Excursiones desde Lisboa: los 10 lugares que ver cerca de la capital portuguesa

Una estancia de varios días o una segunda visita a un mismo destino, son una maravillosa oportunidad para un viajero. En el caso de Lisboa, con multitud de atractivos lugares, hacer excursiones en los alrededores, sólo te dejará con la boca abierta

A pocos kilómetros de la capital portuguesa, se esconden pueblos con encanto, playas que te quitarán el aliento, buenas olas para surfear, monumentos históricos, casinos al estilo James Bond y castillos o palacios de ensueño.

Siempre tienes la opción de contratar una excursión, pero aquí te explicamos la forma más económica y libre de conocer estos sitios.

Hoy queremos darle un espacio a 10 lugares imprescindibles a un paso de Lisboa. ¿Nos acompañas? ¡Allá vamos!

¿Cómo moverse por los alrededores de Lisboa?

Visitar los alrededores de Lisboa es fácil sea cual sea tu opción, ya que como verás detallado en cada lugar que recomendamos hay transporte público hasta cada uno de ellos, tren o autobús, aunque por supuesto, si prefieres alquilar un coche en Lisboa, o llevar el tuyo propio, podrás aprovechar más tu tiempo, además de la comodidad.

Las mejores excursiones desde Lisboa

1. Sintra

Excursiones desde Lisboa

Palacio da Pena

  • Cómo llegar: En automóvil, son 30 minutos desde Lisboa por autopista. En tren, tienes dos servicios: desde la Estación de Rossio o desde la Estación de Oriente. El precio del billete es de 2,25 €. El viaje dura un poco más de una hora pero atraviesa zonas y puntos muy bonitos.

Algunos viajeros dicen que visitar esta ciudad es como sumergirse en un cuento de hadas. Y no es para menos. Todo está cuidado, preservado y preparado para maravillar a sus visitantes. Conocer el Palacio da Pena, el Castelo dos Mouros, el Palacio Nacional, el Convento dos Capuchos y la Quinta de Regaleira, además del centro histórico, son tus citas imperdibles en Sintra.

Te aconsejamos madrugar y reservar por lo menos un día completo para este paseo.. si son dos, ¡mejor aún!. Por la mañana puedes comenzar por el lugar más visitado de Portugal y símbolo de Sintra: el Palacio da Pena. Por fuera, una arquitectura ecléctica llena de preciosos detalles; por dentro, accedes a habitaciones privadas, el vestidor de la Reina, la Sala de Lectura, la cocina y el fabuloso comedor. Cuando los monjes que habitaban la construcción original se trasladaron a la zona de Belem, el rey Fernando II compró el lugar y decidió construir un palacio como obsequio para su esposa María II de Portugal. Desde 1910 está abierto al público.

A sólo 200 metros del Palacio da Pena, se encuentra la entrada al Castillo de los Moros y se puede llegar caminando. Se trata de un castillo en ruinas clásico con paredes de piedra fortificada y murallas. Desde sus miradores obtendrás maravillosas vistas panorámicas de las colinas de la Sierra de Sintra.

Después de recorrer el centro histórico de la ciudad, puedes visitar el Palacio Nacional de Sintra, con sus imponentes chimeneas, cuyo recorrido te llevará una hora, o la Quinta da Regaleira a la que deberás dedicar unas dos horas inolvidables entre sus túneles subterráneos, cuevas, capillas y el pozo iniciático de los masones.

Si vas en verano, dado que los sitios cierran más tarde, te dará tiempo de conocer también el Convento dos Capuchos, una humilde construcción de piedra llena de historias.

Reserva tu excursión a Sintra con el Palacio da Pena + Cascais

  • Horarios: Los sitios abre de 9 a 20 horas en verano y de 10 a 18 horas en invierno.
  • Precio: Las entradas a cada uno de los sitios emblemáticos de Sintra oscilan entre 8 € y 14 €, pero puedes comprar boletos combinados y hay descuentos para familiar.
  • Recomendación: Es difícil moverse entre los monumentos de Sintra a pie o en transporte público, ya que la mayoría están dispersos por el Parque Natural. Te recomendamos alquilar un coche si no vas en el propio.

