Qué ver en Gdansk: 12 lugares impresionantes para una escapada de 2 días

Gdansk es sin duda, una de las joyas más preciadas de Polonia. Como viajero, quedarás atrapado entre su importancia histórica ligada al puerto y a la Segunda Guerra Mundial; y su vibrante presente vinculado a la explotación turística y el auge comercial.

Qué ver en Polonia

Ciudad portuaria de Gdansk

Coqueta, limpia y apacible, podrían ser tres buenos adjetivos para comenzar a describirla. Un destino perfecto para perderse en caminatas llenas de pasado, donde todo ha dejado huella a pesar del tiempo y los conflictos bélicos. ¿Sabías que fue la primera región portuaria del país? ¿Y que fue el sitio donde se inició un movimiento social que derrocó al comunismo en Europa? ¿Sabías que su ex presidente tiene un premio Nobel de la Paz? Y lo más importante: ¿Sabías que fue aquí donde se inició la Segunda Guerra Mundial?

Todo ha pasado por Gdansk. Conoció el esplendor de los salones de bailes millonarios y vivió la miseria de la guerra en carne propia. Si estás dispuesto a conocerla, esta ciudad te recibe con sus brazos abiertos, porque es la ciudad renacida en libertad, la ciudad que se reconcilió con la paz.

Hemos preparado un plan de dos días: el primero un poco más ajetreado, caminando por la Ruta Real, sus lugares más representativos del casco histórico y el Museo de la Segunda Guerra Mundial; el segundo, un poco más corto y relajado, con planes que se acercan a la orilla del Mar Báltico. Claro que quedan muy buenos sitios en el tintero así que si tienes más días, te prometemos que encontrarás nuevos e interesantes planes.

Cómo llegar a Gdansk

Si has llegado en tren o autobús, no te preocupes porque ya estás prácticamente en el centro de la ciudad y en el punto neurálgico de todas las conexiones de transporte público.

Si has aterrizado en el Aeropuerto de Gdansk, el autobús es la forma más económica de llegar al centro de Gdansk. Toma el bus 210 de ZTM con dirección Goscinna, que en 40 minutos te dejará en la Estación Central por 3,20 PLN (hay máquinas de autoventa). Salen cada 30 minutos de lunes a viernes y una vez por hora los fines de semana.

Aunque también sale un tren desde la Terminal 2 del aeropuerto, no es recomendable, ya que no llega a la Estación de Tren de la ciudad, sino que debes realizar trasbordo. Demorarás más tiempo y gastarás más dinero.
También claro, está la opción del taxi, que te dejará en 20 minutos en el centro, por un costo aproximado de 70 PLN.

Si eres de los que prefiere reservar con antelación y disfrutar de la comodidad y la intimidad, puedes contratar un traslado privado desde 27€.

Qué ver en Gdansk

PRIMER DÍA: ENCANTOS IMPRESCINDIBLES DE GDANSK

1.- Puerta Verde (Brama Zielona)

¿Y qué mejor manera de entrar a esta ciudad que a través de una de las puertas más bonitas del país? La Puerta Verde es una de las atracciones turísticas más importantes de Gdansk. Junto al río Motława y con estilo manierista, se alza este precioso edificio y sus cuatro arcos, que se inspiraron en el Ayuntamiento de Amberes, Bélgica.

Qué ver en Gdansk en Poloni

Puerta Verde

La construcción se completó entre 1568 y 1571 para ser la residencia formal de los monarcas de Polonia. Y aunque nunca ningún rey vivió allí, al edificio le esperaba una historia muy interesante: en el enorme salón en el primer piso, con una superficie de 300 m2, se organizaron en el pasado y el presente, las fiestas, banquetes y eventos más trascendentes de la ciudad. Unos años después, sirvió de arsenal. Desde 1746 hasta 1845 fue la sede de la Asociación de Ciencias Naturales. Como otras construcciones de la ciudad, ésta también fue parcialmente destruida en la Segunda Guerra Mundial pero en 1999, el Gobierno del Voivodato de Pomerania la revitalizó y entregó al Museo Nacional de Gdansk.

Hoy, continúa siendo una rama de dicha entidad, que es una de las más antiguas del país. Asique una vez que te tomes las fotos de rigor frente a la Puerta Verde, te invitamos a que visites el Museo. Aunque no tiene ni colecciona objetos, en sus dos salas principales se presentan exposiciones temporales de arte antiguo y contemporáneo, tanto polaco como extranjero.

Horarios: El Museo abre de martes a domingo de 10 a 17 horas.
Precio de la entrada: 10 PLN (Sólo si decides ingresar a las exposiciones)
Un dato curioso: El expresidente y Premio Nobel de la Paz, Lech Wałęsa, tiene su despacho en la Puerta Verde.

