Viajar por Europa: las 10 atracciones turísticas con las que tener cuidado

“Decepcionante. Frustrante. No era lo que esperaba” ¿Cuántas veces leemos esto en post, comentarios o reseñas de viajeros que han llegado cargados de ilusiones a un enclave turístico que no era lo esperado? ¿Alguna vez te llevaste una sorpresa desagradable con precios exagerados, costes adicionales o esperas eternas inadvertidas?

Viajar por Europa

Turistas en Europa

Si viajas por Europa, en especial, por ciudades muy turísticas con muchas opciones de alojamiento, hay que tener mucho cuidado con las colas y la masificación. Si hay algo preciado por un turista, es su tiempo. Y queremos evitarte desperdiciarlo en conocer sitios que no son lo que pintan. Por eso, te hablaremos sobre 10 “trampas” turísticas que deberías evitar en algunos destinos, brindándote alternativas para que disfrutes al máximo tu viaje.

Nuestro objetivo no es decirte que no visites estos sitios. Simplemente que te informes para saber qué esperar y analizar si tus expectativas coindicen con la realidad y lo que vas a pagar.

1.- El Castillo de Praga: donde no hay castillo, pero sí sorpresas en los precios.

Si juntas “Castillo” y “Praga”, ya parece irresistible, pero sólo si sabes que en realidad se trata de un recinto fortificado que alberga en su interior diversos monumentos, como la catedral de San Vito o el antiguo Palacio Real. Igualmente, y lejos del desengaño de los que no lo tengan claro, aquí se encuentra una bonita ciudadela medieval al aire libre, y uno de los lugares más emblemáticos e irresistibles de la ciudad de Praga. Pero la principal queja de los viajeros viene a la hora del precios ya que como tiene diferentes zonas, muchas veces la entrada adquirida no incluye el lugar deseado y terminan pagando costes adicionales.

Qué ver en Praga, su castillo y la catedral de San Vito.

Catedral de San Vito en el Castillo de Praga

Alternativa: Puedes pasear por el complejo de forma totalmente gratuita de 6 a 22 horas, todo el año. Si vas a pagar una entrada, asegúrate que sea para el edificio o icono que realmente deseas ver. En esta página del sitio web oficial encontrarás el detalle de lo que incluye cada circuito y su precio.
Si lo que buscabas eran unas buenas vistas de la ciudad, tienes la opción de subir a la colina Letná. No gastarás un céntimo y disfrutarás de una de las mejores panorámicas de Praga.

2.- Place du Tetre (Montmartre, Francia): donde lo comercial reemplazó a lo bohemio.

Es cierto que la “Plaza del Teatro” fue hace algunas décadas un magnífico lugar en la colina de Montmartre, que atrajo a cientos de pintores de todo el mundo y se convirtió en un enclave bohemio y artístico. Pero desde los años 80, ha sufrido una transformación que la convirtió en una plaza más, abarrotada de turistas y restaurantes que con sus terrazas, desplazaron a los artistas a las aceras, quienes por cierto, muchas veces son verdaderos comerciantes disfrazados de dibujantes. Actualmente, los visitantes se desencantan al verse casi obligados a retratarse (y, por supuesto, comprar el dibujo a un precio desorbitado) o a comer en un restaurante que, al tener clientes de paso que no regresan, no ofrecen platos de calidad.

Plaza del Teatro en París

Place du Tetre en Montmartre

Alternativa: Si ya has recorridos todos los puntos emblemáticos del barrio, pero aún te quedó la cita pendiente con el arte y el ambiente bohemio que esperabas, acércate a La Maison Rose, en plena Rue des Saules. Esta antigua cantina fue inaugurada en 1905 y frecuentada por varias generaciones de artistas como Picasso, Piaf, Aznavour, Camus… Estuvo algunos años cerrado y reabrió sus puertas hace dos años, así que aún no está masificado.

3.- El castillo de Bran (Rumanía): donde no vivió Drácula

Visitar “el Castillo de Drácula”, es una de las varias razones por las que miles de personas de todo el mundo se plantean viajar a Rumanía. Y sin embargo, son víctimas de una trampa. Vlad III, el conde que sirvió de inspiración a Stoker para crear a Drácula, ¡ni siquiera habitó este lugar!

Qué ver en Rumanía

Castillo de Bran

Resulta que Ceaucescu, el antiguo dictador de Rumanía, quiso aprovechar la fama mundial de Drácula y viendo que el castillo real de Vlad Tepes estaba en ruinas, decidió “inventarle” otra residencia. Pero lo único que hizo el antiguo Conde en el castillo que atrae a miles de turistas, fue tomar un café.
Así que ya sabes, puedes y debes visitar el magnífico Castillo de Bran, pero que no te “vendan” una historia que no es real.

Alternativa: Si quieres conocer las ruinas de la verdadera vivienda del Conde Drácula, deberás llegar al Castillo de Poenari. A pesar de estar sumamente deteriorado, tiene unos alrededores de ensueño. Además, para llegar a él, tendrás la experiencia de recorrer una de las carreteras más famosas del mundo: la Transfagarasan.

