Qué hacer en Zúrich: las 14 cosas que no te puedes perder

Relojes, navajas suizas, dinero, seguridad, Einstein… Es lo que se oye sobre Zúrich pero creemos que como destino turístico tiene una cantidad y variedad de atracciones difíciles de resumir… ¡Haremos el intento con estas 14 recomendaciones!

Estás en el centro urbano más grande de la Confederación Suiza, muy próxima a los Alpes y el motor financiero y cultural del país. En dos ocasiones ha sido premiada como la ciudad con más calidad de vida del mundo. A pesar de su clima extremo, podrás caminar por la calle con tus bolsas abiertas, desatender tu móvil en la mesa de cualquier bar o incluso dejar tu bicicleta sin candado en muchos sitios. Claro, estás en la tercera ciudad más cara del mundo y lo notarás en cada rincón.

El aire y el agua del grifo son de los más puros del planeta. No hay bullicio, ni aglomeraciones y nadie controlará que hayas pagado algo o no. Simplemente, porque nadie deja de pagar nada, no hay carteristas, casi no se registra pobreza…vamos…una ciudad rica donde las haya.

Por lo tanto, prepara bien tu presupuesto, lleva contigo prendas de bastante abrigo (vayas en la época que vayas) y sigue nuestros consejos para no perderte nada.

  • Un consejo antes de empezar: Aunque se trata de una ciudad cara, su Tarjeta Zúrich de descuentos sólo conviene si piensas visitar más de un museo, usar frecuentemente el transporte público y navegar el Limmat. Si estos aspectos están en tu plan de viaje, no dudes en hacerte con ella.
  • No te olvides de echar un vistazo a la guía de la ciudad de Lucerna, a solo 50 km de Zurich.
  • Los idiomas de Suiza (como explican en la web de Babbel) son alemán, francés, italiano y romanche, pero los suizos son multilingües y también entienden inglés.

Cómo llegar desde el Aeropuerto

El aeropuerto de Zúrich está ubicado a unos 13 km al norte de la ciudad. Sin duda, la mejor forma de llegar al centro es el tren, ya que el aeropuerto tiene su propia estación.

Puedes tomar los trenes EC, IC, ICN y IR y los metros (S-Bahn) S2 y S16: todos llegan a la estación central, con varias paradas intermedias. La frecuencia es prácticamente continua y la duración del viaje, 12 minutos… ¡puntualidad Suiza!

El billete cuesta CHF 6,60 CHF para adultos y la mitad para niños entre 6 y 16 años. Hay varias máquinas expendedoras en todo el aeropuerto. Puedes pagar con tarjeta o euros, recibiendo el cambio en moneda local.

14 cosas imprescindibles que hacer en Zúrich

1. Subir a la montaña Üetliberg

Montaña Üetliberg

Montaña Üetliberg

Hemos comenzado con esta actividad porque traes la energía del recién llegado y porque obtendrás la mejor vista de la ciudad que estás a punto de descubrir. Pero no te preocupes, no se trata de una prueba física difícil y además, siempre tienes la opción de subir en tren, o puedes combinar ambas opciones.

Si es pleno invierno o no quieres perder mucho tiempo, puedes tomar el tren S 10 que te lleva hasta la misma cima de la montaña, desde la Estación Central. Aquí tienes los días y horarios de operación, y el precio del billete es de CHF 14.

Pero nuestra recomendación, por gratuita y placentera, es subirlo a pie. Lleva unos 40 minutos, no requiere un gran estado físico y hay bancos y dos fuentes de agua en el camino por si necesitas tomar un descanso.

¡Has llegado a la cima! Los 871 metros de altura de Üetliberg dejan ante tus ojos la mejor vista de la ciudad y el brazo de agua Limmat. También hay un restaurante, aunque te advertimos que no será barato.

  • Un tip: Si todavía quieres más alto, puedes subir a la Torre de Radio, con un coste de CHF 2. Desde allí, las panorámicas son aún mejores.
  • Otro tip: ¡Mira bien el clima antes de ir! Es muy importante que te asegures de que no habrá niebla en la cima, de lo contrario sólo verás una pared gris.

2. Dar un paseo junto al Rio Limmat… ¡o navegarlo!

Rio Limmat en Zurich

Rio Limmat en Zurich

Aunque en el resto de Suiza lo conocen como el “Lago de Zúrich”, en la ciudad lo llaman Limmat y es uno de los grandes símbolos de este destino turístico.