2. Estoril

Excursiones desde Lisboa

Chalet barros frente a la playa

  • Cómo llegar: En coche, por autopista A5, llegarás en unos 25 minutos. Si no deseas pagar peaje, puedes ir por la carretera EN 6, el trayecto será más lento pero disfrutarás la vista del mar en casi todo el recorrido. En tren, deberás tomar la Linha de Cascais desde Cais do Sodré en Lisboa hasta la estación de Estoril. El billete sencillo cuesta 2,15 €, los trenes parten cada media hora y la duración del viaje es poco menos de una hora.

A sólo 25 kilómetros de Lisboa, una seductora invitación: la población costera por excelencia de la zona, ideal para relajarse en la playa, hacer rutas de ciclismo, senderismo y escalada o probar puntería en los campos de golf.
¡Pero eso es sólo durante el día! Por la noche, Estoril lanza otra propuesta, en este caso, su animada vida nocturna y su casino de fama internacional.

Estoril tiene un pasado asociado al turismo de lujo, ya que allí se instalaron varios aristócratas exiliados durante y después de la II Guerra Mundial (entre ellos la familia real española). Y esas coquetas construcciones siguen en pie y pueden verse en cualquier paseo por el centro y la línea de playa.

  • Un dato curioso: Durante la II Guerra Mundial, el casino de Estoril fue un punto de encuentro para espías y agentes. Este fenómeno fue el que inspiró al personaje de James Bond de Ian Fleming. En 1970, el casino fue la pieza central del film “007, Al Servicio Secreto de Su Majestad”

3. Cascais

Excursiones desde Lisboa

Castillo de Seixas en Cascais

  • Cómo llegar: Por la autopista A5, llegarás en unos 40 minutos desde el centro de Lisboa. Tal y como te mencionamos anteriormente, también está la opción sin peajes y con mejores vistas por la carretera EN 6, aunque lleva un poco más de tiempo. Si vas en tren, desde Cais do Sodré en Lisboa, toma la Linha de Cascais. El billete vale 2,15 €, tiene frecuencia cada media hora y el trayecto dura poco más de una hora.

Si te apetece un día de sol, arena y mar, nada mejor que las playas de Cascais. Luego de un paseo por las callejuelas de su casco histórico, puedes llegar a pie a cuatro de las playas más bonitas de Lisboa: Praia da Ribeira, Praia da Conceição, Praia da Rainha y Praia de Parede. También puedes visitar alguno de los principales lugares de interés como la Ciudadela o el Museo de los Condes de Castro Guimarães.

Una actividad muy popular para los que se animan a las dos ruedas, es alquilar una bicicleta y llegar a “Praia do Guincho”. De hecho en el Ayuntamiento de Cascais, podrás acceder gratuitamente a las “Bicas”, siempre que las devuelvas antes de la hora de cierre de las oficinas.

El carril-bici bordea la costa y tiene puntos de interés como la Boca del Infierno (impresionante cueva donde se estrellan las olas), el Farol da Guia y el Forte de São Jorge de Oitavos. Luego comienzan a sucederse generosos espacios de playa hasta llegar a Praia do Guincho. Por cierto, si eres amante del surf, has llegado a una de sus mecas.

4. Óbidos

  • Cómo llegar: La opción de tomar un tren no es muy buena, ya que la estación de tren está a más de 2 km. de la ciudad, y la lentitud de los trenes regionales con poca frecuencia, que tardan 3 horas en recorrer los 80 km. que lo separan de Lisboa y cuesta entre 7€ y 12€. En autobús es mucho mejor, tardas apenas 1 hora, el billete cuesta 7,95€ y hay 10 salidas diarias de lunes a viernes, y menor frecuencia los fines de semana, con la compañía Rodotejo.

A poco más de una hora de viaje en coche desde Lisboa, nos recibe una pintoresca villa amurallada con un laberinto de estrechas calles empedradas donde dan ganas de perderse y un castillo medieval que lleva más de 800 años en pie.

