Gastronomía de Rumanía: 19 platos típicos que debes probar

Nos encanta viajar, eso está claro, pero todavía nos gusta más probar todo lo que nos encontramos en nuestro camino, y disfrutar al máximo de los platos típicos de cada país que visitamos, profundizando en su gastronomía como una parte más que se debe conocer de la cultura del lugar de vacaciones elegido, en especial en este caso, si vamos a Rumanía con una rica y variada gastronomía, basada en una materia prima de gran calidad, como las verduras, carnes y lácteos, combinadas con influencias de los pueblos que han pasado por allí, con sabores balcánicos, eslavos, húngaros, alemanes y aromas mediterráneos traídos por los turcos, los griegos, franceses o italianos.

¿Qué comer en Rumanía? Comidas tradicionales de la gastronomía rumana

Por ello, hoy viajamos hasta lo más rico de Rumanía, recorriendo los 19 platos más típicos de la gastronomía rumana que todo viajero debe probar:

1. Mici

Gastronomía típica de Rumanía

Mici

Empezamos con la comida nacional por excelencia de Rumanía, toda una exquisitez que se encuentra por todo el país ya sea como aperitivo o plato principal, llamado mici o mititei, y sin duda uno de mis favoritos de la gastronomía de este maravilloso país, que consiste en un rollo de carne picada de cordero y ternera, o cordero y cerdo, aderezada con sal, pimienta, ajo, bicarbonato sódico y caldo de los huesos de la ternera.

Se cocina a la parrilla otorgándole un sabor aún más especial, y se sirve acompañado generalmente de una rica mostaza dulce, que está para chuparse los dedos, aunque también la hay picante, y por supuesto, una cerveza bien fría de producción nacional, con una gran variedad de marcas a elegir con una larga historia y tradición, como por ejemplo Ursus, Timiçoreana (que se fabrica desde 1.718) o Ciuc entre otras muchas.

2. Sarmale

Gastronomía Rumana

Sarmale

Seguimos con otro de esos platos que están tan deliciosos que querrás llevarte la receta a casa, el sarmale. La comida estrella de cualquier celebración en Rumanía, bodas, bautizos, Navidad, Semana Santa o cumpleaños, y que además encontraréis en cualquier restaurante, es un plato bastante elaborado que consiste en unos rollitos de hoja de repollo o vid en salmuera, rellenos de carne picada de cerdo y ternera, arroz, cebolla, panceta ahumada, tomate frito, aderezada con sal, eneldo, pimienta y una especia local llamada cimbru, que podría sustituirse por tomillo, y acompañados con una salsa de crema agría llamada smântână. ¡Os aseguro que resultan realmente adictivos!

3. Ciulama de Pui

Gastronomía de Rumanía

Ciulama de Pollo

Otro de los platos con los que se me hace la boca agua, es la ciulama de pui o pollo, con el aliciente de que además es muy fácil de preparar en casa. Sólo se fríe el pollo con mantequilla hasta que adquiera el color blanco, y luego se cuece en la misma sartén con cebolla y zanahoria finamente troceadas (si quieres más potencia también puedes usar hierbas aromáticas como apio o perejil) hasta que el pollo esté tierno y haya reducido el caldo, para añadirle unas cucharadas de harina previamente disueltas en agua para espesar la salsa, y terminar aderezándolo con ajo bien machacado en un mortero, sal y pimienta. ¡Una delicia en tu mesa!

4. Zacusca

Gastronomía de Rumanía

Zacusca de Berenjena

Otro plato típico de Rumanía que merece la pena descubrir es la Zacusca, una pasta vegetal hecha con berenjenas y pimientos rojos asados a la parrilla, que una vez limpios y en el caso de la berenjena colada para desechar el caldo de la misma que resulta amargo, se ponen en una olla bien triturados con un sofrito de cebolla aromatizado con laurel, salsa de tomate, sal y pimienta, y se deja cocinar para que se mezclen bien los sabores, antes de llevarlo a la mesa y untarlo en el pan para alegrar nuestro paladar.

5. Ciorba: sopa tradicional de Rumanía

La sopa, llamada ciorba, es la reina de la mesa por ser perfecta para combatir las bajas temperaturas del invierno, por lo que no es de extrañar encontrar una gran variedad de sopas en la gastronomía rumana, la mayoría de ellas bastantes contundentes. Por ello, hemos hecho una selección de las más famosas que se encuentran en cualquier restaurante:

Gastronomía de Rumanía

Sopa de albóndigas

Ciorba de Burta

La ciorba de burta o sopa de callos, aunque no es de lo que más me gusta del listado, es sin duda uno de los platos más populares del país, y muy apreciada en los días de resaca. Para hacer esta sopa en casa, se tienen que limpiar perfectamente los callos y ponerlos a hervir con laurel, pimienta, cebolla, sal y huesos de ternera durante una hora y media, para añadir posteriormente zanahoria rallada, 15 dientes de ajo, y un par de guindillas que sólo se dejarán en el guiso 15 minutos, y si lo encuentras, raíz de perejil o chirivía, y seguir cociendo todo durante al menos otra hora y media, o hasta que los callos estén blanditos. Se rectifica de sal, se pone vinagre, y se deja otros 5 minutos, cuando se termina con yemas de huevo, y smântână.