En el lago desemboca el río Linth, que proviene de los glaciares, por lo cual ya puedes imaginar la belleza (¡y la temperatura!) de sus aguas. Recorrer y admirar su preciosa costanera, es un paseo obligado en Zúrich.

Además de ser una zona animada llena de turistas, bares y restaurantes, podrás encontrar pintorescas y antiguas casas medievales, con pórticos y soportales bellísimos, los pináculos de las iglesias Fraümunster y St.Peterkirche, y la torre del observatorio Urania.

Navegar este precioso lago, es una de las atracciones más elegidas por los turistas, sobre todo en primavera y verano. Si te decides por esta opción, hay una buena variedad de precios que va desde CHF 8,80 por un “short round trip” en segunda clase hasta CHF 42,80 por un “long round trip” en primera clase, que sube hasta casi el inicio del lago. Aquí puedes ver los distintos precios e información (en inglés) y comprar los billetes.

  • No te lo pierdas: Junto al puente verás el edificio del Helmhaus. Antiguamente, era sede del mercado de telas y sedas, y hoy en día aloja una bonita una galería de arte.

3. Aprovechar tu tiempo en el Museo de los Relojes Beyer

Uhrenmuseum Beyer (Museo de los Relojes Beyer)

Uhrenmuseum Beyer (Museo de los Relojes Beyer)

Si hay un objeto por el que Suiza es reconocido es por sus relojes. Y el Museo Beyer, con sus 500 cronómetros desde el año 1400 A.C hasta hoy, es una excelente forma de conocer las curiosidades, la historia y los detalles de estos complejos instrumentos de medición.

Por supuesto, verás todo tipo de relojes: solares, de aceite, de arena, de agua, de mesa, de bolsillo… ¡Uf! La variedad es enorme y se aconseja disponer de 2 a 4 horas para aprovechar al máximo esta preciosa colección que conjuga ingenio, arte y diseño.

Ten en cuenta que las explicaciones sólo están disponibles en inglés y alemán, pero aun así es muy gráfico y podrás entenderlas sin mayor inconveniente.

  • Dónde: Bahnhofstrasse 31 (A pasos del antiguo jardín botánico)
  • Cuándo: Lunes a viernes, de 14 a 18 horas.
  • Cuánto: Adultos, CHF 10. Menores de 12 años, gratis.

4. Relajarte en el Jardín Botánico

Jardín Botánico de Zúrich

Jardín Botánico de Zúrich

Ya te hemos advertido que el clima y los precios de este destino son poco extremos. Pues bien, el Jardín Botánico es una especie de excepción de ambas características: se puede disfrutar en invierno y en verano… ¡y es gratuito!

En realidad, se trata del “nuevo” Jardín Botánico de la ciudad, ya que el anterior se encuentra en el centro y es bastante más pequeño, pero aún se puede visitar. El actual, pertenece a la  Universidad de Zürich y tiene jardines al aire libre y tres invernaderos.

En la parte exterior, bellísimas flores y plantas se aprecian sobre todo en primavera y verano. En cambio, los tres invernaderos (que desde afuera le dan un aire futurista al espacio verde) ofrecen su espectáculo para los sentidos durante todo el año. Más de 2 mil metros cuadrados cubiertos donde disfrutar aromas, formas, colores y hábitats de varias partes del mundo.

No te pierdas el “Jardín de olores”, la colección de plantas alpinas, el sector de plantas medicinales, la exhibición de plantas carnívoras y el herbario.

  • Dónde: Zollikerstrasse 107 (se puede llegar en el tren 11 o el bus 31)
  • Cuándo: Todos los días hasta las 19 horas, excepto en invierno, que cierra una hora antes.
  • Cuánto: ¡Gratis!

5. Vivir la pasión futbolística en el Museo de la FIFA

Museo y Sede Oficial de la FIFA

Museo y Sede Oficial de la FIFA

Otro de los motivos por los que habrás escuchado hablar de este destino turístico, es por ser Sede Oficial de la FIFA. Y los zuriqueses (interesante gentilicio, ¿verdad?) han sabido explotar este hecho con la creación de un Museo para los amantes del balón.

Aquí se exponen y preservan importantes objetos, documentos y fotografías del fútbol internacional, mostrando la evolución desde sus orígenes hasta hoy, en más de 1000 objetos.

El Museo recuerda cada edición de la Copa del Mundo, recaba pruebas del inicio antiquísimo de esta disciplina y expone fotografías inéditas, como las del Mundial de 1934 en Italia o las de estadios etíopes en los años 60.

