinar bajo los 666 arcos que llevan hasta el santuario. No creas que es un número casual…al final verás “al diablo derrotado”. En el camino disfrutarás de un precioso paisaje y cientos de peregrinos.

Has llegado a una imponente edificación que combina lo clásico con lo barroco. En su interior podrás ver dos grandes capillas y un presbiterio donde se encuentra la imagen de la Virgen con
el niño, que dio origen a este templo.
Los detalles artísticos y arquitectónicos del santuario son absolutamente incomparables, seas religioso o no, es una visita de la que no te arrepentirás. Además, la entrada es gratuita. Sólo si deseas subir a las torres, deberás pagar 5 euros.

Curiosidad: La leyenda de Teocle (del SXV) que afirma que en este mismo sitio apareció la Virgen María con su hijo en brazos, ante un humilde peregrino estudioso de la fe católica. Y ese sería el origen de este Santuario.

Recomendación: Si decides caminar cuesta arriba, verás cientos de viajeros doloridos, lamentando no haber leído este post con nuestra advertencia: ¡lleva calzado cómodo!

Sobre el autor

Cristina
Viajera de vocación y profesión, con estudios en la Diplomatura de Turismo, especializada en el asesoramiento y venta de viajes en agencias de viajes off-line y on-line, organizadora de las Tertulias Viajeras y sobre todo bloguera en Está en tu Mundo.

Tu comentario será el primero on "Bolonia en 3 días: los 10 sitios que no debes dejar de ver"

Deja un comentario

Tu email no se publicará


*