4.- Lisboa y otras ciudades de Portugal: donde los aperitivos no son gratis

Llegas a un restaurante y el camarero trae tu bebida rodeada de queso, patés de sardinas o atún, aceitunas, croquetas… ¡Qué detalle! Aprovechas y engulles todo lo que vino de regalo con tu cerveza. Pero los bocados se te atraviesan en la garganta cuando llega la cuenta y descubres que no fueron gratis…

Qué ver en Lisboa

Torre de Belén en Lisboa

Esta es la “trampa para turistas” que hemos vivido muchos viajeros en los restaurantes de Portugal, sobre todo si vas a conocer Lisboa y sus lugares más emblemáticos. Por lo que si no quieres una sorpresa en la cuenta, no consumas lo que parece un aperitivo.

Alternativa: Siempre tienes la alternativa de devolver cordialmente estos platos cuando los dejan en tu mesa. Pero si estás en Lisboa y lo que quieres es saborear “petiscos” (aperitivos tradicionales) y los apetitosos platos típicos de la gastronomía portuguesa, pagando realmente por lo que eliges y no por lo que te imponen. Y por cierto, no dejes de probar su queso.

5.- La “Galeria degli Uffizi” (Florencia, Italia): donde van todos, pero sólo disfrutan algunos

Se trata de la galería de arte más famosa de Florencia, y por ello, se la vende como un “imprescindible” del destino turístico. Y lo es. Pero sólo para quienes son conocedores o apasionados por el arte. El problema es que al ofrecerse como “visita obligada” de la ciudad, muchos pagan la entrada y terminan caminando dos horas entre obras que, no por ser una maravilla histórica, tienen que gustarles a todos.

Muchos viajeros salen de allí pensando “ojalá hubiera aprovechado estas dos horas para recorrer más la ciudad”. Porque Florencia es una galería viva de arte, y no hace falta ser un experto para disfrutar las bellezas que expone en cada una de sus calles y plazas.

Alternativa: Camina, observa, siente la ciudad. Actualmente existen aplicaciones para tu móvil que te permiten saber un poco más de algunos monumentos y obras de arte con los que te vas cruzando en tu camino. En Florencia, a menos que seas aficionado, no hace falta pagar para ver arte.

6.- La Calzada de los Gigantes (Irlanda del Norte): no dejes que te decepcione

Según una encuesta realizada por el Irish Times, la “Calzada de los Gigantes” es la atracción turística más decepcionante del mundo. Se trata de un monumento natural formado por 40 mil columnas de basalto. No suena mal ¿cuál es el problema? Básicamente tres: que si pasas por el centro de interpretación pretenden cobrarte una entrada, cuando el acceso es totalmente gratuito, que sugieren que allí se filmaron escenas de Juego de Tronos cuando no es cierto y que debes acercarte en carretera (lo cual no apetece en plena naturaleza) para llegar a una vista muy acotada de lo que se publicita como impactante.

Qué ver en Irlanda

Calzada de los Gigantes

Este enclave turístico está en la Isla Esmeralda y los que llegan hasta allí lo hacen con muchas expectativas, para luego quedar “aislados” sin más.

Alternativa: No compres la entrada en el Centro de Visitantes, y ve directamente a los senderos que te conducen a los acantilados, aunque si estás dispuesto a pagar las 10,5 GBP te incluye una audioguía, plaza de aparcamiento y acceso al centro de exposiciones y a la cafetería, pero te aseguro que todo esto no es necesario.

Por otro lado, toma tu tiempo para disfrutar de estas formaciones geológicas con más de 60.000 años, y en vez de caminar 20 minutos por una carretera asfaltada y volver (sendero azul), hazlo por los acantilados y la escalera de 162 peldaños tallada en la piedra que desciende hasta este encantador lugar (sendero rojo). La mejor recomendación sobre el itinerario a seguir, es ir por el sendero rojo y volver por el azul.

7.- Blarney Stone (Blarney, Irlanda): donde la elocuencia les juega en contra

Según reza la tradición, a quien besa la “Piedra de Blarney” que se encuentra en el exterior del Castillo que lleva el mismo nombre, se le concede el don de la elocuencia. Tal vez por eso, los foros están llenos de relatos de experiencias de quienes lo hicieron. Pero la mayoría son negativas.

Imprescindibles que hacer si viajas a Irlanda

Turista besando la piedra de Blarney en Irlanda.

Porque lo que no te dicen, es que para poder dar ese beso hay que hacer cola durante horas, enfrentar una subida vertiginosa, hacer una postura mezcla de contorsionismo y acrobacia, con la ayuda de un guardia de seguridad y pagar unos 18 euros por todo el chiste. Pero además, no hace falta ser muy tiquismiquis para no querer compartir saliva con los cientos de visitantes diarios que besan la famosa roca, ya que resulta bastante antihigiénico.