Uno de los aspectos más originales e inesperados del Museo, es el espacio dedicado al fútbol femenino, llamado “Héroes”. Esta colección de historias, relatos y recuerdos muestra momentos clave del fútbol femenino desde sus orígenes hasta la Copa Mundial 2019.

    • Dónde: Seestrasse 27 (Aquí tienes las instrucciones para llegar desde cualquier punto de la ciudad)
    • Cuándo: Martes a domingo de 10 a 18 horas.
    • Cuánto: Adultos CHF 24; Niños 0-6 años, gratis; Niños 7-15 años, CHF 14; Familias, CHF 64.
    • Tip1: ¡Tienen un 50% de descuento en las entradas compradas por internet!
    • Tip2: Date una vuelta por el museo con la visita virtual para convencerte de que vale la pena. ¡Y está en español!

6. Darte un lujo en Bahnhofstrasse (la milla de oro)

Bahnhofstrasse

Bahnhofstrasse

Podría decirse que has llegado al epicentro del lujo, donde se reúnen las mejores y más caras tiendas de la ciudad…y tal vez del mundo.

La Bahnhofstrasse es apodada “la milla de oro” de Zúrich: con sólo ver un escaparate sabrás por qué. Esta calle se extiende desde la Estación de tren hasta el Lago ofreciendo los relojes más precisos del mundo, la joyería más exquisita y el último grito en moda…aunque es posible que lo de “grito” se deba a los precios.

De compras o de curioseo, vale la pena que conozcas esta calle, ya que resume todo el esplendor de sus emblemas comerciales.

  • Un tip: Si los precios te resultaron inaccesibles para la compra, date un capricho y saborea una copa de champagne en la terraza del San Gotthard, viendo pasar el tranvía y turistas de todo el mundo. Y si eres amigo del chocolate, no te pierdas la confitería Sprüngli y sus manjares.

7. Conocerlo todo sobre la cultura helvética en el Museo Nacional

Museo Nacional de Zúrich

Museo Nacional de Zúrich

Frente a la Estación Central, el edificio no pasa desapercibido por su magnífica arquitectura del S XIX, por la que fue destacado como Monumento Histórico. Pero lo valioso, sin lugar a dudas, está dentro.

El Museo Nacional presenta la historia de Suiza desde sus primeros tiempos hasta hoy con más de 860 mil objetos divididos en 14 colecciones, entre las que se encuentran arqueología, metales preciosos, muebles, numismática, joyas, tecnología y textiles.

Si quieres hacerte una idea de los objetos que verás, puedes visitar su colección virtual aquí.

  • Dónde: Museumstrasse 2 (Frente a la Estación Central)
  • Cuándo: Martes a domingo de 10 a 17 horas. Domingos, hasta las 19.
  • Cuánto: Adultos CHF 10. Niños hasta los 16 años, gratis.

8. Deleitarte con la arquitectura y los bares del Altstadt (Casco antiguo)

Estación Central de Zurich

Estación Central de Zurich

El centro histórico de Zúrich, el Altstadt, combina un viaje en el tiempo con el buen gusto moderno. Emblemáticos edificios del siglo XIX, calles empedradas, coquetas cafeterías, tiendas y galerías, lo convierten en un paseo obligado.

Desde la Estación Central hasta el puente Quaibrücke, en la margen derecha del lago y subiendo una que otra cuesta que te hará perder el aliento, el Altstadt es el sitio más turístico y cosmopolita, donde se encuentran quienes sólo pasan unas horas en la ciudad (haciendo escala en el aeropuerto, algunos viajeros se escapan a conocer el centro, ya que está bastante cerca como te indicamos al principio), con aquellos que plantaron bandera hace tiempo.

Las fachadas medievales y renacentistas, tanto en la calle principal (Niederdorf) como en los callejones, tienen un atractivo incomparable. Además, a diferencia de otras ciudades europeas, su neutralidad en conflictos bélicos ha permitido una conservación poco común de este valioso patrimonio.

  • Un dato curioso: Fíjate en las zonas altas de las puertas de las casas. En algunas de ellas descubrirás azulejos que llevan nombres como “Pájaro Negro” o “León Amarillo”. ¿Te imaginas cómo y por qué llegó eso allí? ¡Fue Napoleón! Mandó a colocarlas con el fin de que sus soldados, al volver de noche y un poco pasados de copas, pudieran identificar su casa. ¡Ese capitán conoce su tropa!
  • Un tip: ¿Qué tal un tour gratis y en español por el centro histórico? Dura una hora y media y puedes ver los horarios y días aquí.