Aunque no lo creas, ¡se trata de un regalo de bodas! Toda una villa de obsequio a la reina de Portugal en 1214.

La Porta da Vila es la entrada principal a Obidos y claro, es la mejor forma de empezar a descubrir la villa. El exterior de esta puerta esconde una preciosa capilla y los azulejos azules y blancos que la visten datan del siglo XVIII que representan la pasión de Cristo. Verás dos pequeñas puertas, un diseño que no es casual sino defensivo: así la caballería no podía atravesar la puerta a la carga y los escalones impedían el ataque frontal con arietes.

Desde allí hasta el Castelo de Óbidos, se puede bordear a pie los casi 1,5 kilómetros de muralla, que en algunos puntos alcanza los 13 metros de altura, e ir accediendo a privilegiadas vistas de la región.

El plato fuerte es el Castillo, de estilo medieval clásico con paredes de piedra y un imponente torreón inexpugnable y almenas defensivas. Data del siglo XIII y fue construido bajo el reinado del Rey Dom Dinis. ¡Es una de las 7 maravillas de Portugal! Lamentablemente, desde 1950 funciona allí un lujoso hotel por lo cual, no está permitida la entrada a menos que seas huésped. Pero creemos que la vista exterior vale el paseo.

• ¡No te lo pierdas! Prueba la famosísima “Ginjinha”, un licor frutal típico de la zona que también podrás encontrar en otras ciudades de Portugal… ¡Pero en Obidos…sabe mejor!

5. Évora

Excursiones desde Lisboa

Restos de templo romano en Evora

  • Cómo llegar: En coche, por las autopistas A2 y A6, te tomará poco menos de una hora y media llegar a esta encantadora ciudad. La duración, el trayecto y precio es muy similar para las opciones de autobús o tren, sólo cambian las frecuencias. Ambas opciones rondan entre 11 € y 14 €.

Has llegado a una “ciudad museo” declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1986. Dentro de sus murallas del siglo XIV, las callejuelas te van sorprendiendo con inigualables obras arquitectónicas como la Sé o Catedral, el Templo romano de Diana, las Termas Romanas y la Plaza do Giraldo. Además, es una animada ciudad universitaria y ofrece una variedad gastronómica para probar la comida tradicional alentejana (región de la que es capital).

Évora cuenta una lejana historia que se inició antes de la llegada de los romanos en el año 57 AC, cuando pasó llamarse “Ebora Liberalitas Julia”. Le siguieron los períodos visigodos e islámicos, pero su Edad de Oro fue luego de la conquista cristiana en siglos XIV y XVI. Cuando Felipe II de España ocupó el trono de Portugal, la corte real abandonó Évora y la ciudad entró en decadencia. Curiosamente, esto ha protegido y dejado intacto el centro histórico, ya que no hubi reurbanización como en otras ciudades de la zona. Por lo tanto, un paseo por este lugar es como un viaje en el tiempo.

  • Un tip: Si tu calendario de viaje coincide con las Festas Populares a finales de junio, podrás participar de una de las mejores ferias rurales del Alentejo.

6. Azenhas de Mar

Excursiones desde Lisboa

Azenhas de Mar

  • Cómo llegar: Si has decidido visitar Sintra, este pueblo puede sumarse al viaje. De lo contario, sin vas directo desde Lisboa, la forma más rápida de llegar en transporte público es combinando la Línea 18801 de tren y luego la línea 441 autobús, lo cual te llevará una hora y media de viaje y un costo total de entre 4 € y 7 €, dependiendo el horario. En coche, el viaje dura poco más de 40 minutos por autopista, yendo en dirección al Parque Natural de Sintra – Cascais.

Todo un pueblo de casitas blancas y azules encaramado sobre la roca del acantilado, a cuyos pies rompen las olas del Océano Atlántico. Esa será la primera imagen de postal que verás desde un mirador cercano y concurrido antes de llegar. Y es que las vistas no decepcionan a nadie y valen unas cuantas fotos. A este mirador, que es una parada imprescindible, se puede acceder en coche desde la carretera o subiendo unas escaleras desde la playa.