2.- Mercado Largo (Dugli Targ)

Atravesando la Puerta Verde, llegamos al corazón de Gdansk y damos comienzo a la “Ruta Real”, que conduce desde la Puerta Verde a la Puerta Dorada.
A partir de aquí, las fachadas que verás te harán comprender que ésta era la zona donde vivían los ciudadanos más ricos de la Ciudad Real de Gdansk. Y tenían palco privilegiado para ver ejecuciones de brujas, herejes y criminales…todo eso pasaba en esta plaza.

Qué ver en Gdansk

Mercado Largo

El precioso entorno arquitectónico con casas típicas de la burguesía, los detalles de decoración floral y el animado ambiente, convierten a este Mercado Largo en el lugar ideal para comenzar el día con un buen desayuno en alguna de las muchas terrazas que se reúnen aquí. Aunque si has invertido el orden de esta guía y la Puerta Verde queda para el final del día, ¡la plaza del Mercado Largo también es perfecta para una cena entre farolas y músicos itinerantes!

3.- Fuente de Neptuno

Siguiendo la Ruta Real, tenemos ante nosotros uno de los símbolos de Gdansk. En una ciudad que abraza al mar ¿cómo podía faltar un homenaje al dios Neptuno?

No te impactará por su tamaño ni grandes ornamentos y tal vez ése sea su encanto, porque tienes que acercarte a ella para encontrar su esencia. Y si te acercas lo suficiente, te susurrará su leyenda, según la cual Neptuno contribuyó a la invención del “Goldwasser” (el famoso licor de Gdansk). Aparentemente, se enfadó al ver a la gente echar monedas en su fuente y dio un fuerte golpe con su tridente en el agua. Así, las monedas de oro se convirtieron en pequeños trocitos dorados que desde entonces adornan el licor de hierbas. ¡Habrá que probarlo para dar fe de ello!

Desde su inauguración en 1633, su privilegiada ubicación le permitió ser testigo de la historia de la ciudad. El proyecto de la escultura fue realizado por Abraham van den Blocke, quien falleció antes de verla terminada. Es que hubo algunos contratiempos: la renovación de la Corte de Artus, problemas con el sistema de agua, la guerra de los treinta años… Todo eso vivió esta escultura antes de nacer. Pero allí se alza gloriosa con sus 650 kilogramos y su tallo de toba negra, siguiendo las características arquitectónicas del manierismo flamenco.

Un dato curioso: En 1988, como parte de los trabajos de renovación de la Fuente, se cubrieron los genitales del dios con una hoja de higuera, anulando cualquier insinuación erótica de Neptuno que llevaba ya unos cuantos años exhibiendo su virilidad a los ojos del mundo.

4.- Cortes de Artus (Dwór Artusa)

Justo enfrente de la Fuente de Neptuno, encontrarás un elegante edificio que antiguamente servía como lugar de encuentro de comerciantes y centro de vida social. Hoy en día, además de ser un punto de interés turístico, es una sucursal del Museo de Historia de Gdansk.

Qué ver en Gdansk en Polonia

Cortes de Artus

Basado en la leyenda del Rey Arturo y los caballeros de la Mesa Redonda, el edificio nació en el siglo XIV con un claro espíritu de encuentro. A partir de 1481, el Tribunal de Artus fue el asiento exclusivo de las hermandades mercantes de Gdansk y fue el principal salón social de la ciudad, donde se reunió la élite del Puerto, reyes, príncipes y gobernadores de toda Europa. Actualmente, además de su función como museo, es sede de ceremonias oficiales, conferencias y eventos.

En su interior podrás ver obras de talla gótica tardía y renacentista de los siglos XV-XVII, que incluyen la estufa de azulejos renacentista más alta de Europa; la escultura gótica tardía “Saint. Jerzy luchando con el dragón” de Hans Brandt (1485); un contador de cerveza de hojalata de 1592 que lo convierte en el bar más antiguo de Polonia y la colección de los modelos de barcos más antiguos del país. También hay armaduras de torneos del siglo XV, un salón patricio, una escalera barroca de principios del siglo XVIII y varias esculturas del siglo XVIII, entre otros valiosos testimonios de la historia de este edificio.