9. Tomar un descanso disfrutando las vistas en el Lindenhof 

Vistas en el Lindenhof

Vistas en el Lindenhof

Luego de una caminata por el Altstadt, el merecido y esperado descanso con el escenario perfecto. El Parque Lindenhof es un pequeño oasis verde desde donde podrás además contemplar una de las mejores postales de la ciudad con el Limmat y los edificios de la orilla de enfrente.

Además de su impecable belleza y detalles de jardinería, se trata de un sitio al que la historia y sus protagonistas han elegido en varias oportunidades: fue fortaleza romana en el siglo IV, Palacio Real del nieto de Carlomagno en el siglo IX y el sitio donde se firmó Constitución Helvética en 1798.

¿Momento del día más recomendado para visitarlo? Sin dudas, el atardecer.

  • Un tip: Encuentra el tablero gigante de ajedrez en el suelo y con suerte presenciarás o serás parte de un juego. El Ayuntamiento presta las enormes piezas a los ciudadanos.

10. Sentirte todo un dadaísta en el Cabaret Voltaire

Exposición Cabaret Voltaire

Exposición en Cabaret Voltaire

Este pequeño y curioso espacio es uno de los puntos de referencia para intelectuales y artistas de todo el mundo, ya que aquí se fundó el Movimiento Dadá, se leyó el Manifiesto dadaísta, convirtiéndose en la piedra fundamental de la corriente vanguardista, allá por 1916.

Aunque inicialmente su vida fue corta, ya que sólo permaneció abierto seis meses, el arte se encargó de revivirlo en el invierno de 2002 cuando un grupo de “neo-dadaístas” ocuparon el sitio, reclamándolo como un símbolo para la nueva generación. Luego de tres meses de exposiciones y performances, la policía expulsó a los “okupas”. Pero en el 2004, fue oficialmente declarado como institución.

Actualmente en el bajo y en el sótano hay salas de exposiciones y una pequeña tienda. En la primera planta, hay una cafetería con una sala para eventos.

Te preguntarás ¿y qué hace un viajero, conocedor o no del arte vanguardista en este sitio emblemático? Eso dependerá de la fecha en que viajes. Puedes simplemente visitar el sitio, contemplar las exposiciones y tomar un café o ser parte de alguna lectura de poemas o performances. Consulta su agenda aquí.

11. Visitar las Iglesias Fraumünster y Grossmünter

Iglesia Fraumünster

Iglesia Fraumünster

Apenas separadas por el puente Münsterbrücke y todavía en el casco histórico, podemos conocer la belleza de dos templos fundamentales del protestantismo.

Con su inconfundible pico azul claro, la iglesia medieval Fraumünster (su traducción sería “Catedral de las Monjas”), fue originalmente una abadía femenina y data del año 853. Desde sus comienzos románicos fue creciendo con construcciones más cercanas al gótico y en el siglo XIV los miembros más radicales de la Reforma suiza disolvieron la abadía y destruyeron gran parte de su patrimonio artístico. Con los siglos, se fueron haciendo obras de embellecimiento y hoy es famosa por las vidrieras de Chagall: cinco enormes vitrales con distintos colores de fondo con escenas del Antiguo y el Nuevo Testamento.

Al otro lado del Limmat y originalmente construida sobre otro templo carolingio, el precioso edificio de Grossmünter data de los siglos XII y XIII. Los campanarios gemelos del templo protestante son tal vez el monumento más famoso de Zúrich y fueron construidas entre 1487 y 1492.

  • Visitar Fraumünster: De noviembre a febrero, de 10 a 17 horas y de marzo a octubre, de 10 a 18 horas. La tarifa de entrada es de € 5 y permite también el acceso al Museo de la Cripta y el uso de una audioguía disponible en ocho idiomas. Si vas en grupo, es conveniente enviar el formulario de reserva.
  • Visitar Grossmünter: De noviembre a febrero, de 10 a 17 horas y de marzo a octubre, de 10 a 18 horas. La entrada a la catedral es gratuita, pero si deseas subir a una de las torres, cobran un acceso de €5… ¡Las vistas son las mejores de la ciudad!
  • Un dato curioso: Recientes excavaciones arqueológicas han descubierto que donde hoy se levanta Grossmünster hubo un cementerio en la época romana.

12. Sorprenderte con lo mejor del arte en el Museo Kunsthaus

Museo Kunsthaus

Museo Kunsthaus

Tal y como advertimos al principio, es probable que cuando escuchas hablar de Zúrich, nadie te menciona la palabra “arte”. Por eso queremos sorprenderte invitándote a conocer la colección del Kunsthaus, que tiene alrededor de 4 mil pinturas y esculturas y 95 mil obras gráficas, siendo de las más importantes de Suiza, desde el siglo XIII hasta nuestros días, poniendo  su énfasis en el arte del país helvético.