Alternativa: Los jardines y los paseos alrededor del castillo de Blarney están muy bien cuidados y bien valen la entrada. Pero si solo vas por el beso a la piedra, creemos que saldrás decepcionado. Además Irlanda tiene muchísimos otros castillos. Echa un vistazo a las opciones del Castillo de Ross, el Castillo de Lismore, el Castillo de Cahir y el Castillo de Leap, por solo mencionar algunos.

8.- London Eye (Inglaterra): donde el precio es más alto que la noria

¿Cómo puede uno de los símbolos de Londres resultar una desilusión para los turistas? Porque su precio no es coherente con la expectativa generada (la cual aumenta cuando esperas una o dos horas de cola para subir a ella). Muchos viajeros aseguran que el valor de la entrada es una estafa.

Qué ver y hacer en Londres

Cabinas del London Eye

Estamos hablando de más de 30 euros para meterte en una cabina, a veces demasiado concurrida, que hace casi imposible tomar una fotos como te gustaría, pero sin duda ofrece una buena vista de la ciudad, aunque no sea la mejor de Londres.

Alternativa: Para disfrutar de uno de los paisajes más característicos de Londres, no hace falta subirse al London Eye. Puedes obtener mejores vistas desde el Sky Garden ¡y es gratis!

9.- Piedras de Stonehenge (Inglaterra): donde lo místico sólo se puede ver de lejos.

Las “piedras azules” que conforman el monumento megalítico de Stonehenge datan del año 3.000 AC y están rodeadas de muchos misterios y algunos mitos. Pero también de algunas decepciones, sobre todo por parte de quienes viajan casi 3 horas desde Londres para acercase a ellas o pagaron una excursión de más de 100 euros.

Estamos acostumbrados a ver imágenes de gente al lado de las piedras de 4,30 m. de altura, paseando por la pradera e imaginando la energía especial de este lugar emblemático.

Qué ver en Reino

Stonehenge

Y así era hace unos años, parabas en el aparcamiento de la carretera de Stonehenge y simplemente visitabas el lugar, pero ahora desde el centro de visitantes a 1,5 km. te llevan en un minibus y allí hay una cuerda que te separa de este impresionante espectáculo, que sólo puedes ver alejado y desde una sola perspectiva.

Para algunos, el largo viaje y el precio de la entrada, no justifican volver sólo con una foto, por muy icónica que sea.

Alternativa: Si no tienes tiempo suficiente para hacer una excursión a Stonehenge, pero te apetece un viaje a la prehistoria, no hace falta salir de Londres, y los 10 lugares que no te debes perder. El Museo de Historia Natural es verdaderamente impactante y, por si fuera poco ¡es gratis! Abre todos los días de 10 a 17 horas, excepto los domingos, de 14 a 17 horas. Échale un vistazo.

10.- Capilla Sixtina (Ciudad del Vaticano): donde debes esperar un milagro para poder ver las obras de arte

Aunque la fe mueve montañas…no mueve multitudes de personas para que puedas ver las majestuosas obras de arte que guarda la Capilla Sixtina.

A medida que entras en los Museos Vaticanos del Palacio Apostólico, casi te obligan a recorrer lo más deprisa posible cada sitio, sin poder detenerte lo suficiente para disfrutar el arte y la belleza que te abruma en su totalidad.

Qué ver en Roma

Capilla Sistina

Pero lo peor llega en la Capilla Sixtina. “Saturado, agobiante, un caos”, son algunas de las opiniones que pueden leerse en foros sobre la Capilla, ya que te hacen pasar en enormes grupos de gente que llenan la sala hasta el punto de casi no poder moverte, y con un tiempo muy reducido, con lo que es difícil contemplar la majestuosa obra de Miguel Ángel.

Alternativa: Si realmente deseas visitar este lugar, tu mejor opción será planificar anticipadamente tu visita, hacer una reserva online para evitar las colas, intentar ir a primera hora, al mediodía o en horario nocturno de abril a octubre y sobre todo, evitar los sábados y vísperas de festivo. Aún con todas estas precauciones, no evitarás algunas esperas, o la interminable cola para subir a la Cúpula de la Iglesia de San Pedro para unas bonitas panorámicas de la ciudad de Roma y sus lugares más turísticos.

Otra alternativa: Si lo que realmente deseas, es ver obras de Miguel Ángel ¿Qué te parece hacerlo gratis y sin tantas aglomeraciones? Para ello, sin moverte de Roma, puedes visitar la Iglesia de San Pietro in Vincoli, la iglesia de Santa María Sopra Minerva, la Basílica de San Pedro, la Basílica de Santa María la Mayor y la Plaza del Campidoglio. En todos estos sitios hay pinturas y esculturas del maestro, a excepción de la Plaza del Campidoglio, que es toda ella un diseño de Miguel Ángel.

Sobre el autor

Cristina
Viajera de vocación y profesión, con estudios en la Diplomatura de Turismo, especializada en el asesoramiento y venta de viajes en agencias de viajes off-line y on-line, organizadora de las Tertulias Viajeras y sobre todo bloguera en Está en tu Mundo.

Tu comentario será el primero on "Viajar por Europa: las 10 atracciones turísticas con las que tener cuidado"

Deja un comentario

Tu email no se publicará


*