Horarios: Martes de 10 a 13 horas. Miércoles, viernes y sábados de 10 a 16 horas. Jueves de 10 a 18 horas.
Precio de la entrada: 5 PLN
Un tip: La entrada es gratis los lunes de 10 a 13 en los meses de mayo a septiembre; y los martes en el mismo horario, en los meses de octubre a abril.
Un dato curioso: Como otros tesoros de la ciudad, este tampoco fue inmune a la guerra, pero gracias a la evacuación que se llevó a cabo en 1943, sobrevivió aproximadamente el 70% de los monumentos del interior. Hoy en día, el objetivo del Museo Histórico de la ciudad de Gdańsk es reconstruir los fragmentos faltantes del diseño interior para restaurar el esplendor artístico e ideológico de las antiguas hermandades.

5.- Iglesia de Santa María

Desde las Cortes de Artus, detrás de los edificios, no tardarás en reconocer los picos de la a iglesia de ladrillo más grande de Europa. La “Basílica de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María”, que tal es su nombre oficial, requirió 159 años de construcción y en su interior caben 20 mil personas. Pero desde su proyecto, quiso dimensiones colosales. Cuando se completó la obra, en 1502, Gdansk sólo tenía el doble de habitantes de los que cabían en el templo.

Qué ver en Gdansk en Polonia

Iglesia de Santa María

Aunque su origen fue católico, tuvo un periodo protestante y actualmente es nuevamente de culto católico. Durante la guerra, un bombardeo del Ejército Rojo hundió el techo y se perdieron sus frescos pero afortunadamente se salvaron las obras de arte más importantes.

Hoy en día, es un placer para la vista estar ante la enorme construcción de ladrillos rojos que se alza sobre los tejados de las casas, con una altura de 78 metros. Lo imperdible en su interior es conocer el imponente órgano, ver el reloj astronómico (preferiblemente a las 12 en punto para presenciar un desfile de figuras) y subir a la torre. Si te atreves a más de 400 escalones, tendrás ante tus ojos la mejor panorámica de Gdansk.

Horario: Entre semana, de 8:30 a 17:30 horas. En domingos y fiestas, de11 a 12 horas y de 13 a 17:30 horas. Si quieres subir a la torre, los horarios son de 9 a 19 horas de lunes a viernes (en los meses veraniegos, hasta las 21 horas) y de 10 a 16 horas en sábados y domingos.
Precio: La entrada al templo es gratuita, pero si deseas a la torre, el precio es de 10 PLN y la mitad para grupos, discapacitados y mayores de 65 años.
Un dato curioso: Verás una hermosa Madonna de estilo gótico tardío que representa a la Madre sonriendo al Niño en sus brazos. Cuenta la leyenda, que la estatua fue hecha ¡en una noche! en una celda de la cárcel por un aprendiz de escultor injustamente condenado a muerte.

6.- Museo de la Segunda Guerra Mundial

Haremos un desvío más que justificado. Porque a sólo 13 minutos caminando desde la Iglesia de Santa María, se encuentra el Museo de la Segunda Guerra Mundial.

Qué ver en Gdansk en Polonia

Museo de la II Guerra Mundial

Seas o no un apasionado de la historia, sabrás que Polonia ha sido uno de los escenarios más importantes -y también de los más castigados- en esa oscura etapa. Por eso, te recomendamos visitar este Museo que expone los horrores de la guerra y el holocausto, causados por el afán expansionista de los regímenes totalitarios.

Desde una perspectiva moderna y sin dudas, movilizadora, dedica 5 mil metros cuadrados a exposiciones permanentes y temporales para contarte el “detrás de escena” de la Segunda Guerra Mundial.

Algunas cosas que verás:

– Una habitación llena de maletas viejas, que pertenecieron a judíos polacos obligados a abandonar sus casas y partir a un campo de concentración.

– Fotos inéditas de Hitler y Stalin, carteles y simbología de sus regímenes.

– Minas, armas, ruinas, un tanque Sherman americano y un blindado T-34 ruso recrean un escenario de guerra.

– El deterioro y los cambios que provocó la guerra en la casa de una familia tipo. El público ve cómo van desapareciendo elementos como la radio, retratos, objetos de plata, libros, joyas, un abrigo de piel, etc. En cambio, van apareciendo nuevos objetos como una estufa de hierro, un escondite secreto, ropa vieja e identificaciones personales nuevas.

Horario: Martes a domingo de 10 a 20 horas.
Precio de la entrada: 23 PLN (normal); 16 PLN (reducido) y 55 PLN (familia). También hay días y horarios de visita gratuita, pero depende de su agenda del mes. En esta página podrás comprar las entradas o enterarte cuándo entrar gratis.