Encontrarás la colección Munch más grande fuera de Noruega, la colección más extensa de  Alberto Giacometti, pinturas destacadas de impresionismo y modernismo clásico, desde Picasso, Monet y Chagall hasta Beckmann y Kokoschka.

Entre lo más destacado podrás ver la lata de sopa Campbell de Andy Warhol, el Rhinocerus de Albrecht Dürer (1515), la reconocida composición azul, rojo y amarillo de Piet Mondrian (1930), El Apóstol Simón de Rembrandt (1661) y las Cabañas blancas de van Gogh (1888).

  • Dónde: En el corazón del casco antiguo, entre la estación de tren principal y el lago.
  • Cuándo: Martes, viernes y domingo de 10 a 18 horas. Miércoles y jueves de 10 a 20 horas.
  • Cuánto: Hay dos opciones. La primera, incluye entrada a la colección y todas las exposiciones temporales y sus precios son: adulto CHF 26 y menores de 16 años, gratis. La segunda, permite el acceso a la colección permanente (audioguía incluida) y dos permanentes y los precios son: adulto CHF 16 y menores de 16 años, gratis.
  • Un tip: ¡Otro hallazgo gratuito en la ciudad de los lujos! Si vas un miércoles, el acceso a la segunda opción mencionada en el punto anterior, es completamente gratis.

13. Ópera de Zúrich: Vibrar en una de las óperas más famosas del mundo

Ópera de Zúrich

Ópera de Zúrich

El edificio de la Ópera de Zúrich fue inaugurado en 1891, inicialmente concebido para teatro hablado y cantado, pero luego de la inauguración del Schauspielhaus, se limitó a la representación de ópera, conciertos y ballet… y es lo que continúa brindando hasta hoy.

A pesar de no ser una de los más grandes ni majestuosas de Europa, sí es el gran referente suizo gracias a las grandes personalidades y obras que han pasado por su escenario. Tiene unos 17 estrenos y las 26 reposiciones al año, con una gran variedad para todos los gustos y precios: ¡podrás ver ópera desde CHF 10! Además, el hecho de ser relativamente pequeña (tiene capacidad para 1100 personas), permite un acercamiento único.

Estrellas como Cecilia Bartoli, Renée Fleming o Plácido Domingo actúan aquí a menudo y vale la pena visitarla, seas o no aficionado a la Ópera.

  • Un tip: Aquí puedes ver la agenda de las próximas óperas, conciertos y ballets, y comprar tus entradas.

14. Darte una vuelta por el Distrito 5: el barrio de moda

Distrito 5 en Zurich

Distrito 5 en Zurich

Zúrich está dividida en 12 distritos y le tocó al 5 ponerse de moda. Esto no es una lotería, sino un fenómeno que probablemente hayas visto en otras ciudades: reciclar una zona industrial o abandonada en un semillero de tendencias.

Y así es como resucitó el Kreis 5, conocido como “Zúrich West”, donde encontrarás lo último en gastronomía, arquitectura, diseño y tiendas. Un barrio moderno, fresco, alternativo y lleno de vida, que nos muestra la cara más joven de Zúrich.

Algunos imperdibles del barrio son:

  • El Markthalle (mercado cubierto) donde prima aquello de “somos lo que comemos”, siguiendo una ética gastronómica de consumo inteligente.
  • El Schiffbau (antiguo almacén reconvertido en teatro). Aquí podrás ver obras de teatro alternativas y modernas, aunque sólo en alemán. En su página puedes ver la agenda 2019/2020 y comprar las entradas.
  • El Frau Gerolds Garten. Se trata de un jardín modular que se ha transformado en lugar de reunión para el vecindario, con su propia huerta, cocina fresca, pequeñas tiendas, arte y eventos coloridos. Allí todo es reciclado y siempre hay buen ambiente.
  • La Prime Tower, que hasta hace poco era la más alta del país, es un moderno edificio de 126 metros de altura, reconstruido sobre una antigua fábrica de barcos, donde funciona un teatro y un centro de eventos.
  • Las piscinas de Letten, es un paseo obligado. Pero no esperes agua, sino los mejores grafitis de la ciudad.

Sobre el autor

David
Ingeniero informático de profesión y viajero de vocación. Made in Kenya

Tu comentario será el primero on "Qué hacer en Zúrich: las 14 cosas que no te puedes perder"

Deja un comentario

Tu email no se publicará


*