Ya sólo queda servirla con una salsa de ajo, el rico pan rumano, y sobre todo, prepárate para entrar en calor.

Ciorba Radauteana

Si te ha parecido demasiado la sopa de callos, aquí te presentamos otra versión más ligera preparada con pollo, la ciorba radauteana, en la que en esta ocasión se cuece también con zanahorias, raíces de perejil, chirivías, cebollas, sal, pimienta en grano y una ramita de apio, a lo que se termina añadiendo las yemas de huevo y la smântână, para llegar a la mesa acompañada de una pasta de ajo llamada mudjei y vinagre.

Otra opción sería la conocida como Ciorba Falsa de Burta o Sopa de Callos Falsa, en la que se sustituyen los callos por unas ricas setas del género pleurotus, con tocino y costillas ahumadas.

Ciorba Perioşoare

Y ha llegado el turno de la Ciorba de Perioşoare, o sopa de albóndigas hechas prácticamente igual que en la gastronomía española, con carne picada, sal, pimienta, pimentón y cebolla cortada muy fina, que se cuecen en un caldo de verduras, como por ejemplo zanahorias, cebollas, tomate, calabacín, apio, raíz de perejil, chirivía, junto con huesos de ternera, sal y tomillo seco.

Una vez en el plato se puede aderezar con otras especies como eneldo o perejil, vinagre o borsch, un zumo de salvado de trigo fermentado, harina de maíz y agua, con un gusto un tanto amargo, e incluso añadir yemas de huevo crudas o smântână, según tus preferencias.

Ciorba de Fasole cu Ciolan

Y acabamos las recomendaciones de ciorba, con la sopa de judías blancas y carne ahumada, todo hervido con pimiento rojo, chirivía, raíz de perejil, zanahorias, cebollas, sal, comino y pimentón, y que una vez en la mesa se puede aderezar con estragón o vinagre, y acompañarlo con rodajas de cebolla morada cruda.

6. Pomana porcului

Gastronomía de Rumanía

Pomana Porcului

Y seguimos nuestro recorrido por la mejor comida de Rumanía con Pomana Porcului, un plato que tradicionalmente no faltaba en las mesas en Navidad, cuando se hacía matanza para tener la carne de cerdo magra más fresca, que se freía en manteca hasta que se doraba, se incorporan unas exquisitas salchichas frescas que se cocinaban un poco, con la sartén tapada para aprovechar sus jugos, y luego, simplemente, añadir ajo machacado en el mortero, sal y un poco de agua, que se reduce para servirse con todo el sabor. ¡Fácil y más que rico!

7. Salata boeuf

Platos típicos de la gastronomía rumana

Ensalada de ternera

Y llegamos a la ensalada de ternera, una variante de la ensaladilla rusa, que se elabora cociendo la carne con huesos, pollo, apio, zanahorias, chirivías, sal, y una cebolla que retiraremos posteriormente, y cuando está totalmente tierna, se deshilacha, y se mezcla con las verduras cortadas finamente, con patata cocida en cubos, y una deliciosa mayonesa de yemas con mostaza. Para decorarla se usan pepinillos y otros encurtidos, así como huevo duro.

8. Pastrama de cordero o cabrito

Gastronomía de Rumanía

Pastrama de cordero

Una de las cosas de las que pueden presumir los rumanos, es de ser todo unos expertos con las barbacoas, que se organizan hasta en los balcones de sus pisos o apartamentos, por lo que este es uno de esos platos que no puedes dejar de probar: pastrama. Esta carne es pierna de cordero o cabrito deshuesada, que se marina durante 3 días con un poco de aceite de oliva, pimentón dulce, pimienta, sal gruesa, pimentón picante, laurel, dientes de ajo, rodajas de cebolla y unas ramas de tomillo, luego se deja secar al aire unas horas, y se ahuma con madera de árboles frutales para finalmente terminarse en la parrilla, no dejando que se seque pintándolo con una mezcla de aceite y ajo. ¡Te encantará!

9. Tochitura

Gastronomía de Rumanía

Tochitura

Otra manera de cocinar la carne de cerdo, y que lleva menos tiempo que el plato pomana porcului, es la sabrosa Tochitura, unos solomillos cortados en dados, que se doran en una sartén, a los que se añaden salchichas ahumadas, ajo, sal, pimienta y pimentón, y se sigue cocinando otros 5 minutos para regarse con un buen chorro de vino, con lo que seguimos cocinando todo otros 20 minutos más, ¡y listo para servir!

10. Drob

Gastronomía típica de Rumanía

Drob

Un plato tradicional en Pascua, una fecha muy señalada para los cristianos ortodoxos, es el Drob, un plato que debes probar si eres amante de la casquería, ya que es un pastel de órganos de cordero como hígado, corazón y pulmón, cocinados en un sofrito de cebolletas y ajo, que se mezcla con huevos crudos, perejil fresco, sal, pimienta negra y eneldo, para después darle forma con huevos previamente cocidos en su interior, y terminarlo en el horno.

