18 formas de enamorarse de Milán

Duomo de Milán

Duomo de Milán

La moda, el lujo, la historia y el futuro. Todo se da cita en Milán, ciudad del norte de Italia, la capital de la región de Lombardía. Aquí puedes explorar construcciones milenarias, sorprenderte con el arte, renovar tu admiración por el genio de Da Vinci, encontrar una corbata más cara que tu viaje o un par de zapatos que lo duplica, relajarte en aguas termales o ver cómo serán los edificios del futuro.

Hace más de un siglo que esta ciudad es una referencia del turismo, el mundo empresarial, la moda, el diseño y la fotografía. Conjuga pasado y vanguardia, volviéndose un imán para una población tan tradicional como cosmopolita.

Es posible que vuelvas con unos kilos y unas sonrisas de más. ¡Qué pizzas, qué pastas! Todo es un festival para los sentidos.

Te aconsejamos madrugar y sentir la ciudad en sus primeras horas: el olor del café, el ruido de las motos camino al trabajo, los hornos encendiéndose. Pronto las calles se llenan de locales y viajeros, cada uno a su faena.

Bienvenido a Milán: caminarás y comerás como pocas veces en tu vida.

¿Cómo llegar del Aeropuerto a la ciudad?

Milán tiene tres aeropuertos cercanos y bien conectados.

  • Aeropuerto internacional de Malpensa

Si llegas al Aeropuerto internacional de Malpensa es uno (a 45 km de la ciudad), puedes utilizar el servicio de trenes Malpensa Express, que en solo 40 minutos te lleva al centro de Milán. Otra es el autobús: Malpensa Shuttle o Malpensa Bus Express (entre 8€ y 9€ el viaje). Te hemos dejado todos los enlaces para que veas el horario y ubicación que mejor se acopla a tu viaje.

  • Aeropuerto de Milán-Linate (LIN)

El Aeropuerto de Milán-Linate (LIN), a solo 8 kilómetros de Milán, se conecta con la ciudad a través de las líneas 73 y X73, que llegan a la estación de metro de San Babila. Su frecuencia es entre 10 y 20 minutos, opera entre las 6 y las 00 horas y el coste es el de un billete sencillo (1,50€). También hay un servicio de Air Bus, que funciona entre las 6:30 y las 23:30 horas y demora unos  25 minutos en llegar a la Estación Central, con un precio de 5€ (o 9€ ida y vuelta).

  • Aeropuerto de Bérgamo

Será al aeropuerto de Bérgamo (Orio al Serio) al que llegarás si tu vielo fue de Ryanair o Easyjet. Desde allí puedes tomar el autobús Terravision por 6€ (u 11€ ida y vuelta). Es aconsejable comprarlos con antelación. Otra opción interesante y económica es el Orioshuttle, con servicio continuo y precios muy económicos.

Ahora sí…Milán, ¡allá vamos!

Que ver en Milán en 3 días

1. Catedral de Milán: Explora todos los rincones del Duomo el primer día

Catedral de Milán (Duomo di Milano) por la noche.

Catedral de Milán (Duomo di Milano) por la noche.

Sólo una mirada basta para comprender por qué es la principal atracción turística de la ciudad y del país. Pero sólo visitándola desde el subsuelo a la terraza, te llevarás lo mejor de la Catedral de Milán – Duomo di Milano.

El término “Duomo” significa “casa de dios” en latín y fue el elegido para nombrar a esta inmensa catedral neogótica que puede albergar a 40 mil personas en su interior y suma 157 metros de largo.

La primera piedra del imponente Duomo se colocó en 1386, pero llevó más de 400 años y muchas reformas para forjar la maravilla que estás a punto de visitar. Aunque la fachada y la catedral te dejarán sin aliento, lo mejor está en el Museo, en la Cripta y ¡en la terraza! ¡Qué vistas! Aunque tienes la opción de acceder por ascensor, si tu estado físico te lo permite, te recomendamos hacerlo por escaleras, ya que iras descubriendo todos los rincones hasta llegar a la cúspide.