Dependiendo de las mareas, además, se forma una generosa piscina natural de agua salada en la playa, que es perfecta para quienes viajan con niños.

Además de unas relajantes horas de playa y degustar la comida tradicional, podrás dar un apacible paseo por las calles del pueblo. Sus fachadas blancas y azules, recuerdan a cualquier pueblo mediterráneo, pero enseguida, los típicos azulejos azules nos recuerdan dónde estamos.

Azenhas de Mar es otra joya del Parque Natural de Sintra – Cascais, pero con personalidad propia. Te recibe con una imagen de postal y te invita a bucear en ella. ¡Vale una escapada desde Lisboa!

7. Parque Natural de Arrábida

Excursiones desde Lisboa

Mirador Portinho da Arrábida

  • Cómo llegar: En automóvil, deberás conducir 45 minutos por A2 y N10. No hay servicios de autobús ni de tren disponibles desde Lisboa, pero puedes intentar llegar utilizando un taxi desde Setúbal, o con los servicios de Uber o Bla Bla car desde Lisboa.

Entre Setúbal y Sesimbra, te espera una de las bellezas naturales más visitadas del país, el Parque Natural de la Arrábida. El verde manto de la Sierra de la Arrábida se abraza con el mar azul claro y magníficos acantilados, creando un paisaje que invita a la excursión.

¿Y qué puedes hacer en este Parque? ¡Podríamos dedicar todo un libro a ello! Conoce, por ejemplo, la Sierra de Risco, donde se sitúa un vertiginoso acantilado de 380 metros de altura con una privilegiada vista panorámica del Atlántico. Puedes también relajarte en algunas de las fabulosas playas de arena fina y agua transparente como Figueirinha, Galapos y Portinho da Arrábida. Da un paseo en barca por el cercano estuario del Sado y, con un poco de suerte, podrás ver algún delfín en el recorrido. Conoce el Convento de Nuestra Señora de la Arrábida, un bonito monasterio del siglo XVI con cinco torres sobre el acantilado. Explora las rutas de senderismo y cicloturismo. Realiza un picnic en las zonas destinadas para ello.

Y si quieres llevarte un recuerdo en forma de sabor, prueba los productos típicos de la zona como la miel, los vinos y quesos de oveja. ¡Y esperamos que la gastronomía portuguesa te guste tanto como a nosotros! En pocas palabras, una escapada verde que lo tiene todo.

• ¡Tenlo en cuenta! Para conservar el patrimonio natural de este Parque, el acceso a algunas áreas sólo es posible con la compañía de un guía autorizado.

8. Sesimbra

Excursiones desde Lisboa

Fortaleza de Sesimbra

  • Cómo llegar: En coche, son 50 minutos por la autopista A2 y carretera N378. En transporte público, la mejor opción es el autobús Transportes Sul do Tejo, que tiene frecuencia cada tres horas desde Lisboa y cuesta entre 2 € y 4 €. Puedes ver la duración del viaje y comprar los boletos aquí.

Si a esta altura no sabes cuál de todos estos pueblos y ciudades, te lo ponemos más difícil. Porque Sesimbra es otro punto de interés turístico formidable.
Combina fabulosas playas con una interesante variedad de actividades.

Además de sus costas doradas y su deliciosa oferta gastronómica a base de pescado y marisco fresco, ofrece senderos para hacer escalada, senderismo y bicicleta atravesando la Serra da Arrábida. Y para los amantes de los deportes acuáticos, hay surf en la Costa da Caparica, tours en kayak o en barco siguiendo la línea costera y uno de los mejores puntos de buceo de Portugal.

¿Algo más? ¡Ah sí!: Tiene una animada vida nocturna y está a solo 40 kilómetros de Lisboa.

Aunque sabemos que este artículo va de escapadas de un día desde la capital portuguesa, creemos que Sesimbra es un lugar donde no te importaría prolongar tu estancia. ¡Tiene de todo!

• ¡No te lo pierdas! Disfruta las vistas panorámicas que pueden desde las almenas del Castelo de Sesimbra y toma un tour de avistamiento de delfines.