11. Urda: los quesos rumanos

Gastronomía de Rumanía

Queso Urda

Los quesos de Rumanía se merecen una mención aparte por su gran calidad y variedad, y te recomiendo que no te vayas del país sin haber degustado algunos, como por ejemplo el Urdă, con leche de vaca o de oveja, con una textura parecida al queso ricotta, y un característico sabor dulce, que lo hacen perfecto para postres, para rellenar pimientos o tomates, e incluso par hacer pastas de queso.

Otro queso muy rico es el Cașcaval, de color amarillo y con una firmeza parecida a los quesos de bola, también de leche de vaca u oveja, y de dos tipos diferentes: normal y ahumado. Además de ser el rey de los bocadillos, se pone de aperitivo empanado. Si buscas un sabor más fuerte, lo tuyo es el queso Brânză de burduf, de oveja, con un olor más intenso y blandito.

Por último, no podemos dejar de mencionar dos de los quesos más populares, el Telemea, tan sabroso que se suele comer con cebolleta cruda, aceitunas o tomate, o el Caș, muy utilizado en ensaladas y con todo tipo de vegetales.

12. Mamaliga: el mejor acompañamiento

Gastronomía de Rumanía

Mamaliga

Y por fin llegamos al acompañante por excelencia, siempre presente en cualquier mesa rumana, la mamaliga o polenta, que consiste en harina de maíz hervida con un poquito de sal que se come con queso, mantequilla, smântână o cualquiera de los platos mencionados anteriormente. ¡Te va a conquistar!

Los mejores postres de Rumanía

13. Plăcintă 

Gastronomía de Rumanía

Placinta

La empanada más dulce de Rumanía se llama Plăcintă, que se puede encontrar rellena de queso fresco, manzana o calabaza, y todas están riquísimas. ¡Seguro que vas a repetir!

14. Salam de biscuiti

Uno de los postres que más me gusta de Rumanía, es el salam de biscuiti o salami de galletas, un rollo que se prepara hirviendo leche con cacao, azúcar, mantequilla y aroma de ron, y añadirle pasas, nueces y galleta picada, resultando una especie de salsa de chocolate, a la que se le da forma, para dejarlo enfriar. ¡Una pasada!

15. Papanasi

Los donuts más famosos del país se llaman papanasi, tiernos por dentro y crujientes por fuera, que se comen como postre caliente, acompañados de queso fresco, smântână y mermelada de frutos rojos. ¡Toda una delicia!

Postres típicos de Rumanía

Papanasi con smantana y frutos rojos

16. Cozonac

Cozonac es una especie de bizcocho muy tradicional que no sólo encontrarás en Rumanía, sino también en los países vecinos de Bulgaria, Albania y Macedonia del Norte, en especial durante las festividades de Navidad y Pascua. Curiosamente, se sabe que la primera vez que apareció en un libro de recetas fue en el año 1.718, pero que ya los egipcios, griegos y romanos, comían este postre con algunas variantes. ¡No te lo pierdas!

17. Mucenici 9 de Marzo

Gastronomía de Rumanía

Mucenici

El 9 de Marzo, en toda casa rumana se prepara Mucenici, un postre para conmemorar a 40 Santos Mártires, y celebrar esa fiesta tan importante para la religión ortodoxa. El resultado es una especie de sopa de pasta hervida, como se aprecia en la foto, con nueces picadas, ralladura de limón y naranja, azúcar, esencia de vainilla y de ron.

18. Coliva

Otro postre tradicional que se cocina el día de todos los Santos, en cualquier tipo de celebración para honrar a los difuntos, y otras fechas señaladas, que resulta realmente delicioso, es la Coliva, elaborada con cebada hervida con azúcar, que se mezcla con pasas, nueces, azúcar de vainilla, ralladura de limón y decorado con cacao y coco en polvo.

19. Licores típicos de Rumanía: los digestivos

En Rumanía vas a encontrar una gran variedad de ricos licores, algunos de ellos incluso destilados de forma casi artesanal, como por ejemplo, palinca, que se hace con frutas como ciruelas, peras, albaricoques, peras o melocotones, aunque también se puede encontrar de manzana o membrillo. Prepárate, porque el grado de alcohol ronda entre un 35% y un 86%, así que seguro que te saca los colores.

Otra variedad es tuica, también de ciruelas destiladas, pero con menor grado de alcohol, de entre un 20% y un 30%, que es la que normalmente se consume en casa.

A partir de aquí, ya sólo nos queda desearte Pofta Buna. ¡Qué aproveche!

Sobre el autor

Cristina
Viajera de vocación y profesión, con estudios en la Diplomatura de Turismo, especializada en el asesoramiento y venta de viajes en agencias de viajes off-line y on-line, organizadora de las Tertulias Viajeras y sobre todo bloguera en Está en tu Mundo.

Tu comentario será el primero on "Gastronomía de Rumanía: 19 platos típicos que debes probar"

Deja un comentario

Tu email no se publicará


*