  • Cuánto: Las entradas van de € 8 a € 25 dependiendo lo que quieras ver, ya que tienen cuatro opciones. Sin embargo, te recomendamos que compres sí o sí, la que incluye el acceso a la terraza. Puedes comprarlas aquí.
  • Cuándo: Todos los días de 9 a 19 horas, excepto la visita a la Cripta que puede hacerse sólo a partir de las 11.
  • ¡Tenlo en cuenta! No permiten el ingreso con las piernas descubiertas, ni a hombres ni a mujeres.

2. Disfruta los 360 grados de la Piazza del Duomo

Piazza del Duomo: Vista panorámica de la Plaza

Piazza del Duomo: Vista panorámica de la Plaza

Si quieres recuperar el aliento que te quitó el “Duomo”, nada mejor que dirigirte al centro de la plaza más importante de la ciudad y hacer un giro sobre tus pies de 360 grados para disfrutar el espectáculo: Gallería Vittorio Emanuele II, el Palazzo dell’Arengario, el Palazzo Carminati, el Palazzo dei Portici Settentrionali, el Palazzo dei Portici Meridionali, el Palacio Real y el Monumento al Rey Víctor Manuel II. Toda esa majestuosidad al compás de pequeñas tiendas y bares que generan una atmósfera increíble. Además, aunque sea el epicentro turístico de la ciudad, sus 17 mil metros cuadrados impiden en agobio de las multitudes.

A pesar de que la plaza es tan antigua como el Duomo, su apariencia agiornada actual se la debemos a arquitecto Giuseppe Mengoni, quien a mitad del siglo XIX diseñó los edificios monumentales que rodean la plaza, salvo el Duomo y el Palacio Real.

3. Recorre la Gallería Vittorio Emanuele II y cambia tu suerte

Entrada a la Gallería Vittorio Emanuele II desde la Piazza del Duomo

Entrada a la Gallería Vittorio Emanuele II desde la Piazza del Duomo

Desde la Piazza del Duomo, podrás acceder a una de las galerías comerciales más bonitas del mundo. Te dolerá el cuello de tanto mirar el techo, los escaparates, los detalles de cada pared.

El edificio fue construido entre 1865 y 1877 y tiene dos arcadas perpendiculares cubiertas por una bóveda de vidrio y hierro, bajo la que se aprecian restaurantes y las tiendas más lujosas de la ciudad como Prada, Gucci o Louis Vuitton.

Giro completo con el talón derecho y los ojos cerrados encima del escudo con el toro

Giro completo con el talón derecho y los ojos cerrados encima del escudo con el toro

  • ¡No te lo pierdas! Lo más importante que debes hacer en la galería es seguir una tradición que promete buena suerte. En el suelo, bajo el octágono central, se encuentra un mosaico con el escudo familiar de los Savoia: un toro. Según la costumbre, aquel que dé un giro completo –sobre su talón derecho y con los ojos cerrados encima del toro, recibirá buena fortuna.

4. Maravíllate con los detalles de “La última cena” de da Vinci

Iglesia de Santa Maria delle Grazie

Iglesia de Santa Maria delle Grazie

Leonardo da Vinci creó La Última Cena en el siglo XV. El increíble mural de 460×880 centímetros, representa el episodio bíblico en el que Jesús está sentado con sus doce apóstoles compartiendo pan y vino. Actualmente puedes verlo en la iglesia de Santa Maria delle Grazie, en Milán. ¿Verlo? ¡Sorprenderte! Tiene mil detalles increíbles que deberás descubrir.

Por ejemplo, la admiración y sorpresa de los discípulos se debe a que la obra recrea el momento exacto en que Jesús les cuenta que será traicionado. Otro dato interesante es que algunos sostienen que el propio da Vinci incluyó su autorretrato en el mural, porque la figura del apóstol Judas Tadeo recuerda mucho al artista.

