Marco Polo, el viajero fascinado por Oriente

Hay que reconocer que cuando elegimos el próximo país que queremos conocer, siempre estamos inspirados por algún libro, por algún amigo que ha ido allí, por alguna aventura que leímos en un blog, en definitiva, de alguna forma, siempre hay alguien que nos empuja a ese viaje, y por ello, hoy hablamos del gran inspirador de los viajes a Oriente, el conocido Marco Polo.

Retrato de Marco Polo

Marco Polo, gran viajero por Oriente

La afición por viajar de Marco Polo le viene transmitida de su padre Nicolai Polo, un próspero mercader veneciano que ambicionaba hacer negocios por lejanos países, y emprendió una expedición por Oriente junto a su hermano en 1.255. El emperador mongol Kublai Kan al escuchar de la estancia de esas personas de origen latino por esas tierras, sintió curiosidad y los mandó llamar, lo que fue el comienzo de 14 años de estancia del padre de Marco Polo en estos lugares. A su vuelta, el emperador Kan les pidió que visitaran al Papa en su nombre, y le hiciera llegar la invitación para que sus sabios y sacerdotes visitaran su imperio.

Y así, Marco Polo, se unió al segundo viaje que emprendió su familia en 1.271, con sólo 17 años, saliendo desde Venecia en barco hasta Acre, en las costas de Israel, cruzando Persia hasta Tabriz (Irán), atravesaron las montañas de Asia Central, hasta llegar a la capital imperial de Pekín, para pasar a Pagán, en Myanmar. Marco Polo se ganó la confianza del emperador y le encomendó varias misiones, e incluso le hizo gobernador de la ciudad de Yangzhou durante más de tres años, aunque no aparece en los registros de las administraciones de la dinastía Yuan, en los que tuvo la oportunidad de viajar por todo el imperio mogol, y en especial, China, gobernada por Kublai Kan.

Itinerario de Marco Polo

Ruta de los viajes de Marco Polo

Pero lo que caracteriza a los grandes viajeros no es lo que vieron, sino lo que aprendieron durante sus viajes, y por supuesto Marco Polo pudo conocer una religión totalmente desconocida para él, el budismo, así como la libertad de culto que aseguraba el emperador, y la tolerancia entre las diferentes religiones.

Además, su confianza con el emperador, le dio la oportunidad de conocer otra forma de vivir la familia y la sexualidad, pudiendo adentrarse en su harén con más de 400 concubinas, percatarse de cómo las cuatros mujeres de Kan hacían el proceso de selección, y del manual del sexo que este tenía, una especie de kamasutra chino, todo ello más que fascinante para un joven cristiano del siglo XIII.

Por otro lado, también pudo comprobar los avances de una civilización muy desarrollada, con una gran organización administrativa, sistema de correos, grandes obras e infraestructuras públicas, como construir nuevos canales con esclusas para evitar inundaciones y llevar agua para el riego a diferentes regiones de China, se inventaban avanzados instrumentos astronómicos, se hacía un excepcional trabajo artesanal con la seda e incluso se usaba papel moneda.

Desembarco de Marco Polo

Marco Polo durante sus viajes

Después de todas estas aventuras, la familia Polo decidió volver a Venecia, haciéndole un último favor al emperador, escoltar a una princesa china que iba a casarse con un kan persa, y así comenzaron su viaje rodeando las costas de la China meridional Indochina y Sumatra, cruzaron el Golfo de Bengala hasta lo que hoy conocemos como Sri Lanka, saltando a las costas de India y atravesando el país hasta Gujarat, y desde ahí prosiguieron en barco hasta Ormuz, considerada la entrada al Golfo Pérsico, para regresar a Tabriz, cruzar el Caucaso y Turquía o la antigua Constantinopla, hasta llegar a su ciudad de origen en 1.925, donde sus amigos y vecinos no podían creer sus historias.

Tres años más tarde, en 1.298 le encarcelaron a raíz de las guerras genovesas y venecianas, y junto con su compañero de celda y escritor Rustichello, escribieron El descubrimiento del mundo, también conocido como El Millón, o en español Los Viajes de Marco Polo o Libro de las Maravillas, que seguro inspiró a miles de corazones viajeros, incluso a Cristóbal Colón, que según se dice poseía un ejemplar del libro con sus propias anotaciones.

Sobre el autor

Cristina
Viajera de vocación y profesión, con estudios en la Diplomatura de Turismo, especializada en el asesoramiento y venta de viajes en agencias de viajes off-line y on-line, organizadora de las Tertulias Viajeras y sobre todo bloguera en Está en tu Mundo.

1 Comentario on "Marco Polo, el viajero fascinado por Oriente"

  1. Hace muchos años leí y ne informé lo que pude sobre este gran viajero.
    Lo cierto es que la persona que lea el libro debería de ‘cogerlo con pinzas’.

    La historia no duda de que realizará muchos de los viajes que narra en su libro. Si que hay otros muchos datos que no concuerdan con la realidad de aquel momento narrado en el libro.

    Sea como fuere El libro de Los Viajes de Marco Polo es una obra muy interesante.
    Un saludo.

Responder a Alberto Cancelar respuesta

Tu email no se publicará


*