7.- Long Lane y la Casa de Uphagen

Después de visitar el Museo, puedes regresar a la Ruta Real para conocer sus últimos metros (¡y levantar un poco el ánimo!). Encontrarás una gran variedad gastronómica para tu comida: desde pizza napolitana, hasta cadenas internacionales, pasando obviamente, por restaurantes que ofrecen platos típicos polacos. Podrás ver más fachadas históricas (tal vez menos elegantes que las cercanas a la Puerta Verde) y continúa el ambiente animado y multicultural que caracteriza al centro histórico de Gdansk.

Qué ver en Gdansk

Fachada roja de Uphagen

En este sector, lo más destacable es la Casa de Uphagen (Dom Uphagema). Se trata de la vivienda de un mercader del siglo XVIII. En el año 1911 se convirtió en un museo y actualmente es una de las pocas casas de mercaderes de esta época abierta al público. Como en todo Gdansk, aquí la Guerra también se hizo presente. En 1944 una buena cantidad de su mobiliario fueron despojados por los alemanes y parte del edificio fue destruida. Llevó una década su reconstrucción, pero se abrió al público en 1998.

Te invitamos a que entres a la casa para hacer un viaje en el tiempo y conocer cómo vivía la clase media en la época gloriosa de Gdansk. El salón del primer piso es tal vez la parte más significativa de la vivienda, suntuosamente decorada con azulejos que presentan estructuras antiguas y telas. El techo está decorado con estuco bañado en oro precioso. En el segundo piso, las que fueran habitaciones de la casa, hoy funcionan como salas de exhibición. También puedes visitar el gran comedor en la parte trasera de la casa, tres pequeños salones en el ala lateral y los cuatros de servicio en la planta baja.

Una recomendación: ¡Entra gratis a la Casa de Uphagen! Desde principios de mayo de hasta fines de septiembre, los lunes de 10 a 13 horas. De octubre a abril, los martes de 10 a 13 horas.

8.- Golden Gate (Złota Brama)

Hemos llegado a la puerta de salida de nuestro Paseo Real (o a la entrada si has invertido el orden del recorrido).
Fue construida entre 1612 y 1614 sobre la que fuera una puerta gótica del siglo XIII. A partir de entonces, junto con el edificio Brama Wyżynna y la torre Wieża Więzienna es una parte destacada de las fortificaciones de la ciudad vieja.

Qué visitar enen Gdansk

Golden Gate de Gdansk

El diseño original es de Abraham van den Blocke y y sigue el estilo del manierismo holandés. Ambos lados de la puerta tienen áticos con figuras que simbolizan las cualidades del ciudadano ideal. Podrás ver las inscripciones en latín que dan idea de ello: Pax (paz), Libertas (libertad), Fortuna (riqueza) y Fama (fama).

La inscripción latina en la parte frontal, resume de alguna manera la historia de esta ciudad, que ha sido víctima de la guerra pero se ha alzado sobre su pasado: Concordia res publicæ parvæ crescunt – discordia magnæ concidunt: “De acuerdo crecen las repúblicas pequeñas, debido al desacuerdo caen las repúblicas grandes”.

9.- Puente del pan (Brotbrüke)

Termina tu primer día en Gdansk viendo un romántico atardecer desde el Puente del pan, que atraviesa el Canal de Radun y conecta la calle Kovalsk con la calle Kozhenn. También es conocido como el “Puente de los Amantes”, como algunos otros puentes del mundo, a este le tocó atiborrarse de candados que sellan una historia de amor… ¡Pero cuántas! Pareciera que ya no cabe ni un alfiler y sin embargo, allí verás alguna pareja haciéndose hueco en este testimonio colectivo del amor.

Qué ver en Gdansk en Polonia

Puente del Pan

Ofrece una postal bellísima de esta parte de la ciudad en su encuentro con el agua. Fue construido entre 1338 y 1356. Su nombre lo recibió por los numerosos vendedores de pan que ofrecían sus productos allí. ¡Medía sólo 8 metros de ancho! A principios del siglo XX, se amplió para dar paso al tranvía y en el año 2003 se fortaleció la construcción, aumentando su capacidad a 30 toneladas y un ancho de 16 metros. ¡Y todo para que puedas llevarte esta foto imperdible del destino!

SEGUNDO DÍA: DE CARA AL MAR BÁLTICO

10.- Westerplatte

Se trata de un museo al aire libre de cara al Mar Báltico que recuerda uno de los episodios históricos que cambiaron el mundo: allí comenzó la Segunda Guerra Mundial.

Qué ver en Gdansk

Westerplatte

Con forma de centro de interpretación, todo en Wasterplatte rinde homenaje a al fortín de 200 polacos que aguantaron nada más y nada menos que siete días la poderosa ofensiva alemana de 1500 soldados. Para los ciudadanos de Gdansk este sitio es uno de sus mayores orgullos, ya que en una semana, mientras el resto de los alemanes borraban a Polonia del mapa, en Waterplatte no habían sido capaces de asaltar una pequeña península.