El autor tardó casi cuatro años en completar esta obra y sus contemporáneos la calificaron como “una obra que habla”. Merece que te detengas a escucharla.

  • Dónde: Iglesia de Santa Maria delle Grazie
  • Cuándo: De martes a domingo de 8.15 a 17 horas.
  • Cuánto: € 10 (+ €2 por el derecho a la reserva). Los menores de 18 años, entran gratis. La audioguía (disponible en castellano) cuesta € 3,50. Es muy importante que reserves con varios meses de antelación y en la página oficial para evitar recargos innecesarios.

5. Visita la Pinacoteca di Brera

Jardín central de la Pinacoteca di Brera

Jardín central de la Pinacoteca di Brera

Se trata de una de las más destacadas colecciones de pintura italiana que se enclava, además, en un escenario incomparable (¡prepara tu cámara para una panorámica desde el jardín central!).

La Pinacoteca fue inaugurada oficialmente el 15 de agosto de 1809, aunque el edificio tenía ya unos siglos de historia y cambios de dueños, ofreciendo en sus salas obras representativas de las escuelas italianas a partir de la Baja Edad Media.

Si no eres un gran aficionado o conocedor de arte, igualmente puedes disfrutar el escenario y centrarte en las joyas principales de su vasta colección: “Piedad” (Giovanni Bellini), “Sacra Conversación” (Piero della Francesca), “Cristo muerto” (Andrea Mantegna), “Los Desposorios de la Virgen” (Rafael), “Encuentro del cuerpo de San Marcos” (Tintoretto) y “El beso” (Francesco Hayez).

  • Un dato curioso: Las obras se evacuaron en las dos guerras mundiales y gracias a ello, fueron protegidas. Pero el palacio fue alcanzado por los bombardeos en 1943 y sufrió daños que fueron reconstruidos para volver a alojar y presentar las pinturas.
  • Cuándo: De martes a domingo de 8:30 a 19:15 horas.
  • Cuánto: Adultos: 12€. Jóvenes (18 a 25 años) 8€. Menores de 18 años, gratis.
  • Un tip: La entrada es gratuita el primer domingo de cada mes.

6. Toma una cerveza inolvidable en el Birrificio Lambrate

Cervezas de Birrificio Lambrate

Cervezas de Birrificio Lambrate

¿”Birrificio”? Ya el nombre da la bienvenida a los amantes del lúpulo. Y las palabras de sus creadores, lanzan la invitación: “Cada una de nuestras cervezas es única, con su propio sabor y personalidad, capaz de ofrecer una experiencia de degustación siempre agradable, nunca excesiva. Con los años, el amor por la cerveza y el deseo de experimentar los ha llevado a crear nuevas recetas, descubrir nuevos matices y alquimias”. Así presentan las 13 variedades de cerveza artesanal en el birrificio más famoso de Milán que sorprende a sus visitantes desde 1996. Además, tiene otras opciones disponibles según la época del año. Aquí puedes verlas todas.

En sus bares, restaurantes y pubs, la buena vibra es contagiosa y dan ganas de probar cada una de estas recetas en buena compañía. ¡No te lo pierdas!

  • Cuándo: Bares, de martes a domingo de 18 a 2. Restaurante y pub, de lunes a viernes de 12 a 2 y sábado de 19 a 2.
  • Un tip: Visita este enlace antes de ir para conocer la agenda de eventos y visitas guiadas programadas.

7. Piérdete en los canales de Navigli

Canal Naviglio Grande

Canal Naviglio Grande

En el año 1179 la ciudad quiso abrirse al mar y se puso en marcha un proyecto de canales artificiales para llevar el agua navegable hasta el centro de la urbe. Gracias a estos canales, fue posible la llegada de las grandes toneladas de mármol necesarias para la construcción del Duomo. El mismísimo Leonardo Da Vinci intervino en las mejoras que se hicieron en el S XV para hacer más navegables estos canales que desde entonces y durante unos cuantos siglos fueron fundamentales para la vida económica y social de Milán.