9. El Palacio Nacional de Mafra

Excursiones desde Lisboa

Palacio de Mafra

  • Cómo llegar: Para llegar en transporte público, debes tomar la Línea Verde de tranvía con dirección Telheiras (12 minutos, 2 €) y luego el autobús “Mafra Covento” desde la Estación de Campo Grande (30 minutos, de 3 € a 5 € dependiendo el horario). Si vas en coche, son 40 minutos por la autopista A8.
  • Horarios: Todos los días de 9 a 18 horas.
  • Precio de la entrada: Adultos 6 €. Mayores de 65 años, estudiantes y carnet joven, 50% de descuento. Menores de 12 años, gratis.

A tan sólo 30km al noroeste de Lisboa, otra irresistible excursión de un día: el Palacio Nacional de Mafra.

La ciudad se ha hecho famosa por su extravagante y titánico Palacio que es en realidad un complejo que incluye un gran monasterio, una adornada basílica y una biblioteca con más de 36 mil libros antiguos.

Fue construido en el siglo XVIII y a lo largo de su historia fue utilizado como convento y como residencia real. Tiene 1200 habitaciones, su fachada se extiende por 250 metros y las dos torres del campanario suman nada más y nada menos que 92 campanas.

Los viajeros quedan maravillados con la opulencia del Palacio, las estatuas marmóreas de su basílica y ese océano de libros que, por cierto, tiene su propia colonia de murciélagos (¡No te preocupes! No se acercan a los visitantes y son los encargados de preservar de insectos a la antigua colección). Luego de visitarlo, puedes recorrer el Jardim do Cerco que rodea el palacio y conocer el centro urbano de la ciudad, con una buena selección de cafés y restaurantes.

  • Un dato curioso: La construcción del Palacio de Mafra se prolongó durante 40 años y requirió el trabajo de 15 mil personas. Fue financiado por las riquezas provenientes de las colonias portuguesas, pero su casi llevó al estado a la quiebra.

10. Setúbal

Excursiones desde Lisboa

Setúbal

  • Cómo llegar: Por la autopista A2, son 40 minutos en coche desde el centro de Lisboa. En autobús, debes tomar las líneas 561 o 754. El recorrido demora unos 50 minutos y el billete cuesta entre 3 € y 5 €, dependiendo el horario.

Setúbal es una bonita localidad al suroeste de Lisboa con un imán turístico: fabulosas playas entre las que cuesta para elegir, las cuales te hemos mencionado en el punto del Parque Natural de Arrábida. ¡Pero hay mucho más!

Aunque expone una belleza natural exuberante, ser la cuarta ciudad de Portugal en cantidad de habitantes, también le otorga un atractivo urbanístico, como la Avenida Luisa Todi, el Mercado do Livramento, la Casa de la Bahía y las coquetas calles comerciales del centro histórico.

Te recomendamos las increíbles vistas panorámicas desde lo alto de la Fortaleza de Sao Filipe, el pintoresco muelle pesquero de Doca dos Pescadores y, si tienes la oportunidad, únete a un tour de avistamiento de delfines.

¡Ah! Y no olvides probar una singularidad de la gastronomía de esta ciudad: el “Choco frito”.

  • ¡No te lo pierdas! Troia en un centro turístico cercano a Setúbal con un puerto deportivo, un casino y hasta un centro de congresos. Las zonas de playas son maravillosas. Para llegar a la Península de Troia tenemos que tomar un ferry en Setúbal (desde 15,90 € por vehículo) o catamarán (desde 7,20 € por pasajero). Puedes ver todos los horarios, precios y comprar los billetes aquí.

Sobre el autor

Cristina
Viajera de vocación y profesión, con estudios en la Diplomatura de Turismo, especializada en el asesoramiento y venta de viajes en agencias de viajes off-line y on-line, organizadora de las Tertulias Viajeras y sobre todo bloguera en Está en tu Mundo.

Tu comentario será el primero on "Excursiones desde Lisboa: los 10 lugares que ver cerca de la capital portuguesa"

Deja un comentario

Tu email no se publicará


*