Además de visitar las esculturas, su monumento final y aprender algo más de historia, en Wasterplatte podrás relajarte en un generoso y cuidado espacio verde junto al mar.

Horario: Está abierto las 24 horas y es gratuito.
Cómo llegar: El sitio está 5 km apartado del centro. Puedes acercarte en bici, en bus (66 o 606 frente a la Estación de Trenes) o en barco turístico. Sin dudas te recomendamos la última opción, que le dará un valor añadido al paseo. Es un relajante trayecto de 40 minutos que te ofrece una vista de los astilleros de la ciudad. El precios rondan los 40 PLN.
Un tip: ¡No olvides consultar el pronóstico meteorológico antes de ir!

11.- Parque Oliwa (Park Oliwski)

La historia de este maravilloso espacio verde, comenzó a escribirse con la llegada de la Orden Cisterciense en el año 1186 a la zona del arroyo Oliwa. Con el paso del tiempo, se erigieron edificios del monasterio y los alrededores en forma de jardines, callejones, prados y estanques, muchos de los cuales persisten hoy en su forma original.

Qué ver en Gdansk en Polonia

Parque Oliwa

Durante toda su historia y los cambios de propietarios, ha vivido diferentes influencias de diseño: barroco, francés y hasta anglo-chino. En 1924, el parque quedó bajo administración municipal y el palacio comenzó a cumplir la función de museo. En 2001, la parte sudoeste del parque fue revaluada en un jardín botánico de estilo japonés.

El clima apacible de las mañanas es ideal para explorar cada rincón de este Parque. Si quieres espiar un poco el lugar antes de ir, no te pierdas esta visita virtual.

Cómo llegar: Si estás siguiendo esta guía y te encuentras en Wasterplatte, la forma más rápida es un taxi, ya que se encuentra bastante cerca. Si estás en el centro, camina hasta la puerta Brama Wyzynna (muy cerca de la Golden Gate) y toma el autobús número 6 destino Jelitkowo, hasta la parada Obrońców Westerplatte 01, desde donde caminarás dos minutos para llegar al parque. El viaje dura unos 40 minutos.

Horario: De mayo a septiembre de 5 a 23 horas. De octubre a abril, de 5 a 20 horas.
Precio: La entrada al parque es libre y gratuita.

12.- Catedral de Oliwa

Junto al Parque y rodeada de verde, se alza la iglesia más larga pero también la más estrecha de Polonia, con sólo 8,5 metros de ancho. Mezcla los estilos góticos y barroco, con dos altas torres de 46 metros de altura que encierran su fachada. En conjunto y su marco, parecen una postal de cuentos.

Qué ver en Gdansk

Catedral Oliwa

En el año 1178 Sambor I, Príncipe de Pomerania, lleva la Orden Cisterciense a Oliwa y se construye aquí una primera iglesia de madera. Luego de siglos de saqueos, invasiones, incendios y por supuesto, los daños irreversibles de la Segunda Guerra Mundial, en 1946, la Curia del Obispo emprende trabajos de restauración, inserta vidrieras en el altar mayor y en los órganos, organiza el interior y lleva los órganos a una condición utilizable.

Porque lo que ha hecho famosa a la Catedral no es su estrechez, su fachada o su historia de eterna recuperación tras cada derrumbe, sino su impresionante órgano rococó de más de 8 mil tubos. Si tienes la oportunidad de escucharlo, quedarás francamente impresionado por su sonoridad y potencia. Te recomendamos especialmente que planifiques tu visita para poder oírlo, lo cual no será difícil, ya que tocan entre 3 y 4 veces diarias casi todos los días. Puedes ver los horarios según el mes de tu viaje, aquí. Y lo mejor, ¡es que son gratuitos!

Si vas a visitar otras ciudades como la preciosa Varsovia, no te pierdas sus 10 lugares más emblemáticos, así como si necesitas algunos consejos prácticos para preparar tu viaje a Polonia, no dudes en seguir leyéndonos.

Sobre el autor

Cristina
Viajera de vocación y profesión, con estudios en la Diplomatura de Turismo, especializada en el asesoramiento y venta de viajes en agencias de viajes off-line y on-line, organizadora de las Tertulias Viajeras y sobre todo bloguera en Está en tu Mundo.

Tu comentario será el primero on "Qué ver en Gdansk: 12 lugares impresionantes para una escapada de 2 días"

Deja un comentario

Tu email no se publicará


*