Hoy su importancia es otra: la belleza que imprimen en el paisaje y la seductora invitación a un paseo inolvidable. En el barrio Naviglio Grande tomarás preciosas fotos, visitaras restaurantes encantadores, conocerás la Iglesia de San Cristóforo y el Callejón de las lavanderas. Todo se conserva en un estado digno de admiración. Y las noches de verano tienen una atmósfera increíble, con las terrazas pobladas de jóvenes, música en vivo y diversión.

8. Siéntete gigante en el bar más pequeño del mundo

Camarero del Bar BackDoor 43

Camarero del Bar BackDoor 43

Y ya que estás por el barrio… no puedes dejar de visitar el bar de copas más pequeño del planeta. “BackDoor 43” mide menos de 10 m2, para entrar es necesario reservar (ya que dentro solo caben cuatro personas) y no se puede permanecer en más de una hora y media. ¡Ah! El camarero es todo un misterio: no habla y lleva una máscara muy particular…

Una barra, unos pequeños taburetes, paredes llenas de objetos y un baño que es más grande que el área del bar. El camarero a entera disposición de los clientes, privacidad y exclusividad. Hasta puedes elegir la música.

Tan pequeño como original, tan atrevido como inolvidable. Vive una experiencia diferente en este diminuto y original rincón de Milán.

9. Conoce la genialidad del Bosco Verticale

Dos rascacielos residenciales sorprendentes

Dos rascacielos residenciales sorprendentes

Este es uno de esos sitios que lleva poco tiempo conocer y mucho tiempo olvidar. Se trata de un complejo de dos rascacielos residenciales diseñado por el Boeri Studio y situado en el Centro Direzionale di Milano, en los límites del barrio Isola.

¿Y qué tiene de fabuloso? Deberás verlo. “Original, futurista, verde, único, ecológico”, esas son algunas de las palabras con las que lo describen los viajeros. Y es que en verdad la construcción se destaca de todo y despierta admiración (además de ganas de vivir en uno de esos frondosos balcones verdes). Ambas torres fueron inauguradas en 2014, costaron 40 millones de euros y reúnen dos mil especies vegetales en sus fachadas.

Está un poco apartado del recorrido turístico tradicional, ya que está a 2,5 kilómetros del Duomo, pero creemos que vale la pena incluirlo en tu visita a Milán.

10. Curiosea escaparates en el “Cuadrilátero de la moda”

Vía Monte Napoleone

Vía Monte Napoleone

Esta meca mundial de la moda y el diseño tiene un epicentro delimitado por cuatro calles – Vía Monte Napoleone, Vía Alessandro Manzoni, Vía della Spiga y Corso Venecia – el “Cuadrilátero de la moda” donde encontrarás las extraordinarias creaciones de los mejores diseñadores tanto italianos como extranjeros.

La elegancia y el lujo se codean entre marcas como Armani, Versace, Alberta Ferretti, Dolce e Gabbana, Prada, Fendi, Louise Vuitton, Channel, Gucci, Bülgari, Cartier y Valentino, todas reunidas en pocos kilómetros.

La calle más emblemática de este sitio es Vía Monte Napoleone, una de las más caras y prestigiosas del mundo. Su nombre tiene origen en el año 1804, cuando bajo la dominación napoleónica, Milán se llenaba de extranjeros que llegaban por negocios o por placer.

Tanto si piensas darte un capricho como si solo quieres quedarte helado ante los precios de los escaparates, te invitamos a recorrer estas calles. Es toda una experiencia. Además de las tiendas de moda, hay almacenes, talleres de joyería y anticuarios, antiguos palacios, cafés, cines y librerías.

11. Descubre uno de los emblemas del Liberty en la Casa Galimberti

Fachada de la Casa Galimberti con motivos florales

Fachada de la Casa Galimberti con motivos florales

En el número 3 de la Via Malpighi, se encuentra una construcción que no pasa inadvertida ante ningún transeúnte. La imponente y majestuosa fachada del edificio originario del 1905, con hierro forjado, motivos florales de hormigón y la representación realista del revestimiento de baldosas de cerámica, capta la mirada tanto de los curiosos sorprendidos como de los expertos en arquitectura.

Tiene 68 metros de fachada, tiendas y lugares públicos en la planta baja y cuatro apartamentos por piso en los otros cuatro niveles. La rica decoración que cubre casi toda la fachada (unos 170 metros cuadrados) está hecha de cerámica pintada al fuego con motivos diseñados por el arquitecto Bossi y es lo que le otorga una personalidad inconfundible a la Casa Galimberti.

Lo dicho: no hay que ser un gran conocedor de arquitectura para maravillarse ante esta obra y vale la pena que la sumemos a la lista de imperdibles de Milán.

12. Dedica una foto de “L.O.V.E” a alguien

Piazza Affari con la escultura L.O.V.E - Milan

Piazza Affari con la escultura L.O.V.E – Milan

No solo arte medieval, renacentista o futurista… ¡también hay arte provocativo en Milán! En la Piazza Affari (Plaza de Negocios), frente a la Bolsa, hay un dedo gigante levantado, apuntando al edificio que sirve de sede financiera del país. Sí, es el dedo mayor, es la señal que estás pensando y significa lo mismo en todo el mundo…

La escultura fue donada a la ciudad por el artista contemporáneo Maurizio Cattelan, con la única condición ser colocada precisamente en este lugar. Su nombre, “L.O.V.E” que en un primer momento nos hace pensar en el amor, es en realidad un acrónimo de “amor, odio, venganza, eternidad”.

Con 10 metros de altura y construida en mármol blanco, da un claro mensaje a la gestión financiera internacional que llevó a la crisis financiera global y al papel que los funcionarios y bancos jugaron en ella. Pero tú, ¿qué mensaje quieres darle y a quién? No te pierdas tu foto en “il dito” (Como los milaneses llaman a “el dedo”)

13. Relájate en las Termas de Milán

Termas en Milán

Termas en Milán

A esta altura, tus pies, tu mirada y tu estómago te estarán pidiendo un descanso. Y Milán tiene el lugar perfecto para recuperarse de tanto recorrido: sus termas.

Aunque hay muchas opciones cercanas al centro, creemos que la más especial es la que se encuentra delante de la famosa Porta Romana. Las instalaciones se encuentran aisladas del exterior (por una antigua muralla española) así que estarás en un oasis de tranquilidad ideal para disfrutar unas horas de relax en pleno centro de Milán… ¿nada mal, verdad?

En la zona interior hay baño turco, sauna y zona de descanso. El exterior, tiene un encantador solárium con una piscina caliente, una piscina fría, tumbonas y asientos con chorros relajantes. ¡Y también una sauna dentro de un vagón de tranvía!

Puedes hacer tu reserva, ver fotos y consultar más información en este enlace.

  • Cuándo: Lunes a jueves de 9:30 a 00.00. Viernes de 9:30 a 00.30. Sábado de 8:30 a 00.30. Domingo de 8:30 a 00:00.
  • Cuánto: Hay distintas opciones. A modo orientativo, de lunes a viernes, cuesta 45€ y puedes estar todo el día en las instalaciones.

14. Pide un deseo a la oreja de mágica en “Cà dell’oreggia”

Casa Sola Brusca - Via Serbelloni 10

Casa Sola Brusca – Via Serbelloni 10

Y cuando pensaste que lo habías visto todo, Milán te sorprende con una casa que tiene una oreja. ¿Cómo es eso?

En Via Serbelloni 10, la “Cà dell’oreggia” (casa del oído) es un edificio de estilo liberty que fue diseñado por Aldo Andreani en 1930. Y su peculiaridad, claro está es que tiene una gran oreja de bronce junto a la puerta de entrada. Donde algunos ponen un buzón, otros una virgen o un cartel de bienvenida, Andreani quiso poner una oreja, obra de Adolfo Wildt.

En realidad, cumplía una función, ya que fue concebida como un intercomunicador, siendo unos de los primeros ejemplares de la época. Pero actualmente sólo es un imán para los viajeros, ya que circula la leyenda que, si pides un deseo a esta “oreja mágica”, se hace realidad.

¿Tienes un deseo que cumplir o un secreto que contar? Esta es una oportunidad inmejorable…

15. Prueba la mejor pizza de Milán

¿Cómo abandonar esta ciudad sin probar uno de sus grandes manjares? Te vamos a recomendar los tres mejores lugares para comer la pizza más rica de tu vida, aunque sabemos que hay muchos más y que probablemente amplíes esta lista (y una talla de pantalón).

  • Uno que tiene bien ganada su fama es Pizza AM (Corso di Porta Romana, 83). Los viajeros destacan no sólo el sabor inigualable de las pizzas, sino también la atención amable y simpática de su personal, que sin duda es un ingrediente tan importante como el orégano.
  • Pizzium, en Via Vigevano 33, es otro sitio que ha sabido ganarse los reconocimientos. Horneadas al momento, con el característico estilo italiano, estas pizzas son más que recomendables.
  • Por último, Napiz (Viale Vittorio Veneto 30). Quien pasa por esa acera, no puede evitar entrar…el aroma invita a sentarse y no decepciona: unas verdaderas delicias que capturan la esencia de la cocina italiana en forma de pizza.

16. Teatro de La Scala

Interior de La Scala de Milán

Interior de La Scala de Milán

Para los amantes de la opera, el Teatro alla Scala, merece una visita al ser uno de los teatros de ópera más famosos del planeta.

Para el tercer día en el casco antiguo

17. Castillo Sforzesco: Museos y arte

Castillo Sforzesco

Castillo Sforzesco

Este castillo del siglo XV tiene mucha historia y arte entrelazada. Ha sido palacio del duque de Milán y en sus más de 600 años de existencia ha visto las brochas de los mejores artistas italianas en obras de arte y hasta frescos de Leonardo Da Vinci.

Actualmente el edificio restaurado alberga numerosos museos con lo cual se necesita tiempo para verlo completo.

  • Museo de Arte Antiguo
  • La Pinacoteca del Castillo con más de 1.500 obras de arte.
  • Museo Egipcio
  • Museo de Prehistoria y Protohistoria
  • Museo de Artes Decorativas
  • Museo de Instrumentos Musicales
  • Museo del Mueble

Y no se queda corto, además de los museos, el Castillo Sforzesco ofrece otros atractivos como la Piedad Rondanini de Miguel Ángel, la Colección Numismática y Medallas, la Sala delle Asse con frescos de Leonardo da Vinci, etc.

18. Parque Sempione

Vistas del Arco de la Paz desde el Parque Sempione

Vistas del Arco de la Paz desde el Parque Sempione

Para un descanso tenemos cerca del Castillo Sforzesco, el Parque Sempione, un enorme zona verde de 47 hectáreas con un lago artificial.

  • Arco de la Paz
  • Acquario Civico
  • Anfiteatro Arena Civica
  • Arte en La Trienal

Descubre aquí más actividades para hacer en Milán

Sobre el autor

David
Ingeniero informático de profesión y viajero de vocación. Made in Kenya

Tu comentario será el primero on "18 formas de enamorarse de Milán"

Deja un comentario

Tu email no se publicará


*